Categorías
Italia Pisa

Otra visita a Pisa

Hace algo más de una semana hablé un poco en Regresando a Florencia de mi visita al lugar con mi madre pero después no seguí, más que nada por pereza porque el tiempo es lo único que me falta a borbotones. En aquel viaje, el sábado por la manaña saltamos a Pisa en tren para quedarnos allí hasta el domingo por la mañana y así ver las maravillas de la Piazza dei Miracoli que viene a ser lo que hay que ver cuando pasas por esa ciudad, todo concentrado en la catedral, su baptisterio y cierta torre muy famosa porque el arquitecto la cagó y se le cambó toda. Encontré un hotel que estaba literalmente junto a la Piazza dei Miracoli, vamos, mismamente sobre el restaurante de comida rápida ese que está cerquita y en donde se venden las Big apple.

Baptisterio de Pisa

No subimos a la torre de Pisa pero sí que entramos en la catedral, en el baptisterio y en el cementerio monumental. En la foto anterior se pueden ver todos los lugares en línea, a la izquierda el cementerio, que es ese edificio de mármol sin ventanas, y en línea tenemos el Baptisterio de Pisa, la catedral de Santa María Asunta y por detrás la torre de Pisa.

Catedral de Santa María Asunta

Desde la planta alta del baptisterio se puede ver la preciosa fachada de la catedral que tenemos en la foto anterior.

Palazzo dell'Orologio

Después nos fuimos por la ciudad para ver el poblacho y bajamos por la calle mayor hasta el río Arno, que ya habíamos visto en Florencia pero que da una idea de como están conectadas estas ciudades. En ese paseo nos cruzamos con el Palazzo dell’Orologio, un reloj pegado a un edificio. Por la noche cenamos cerca del hotel.

Con un par de vídeos he creado uno que resume este viaje. No hay despegues ni aterrizajes porque mi madre se apalancó en ventanilla y no pude. El vídeo tiene la canción Ingravitto de Macaco y dura poco más de un minuto con lo que es un pecado mortal no verlo. En el mismo estamos primero fuera cerca de la torre de Pisa y después y por arte de magia aparecemos en la planta alta del Baptisterio. Si no lo véis por ahí debajo, está AQUÍ:

Categorías
Italia Pisa

Interior de la chiesