Categorías
Reality sucks Software

Mi lanzador

Antes de la gran traición de flickr que me dejó sin un lugar para almacenar las fotos a menos que pague un impuesto terrorista, solía añadir anotaciones chorras en el mejor blog sin premios en castellano relativas a cualquier bobería que rodea mi vida. Una de las cosas que mirábamos de cuando en cuando era la pantalla de mi teléfono y como un ser obviamente inferior como yo va cambiando y dando bandazos de un paradigma a otro más que nada, PORQUE PUEDO, ya que los ricachones que tienen el ifone no pueden modificar mucho y les es imposible cambiar el programa que controla esa parte de la interfaz gráfica. Mi lanzador (en inglés launcher) favorito es el Microsoft Launcher, que anteriormente tenía otro nombre y suelo alternarlo con el que viene por defecto en el teléfono, que en mi caso es el del pocophone. Me gusta porque me permite simplificar la pantalla principal y rodearme solo de aquello que realmente uso con frecuencia, ya que el resto está a unos clics de distancia y si no lo necesito, no lo quiero ver.

Mi pantalla de inicio en el telefonino

Lo que más me gusta, con diferencia, es que al igual que sucede en mi ordenador de casa, puedo elegir que cada día me cambien la imagen del fondo y la de hoy ha sido espectacular y tal y tal. En mi pantalla principal está prácticamente todo lo que de alguna manera necesito. En la barra inferior y de izquierda a derecha tenemos el programa para escuchar Audiolibros, el de los Podcasts, el outlook para el correo, el firefox para navegar, el güazá para criticar y llamar y la cámara. Esta línea puede tener más o menos programas e incluso una segunda línea (que era mi opción favorita hace un año). Por encima de ellos, lo más importante es el widget (pronúnciese truscoluña no es nación) con el reloj espectacular. Además, si lo pulso, me lleva directo a la configuración de alarmas y relojes, de puro lujo. En la parte superior tenemos el programa para los trenes holandeses, el duolingo, el programa para reservar entradas en el cine y el fotos. En la columna izquierda, el calendario, el programa para controlar y ver la información de la Mi Band 3 (o será cuatro, ya ni sé), el programa para las notas y mis listas (que tengo varias, como la de la compra o la de la comida que me jinco a la semana), el programa de mi banco, el RABO y los mapas. Por la parte de la derecha el contenido es más mundano y todo comienza con el istagrame, para criticar a mis amigos buceadores y después hay un trío de programas todos con el mismo objetivo y todos usando los mismos datos, pero es que se obtienen resultados distintos según el día y la hora y uno nunca puede estar seguro de nada. Son el Buienalarm, el Weeronline y Buienradar y los tres, usando tu ubicación por GPS, dan información sobre las nubes y la lluvia de las próximas dos, tres o veinticuatro horas, usando mapas de nubes creados por el instituto de meteorología holandés con radares. Bajo los susodichos, la tienda para buscar e instalar más programas, que realmente la podría esconder, pero como no molesta y tengo espacio, la dejo ahí. Me sobra hueco para cuatro programas más que según si viajo o si hago algo específico, ubico ahí lo que necesito y cuando ya no me es necesario, lo vuelvo a quitar. Por supuesto se puede cambiar la cantidad de filas y columnas pero yo con esta configuración voy sobradísimo. En mi contraportada tengo esto:

La segunda pantalla de mi teléfono

Aquí podría quitarlo prácticamente todo y buscarlo directamente pero como no me molesta y vengo a esta zona muy poco, la dejo estar. En la parte superior hay dos que no uso prácticamente nunca, la parte del teléfono que supuestamente es un teléfono, la de llamar y mandar mensajes, como hacía la gente antes del Güazá. Al lado está el portal de Google, que uso para añadir recordatorios y ver información de los vuelos y el Pocket, que si no lo usas ni lo conoces, me das lástima. En la segunda línea hay dos carpetas con un batiburrillo de programas. La de la izquierda son cosas que uso de cuando en cuando, como los contactos o el traductor y la de la derecha está especializada en medios de transporte y guías de viaje y eso me recuerda que como no tengo ningún billete de cierta compañía que cerró su base de Gran Canaria, la debería borrar. Rodeando las carpetas está el programa del Burger K, que es de fábula para los cuponcitos de descuento cuando paso por allí, como mucho una vez al mes y por la derecha está el Stocard, en donde guardo copias digitales y tales y tales de las tarjetas de puntos y lealtad y deslealtad, como la del Dekatlon, Iquea, las de las líneas aéreas y similares. La tercera y última fila tiene el Subsurface, que uso para sacar la información de mi ordenador de buceo con las inmersiones y guardarla ahí y decir que este programa gratuito tiene entre sus creadores al famoso Linus que inventó o copió o desarrolló o lo que quiera que hiciera con ese sistema operativo de nombre tan similar al suyo. Tras esa tenemos el uwedit para quitar el azul a los vídeos de buceo y que descubrí hace menos de un mes y me tiene enamorado y el programa para sacar los vídeos de mi cámara submarina y meterlos en el telefonino. A la derecha, el clásico Snapseed para editar fotos, añadirles la mosca del blog y exportarlas en el tamaño adecuado.

Y con eso se acaba todo. ¿tengo más programas instalados en el telefonino? PoZí, pero no hay que ponerlos al sol, como en el iFone que terminas con páginas y páginas y páginas de programas, algo que sufro en el iPá. Por descontado, hay gestos mágicos que se pueden hacer sobre la pantalla, como para buscar cosas, o para abrir el cajón en el que están todos los programas o para hacer otras cosillas.

Resumiendo, que la mayoría se queda con el lanzador (launcher) que trae su teléfono por defecto y ni siquiera saben que hay un montón de alternativas y alguna de ellas encajará mejor con ellos. En mi caso, la simplicidad cuenta y me gusta tener lo justo y poco más.

Categorías
apple Software

iOS 7

Si hay algo que todos sabemos que sucede con una certeza absoluta es la revisión anual del mejor sistema operativo para dispositivos móviles, esas pequeñas preciosidades que se han convertido en parte tan importante de la vida de muchos y la envidia de los pobres y facinerosos condenados a la ordinariez y vulgaridad del Androitotorota, esa aberración creada por la corporación más malévola y promovida por las empresas de los cabezudos coreanos. Ayer a las siete de la tarde en punto hora central Europea, aparecía en los servidores de apple y un rato más tarde ya estaba descargándolo, al igual que casi todos los propietarios de los dispositivos mágicos y maravillosos. Tras instalarse y reiniciar, configuras un par de cosillas y iOS 7 está listo para usarlo. Las diferencias ya las aprecias desde la pantalla de bloqueo.

iOS 7 - Pantalla bloqueada

iOS 7 – Pantalla bloqueada, originally uploaded by sulaco_rm.

Hay dos pequeñas barritas en la parte superior e inferior desde las que puedes extraer el panel de notificaciones y el centro de control. El primero ya estaba en la versión anterior del sistema operativo aunque lo han rediseñado y ahora se puede configurar pudiendo elegir lo que quieres ver.

En mi panel de notificaciones se puede ver la previsión meteorológica para el día y lo que tengo en la agenda para el día siguiente. Cuando tenía el iPhone 3G, hubo un tiempo en el que lo jaqueé para poder usar un centro de control que me permitía activar y desactivar las cosas. Es lo único que de siempre he echado de menos de la época en la que lo tenía jaqueado y con el centro de control y con Siri reconociendo comandos para activar y desactivar cosas, se puede decir que lo tengo todo.

iOS 7 - Panel de control
iOS 7 – Panel de control, originally uploaded by sulaco_rm.

Seguro que soy la excepción, pero yo uso la linterna un montón, activo y desactivo cosas con cierta frecuencia (por ejemplo en el cine pongo el teléfono en modo Avión porque cuando veo una película me la suda el resto del mundo) y mientras escucho audiobooks o música paro o arranco la música, avanzo unos segundos hacia adelante o hacia atrás con cierta frecuencia.

iOS 7 - Pantalla principal

iOS 7 – Pantalla principal, originally uploaded by sulaco_rm.

Mi pantalla principal tiene prácticamente todo lo que necesito la mayor parte de las veces. Creo que a lo largo de los años ha variado bastante poco ya que suelo ser muy leal a las Apps que me gustan. Lo más novedoso es el programa para los Podcasts y el de WordPress con el que suelo leer y revisar los comentarios en mis dos bitácoras.

iOS 7 - Resto de Apps

iOS 7 – Resto de Apps, originally uploaded by sulaco_rm.

En mi pantalla secundaria está el resto, agrupado en carpetas que ahora pueden tener un gran número de programitas y que no tienen la limitación de iOS 6. Cuando voy a usar algo con mucha frecuencia, lo saco y lo pongo en el espacio disponible y si el uso es casual, uso Spotlight para llegar al programa rápidamente.

iOS 7 - Task Manager

iOS 7 – Task Manager, originally uploaded by sulaco_rm.

Otra zona que ha vivido una transformación radical es el Task Manager. Antes solo veíamos los iconos de las Apps que estaban abiertas y ahora puedes ver un pantallazo de las mismas. A la hora de cerrar alguna, simplemente la lanzas hacia arriba con el dedo.

De entre otros cambios que hay (y son legión), me quedo con la nueva interfaz de la agenda, que me parece fabulosa:

iOS 7 - Agenda

iOS 7 – Agenda, originally uploaded by sulaco_rm.

Septiembre es el mes más relajado que tengo, cuando entremos en octubre, pongo el turbo y hasta las Navidades no voy a parar la pata, con trece vuelos previstos y más de dieciocho mil kilómetros repartidos en saltos a un lado y otro de Europa y tres visitas a Italia.

iOS 7 - iMessage

iOS 7 – iMessage, originally uploaded by sulaco_rm.

iMessage luce también un nuevo aspecto y una nueva filosofía, con pequeños retoques cosméticos que la hacen más agradable a la vista y más divertida de usar que WhatsApp, la cual ahora parece más formal y anticuada.

iOS 7 - Safari

iOS 7 – Safari, originally uploaded by sulaco_rm.

Finalmente y antes de saltar al iPad, un pantallazo de Safari y la nueva interfaz para saltar entre las diferentes páginas que tienes abiertas.

En el iPad, las sensaciones son similares aunque todo con el exceso de espacio que da una pantalla más grande.

iOS 7 iPad - Control Center

iOS 7 iPad – Control Center, originally uploaded by sulaco_rm.

El Panel de control está organizado de manera ligeramente distinta gracias al mayor espacio. También falta la linterna porque el iPad no tiene flash y la calculadora, que nunca han instalado en el iPad (y que tampoco me ha hecho falta nunca con ese dispositivo, con lo que no me he molestado en poner alguna de las disponibles).

iOS 7 - iPad Siri

iOS 7 – iPad Siri, originally uploaded by sulaco_rm.

Sigo siendo un gran amigo de Siri y la uso continuamente, ya que entiende todo lo que le digo y casi siempre me da la respuesta correcta. Su interfaz ha cambiado considerablemente y ahora muestra la información con mucha más claridad.

iOS 7 - iPad Spotlight

iOS 7 – iPad Spotlight, originally uploaded by sulaco_rm.

Por último y para cerrar este repaso, un pantallazo de las fotos y la nueva manera en la que están organizadas, algo que llaman Momentos y que pueden estar agrupados por día, hora o por ubicación geográfica, como es en el caso de esta imagen en la que se ven fotos hechas en Kuala Lumpur (Malasia) y en Bali (Indonesia):

iOS 7 - iPad fotos

iOS 7 – iPad fotos, originally uploaded by sulaco_rm.

Ahora solo nos queda esperar un año para ver como mejoran un sistema operativo que siempre se ha caracterizado por la sencillez y la fiabilidad.

Categorías
apple Software Tecnología

iOS 6

Ya sabéis que lo que nos diferencia a nosotros de los androitotorotas es que cuando sale una nueva versión del sistema operativo que mueve nuestros dispositivos mágicos y maravillosos, no tenemos que esperar hasta que sucedan dos eclipses de luna para poder instalarlo ya que está disponible desde el primer instante. En mi caso, unos veinticinco minutos después de que Apple lo liberó, mi teléfono había terminado de descargar el fichero y estaba reiniciándose. Al terminar, mi pantalla principal solo tenía un pequeño y sutil cambio:

Mi iPhone

Tenía un nuevo icono para la applicación de mapas. Solo eso. Desde siempre, Apple trabaja durante años preparando sus productos y una vez los comienza a vender, los va refinando poco a poco. Por eso, aquellos que tenemos un iPhone desde hace más de cuatro años sabemos como movernos por el mismo ya que desde el primer día se diseñó rozando la perfección. Los cambios, los retoques, los ajustes, llegan a lugares en los que hay que limar asperezas.

Lo primerísimo que hice fue comprobar si es cierto:

¿En qué te puedo ayudar?

Ahora Siri, esa chocha que se esconde dentro de mi maravilloso iPhone 4S blanco, habla el españislavo y a través del micrófono que debe tener escondido mis auriculares bluetooth nos contamos nuestras vidas. Claro, si yo hubiese tenido el gen defectuoso truscolán, igual no podría entenderme pero como tengo un dialecto meloso y amoroso como más de trescientos millones de personas, me las pilla todas al vuelo (mis chorradas).

Ya puestos y como iba a salir le pregunté:

Siri, ¿va a llover?

Y ella me respondió educádamente y usando el título adecuado a un ser claramente de otro universo paralelo como soy yo, el autor de la mejor bitácora sin premios en castellano. Además, me mostró la previsión para el lugar en el que me encontraba en ese momento para las siguientes horas:

Siri responde

Después me metí a husmear por los ajustes y comprobar si era cierto eso que contaban en las mil millones de bitácoras que informan de todo y hasta de casi todo:

Ajustes y el Bluetooth

Lo es. El Bluetooth está ahora en el nivel superior, aunque también he notado que casi no lo uso ya que me sobra batería durante el día y no me molesto en desactivarlo cuando no lo estoy usando.

Ahí mismo encontré el Do Not Disturb o No me toques los huevos con las manos sudadas que es como lo llamamos entre amigos y aunque pueda parecer que no lo estoy usando, en realidad sí que lo hago, solo que hay que entrar en Notificaciones para ajustarlo a tus necesidades particulares:

No molestar

Lo ajusté para que entre la medianoche y las siete de la mañana, solo permita llamadas de mis favoritos, un selecto club en el que hay la friolera de tres números de teléfono. Ya puestos y mientras estaba por el barrio, accedí a la página que controla la privacidad y ajusté todo para que ningún comemielda pueda acceder a información privada y como de siempre he sido paranoico, las aplicaciones que pueden husmear algo son muy pocas y solo para aquello que necesitan. Nunca he sido un gran creyente en la bondad ajena, así que prefiero pensar lo peor de todos y actuar en consecuencia.

Privacidad

Había leído que hay una opción nueva y maravillosa escondida dentro del menú que da información sobre el iPhone (About) y fui a comprobarlo:

No me espíes

Tenéis que entrar en Advertising o Publicidad o como quiera que lo hayan traducido y allí se puede limitar aún más la capacidad de los chupapollas de rastrear todo lo que haces y pasar la info a la empresa maléfica, malvada y abusadora que todos conocemos y que se esconde detrás de un buscador gratuito y un sistema operativo telefónico copiado. Por supuesto, active esa opción:

Limit Ad Tracking

Aunque también tengo claro que los gitanos del GooglEvil se pasan esto por el culo y seguirán robando tu información como los buenos delincuentes que son, aunque posiblemente no en mi caso ya que mi buscador por defecto es el Bing.

Hay que ver como casi como quien no quiere la cosa, ya había visto algunas de las cosas nuevas y opté por poner a prueba esa aplicación de la que se habla tan mal:

El cine

Busqué uno de los cines a los que voy y aunque pueda parecer algo de otra galaxia, lo encontró. No solo eso, busqué la casa de mi amigo el Rubio y para hacerlo más difícil, le dije a la chocha de Siri que quería ir a su casa. Ella me dio un susto de muerte cuando me mostró esto:

Aquí está

Hasta ahora, jamás había podido hacer eso con la aplicación minusválida que proporcionaba GooglEvil, más que nada porque esos comemielda no saben que la calle de mi amigo llega hasta el número 45 y llevan años con el convencimiento que acaba en el número 40. Jamás se han molestado en reconocer su error. Siri me aterrorizó hasta las lágrimas cuando comenzó a guiarme dándome las instrucciones con VOZ, algo como del siglo XXX (equis-equis-equis para aquellos que han sufrido los últimos sistemas educativos españislavos). Otro día, queriendo ir a clases de italiano, GooglEvil pretendía que pedaleara ochocientos metros de más ya que por mucho que digan, Tom Tom es una empresa holandesa y tiene los mejores mapas del país. PUNTO.

Por culpa del iOS 6 estoy enganchado a los panoramas, ya que han conseguido convertirlo en algo tan fácil que hasta un tonto como yo puede hacerlos:

Haciendo un panorama

Anteriormente tenía una aplicación específica pero la desarrolló un cejijunto que debe pensar que todos tenemos ceja única como él y que le metió tantas opciones y ajustes que para cuando acabas se te han quitado las ganas de hacerlo. Creo que lo denominan la filosofía del Androitotorota.

Casi por último, abrí el Safari para ver la mejor bitácora sin premios en castellano a pantalla completa:

Safari a pantalla completa

Y al ir a escuchar el audiobook con el que estaba liado, descubrí un pequeño ajuste:

El iPod

Además de cambiar un poco el aspecto de los botones, ahora puedo avanzar quince segundos hacia adelante, algo útil cuando escuchas Podcasts y te quieres saltar las partes en las que te tratan de vender el piporro de su puta madre.

Seguro que hay más cosas increíbles pero estas son las que a mí me interesaban.

Categorías
Firefox Software Tecnología

Como instalar la extensión

Estando yo como estoy allá arriba en mi propia nube nórdica, a veces se me olvida que el común de los mortales no tiene los conocimientos mínimos necesarios para realizar ciertas tareas. Así y aunque nadie se lo pueda creer, una de mis amigas me manda un güazap desesperada porque su marido tenía que hacer un curso online y solo le cabe el ochenta por ciento en la pantalla. Mi bondad infinita a veces me desborda a mí mismo, lo sé, así que le dije que tendrían que cambiar la resolución de la pantalla. Como ella es pobre y tiene una máquina de esas con el sistema operativo ventanas, probablemente se hizo la picha un lío o por aquello de la igualdad de géneros se hizo el chichi un lío y acabó pidiendo prestado el portátil de su madre, que al parecer tiene la “pantalla” más grande y cabe todo lo del curso. Este pequeño ejemplo de algo que sucedió hace poco más de veinticuatro horas me ha servido para recordar que por más que expliques las cosas, la gente parece que se levanta con la pata izquierda cuando tienen que hacer algo que esté relacionado con un ordenador. Desde anteayer deberían suprimir las clases de religión y substituirlas por chapuzas de informática 101, que puestos a elegir, participar en un debate sobre si la Virgen María era Virgen antes, lo fue durante y lo siguió siendo después (como indica el dogma de fe) o si podemos concluir que su marido era de la raza del julandro y ella se la pegó con el vecino cabrero y se inventó una trola que no veas ya que ambos tenían claro de quién no era ese niño no creo que tenga la misma importancia que saber como interaccionar con el ordenador que tengas en casa, aunque claro, el ordenador no te hace ni puto caso y con algo de suerte el curilla de turno te hace unos tocamientos y te produce una alegría y cosa buena …

El viernes expliqué Una manera sencilla de protegernos contra los rastreadores y leyendo los comentarios de dos-que-yo-me-sé, está claro que fracasé en el intento. Vamos a rizar el rizo y fracasar aún más, si es que esto es posible y hoy les voy a explicar como instalar una extensión en su navegador Firefox. La explicación profesional y en nuestra lengua bárbara local la tenéis en Personalizar Firefox con complementos.

Yo limitaré el ejercicio a la instalación de la extensión conocida como ghostery y que fue el objeto de reflexión de la anotación del otro día. Se dijo y se habló desde tiempos inmemoriales que todos los caminos conducen a Mordor, capital Vecindario y es cierto, así que explicaré dos puntos de inicio diferentes que nos deberían llevar al mismo llugar.

Originalmente os dije que podéis descargar la extensión desde AQUÍ o para aquellos con mejor memoria visual, desde aquí:

Si gracias a procesos mágicos y difícilmente explicables hacéis clic sobre el enlace que está a la derecha de la fila del Firefox y que dice “Download Ghostery for Firefox now” y por si alguno está todavía bajo los efectos de la siesta, se trata de hacerlo en la página de descarga indicada AQUÍ y no en el pantallazo anterior.

Antes de seguir con el proceso de instalación, digamos que otros desean llegar al mismo destino pero su punto de partida es la página oficial de la extensión, la cual se encuentra EN EL SIGUIENTE ENLACE y debería contener el siguiente trocito de pantalla:

0 - Encontrando la extension

0 – Encontrando la extension, originally uploaded by sulaco_rm.

Repito que lo anterior es solo una parte de la página pero suficiente para que sepáis si estáis en el lugar apropiado. En este otro comienzo (más oficial, por cierto), tendréis que hacer clic en el botón verde que te quiero verde que dice + Añadir a Firefox.

Resumimos hasta este momento. Tenemos dos caminos por los que podemos comenzar el fascinante viaje hacia la instalación de una extensión en el Firefox. A partir de este punto (tan cerca …) ambos se unen y avanzarán juntos. Lo primero que notaremos al pulsar en cualquiera de los dos enlaces es que en la barra de navigación (sí, esa en la que escribes siempre las direcciones de los sitios guarros que quieres visitar) surge un objeto flotante no identificado en el lado izquierdo y de características similares al del siguiente pantallazo:

1 - autorizar instalacion

1 – autorizar instalacion, originally uploaded by sulaco_rm.

En mi caso aparece en inglés porque en mi empresa no les llegó el memorando que confirma que Shekspir nació en Chiclana y siguen erre que erre con el inglés. La razón de hacerlo en el trabajo y no con el mío en casa es para asegurarme que hay una probabilidad mayor de que las cosas coincidan con las vuestras, aunque honestamente lo dudo porque microsoft siempre se las ha apañado para evitar la consistencia. Bueno, la nubecita esa lo que dice es que Firefox ha bloqueado al sitio ghostery en su intento de instalar software en vuestro equipo y tenéis un botón para permitirlo y que en lenguas bárbaras es Allow en el cual hay que pulsar.

Al hacerlo, la magia potagia de la informática hará horas extras y desde algún remoto lugar de la conchinchina pequeños e inofensivos bitios correrán hasta vuestro ordenador para juntarse en una manifestación pacífica y exigir el permiso para su asentamiento. Esto es más o menos lo que os muestra la ventana que aparecerá y que debería ser similar a la siguiente:

2 instalar ahora>

2 instalar ahora, originally uploaded by sulaco_rm.

Bueno, aquí la tarea es supercomplicada y dificilísima y creo haber leido por algún lugar que solo algo más de seiscientas mil personas han conseguido completarla y se trata de pulsar en el botón de Instalar ahora (Install Now). Si lo habéis conseguido, mi más falsa enhorabuena ya que eso es lo que los subintelectuales llamamos instalar una extensión, que no es más que un trocito de software que hace alguna tarea que vuestro navegador no realizaba por defecto. Aunque os felicito, os advierto y aviso que no hemos acabado y que queda un tercer y sencillo paso que se puede llevar a cabo de dos maneras distintas.

3 - reiniciar ahora

3 – reiniciar ahora, originally uploaded by sulaco_rm.

Tras pulsar en el botón, igual notasteis que en la barra de navegación de vuestro Firefox apareció una nueva nube con otro mensaje. En realidad, la instalación tendrá lugar después de que pulséis en Reiniciar ahora (Restart Now). Si este método no os gusta, podéis cerrar el navegador haciendo uso de la equis esa que hay en la parte superior derecha y al volver a abrirlo la extensión estará instalada y comenzará el proceso de configuración que está chapuceramente explicado en Una manera sencilla de protegernos contra los rastreadores.

No os cortéis y sorprenderme con el resultado que habéis conseguido.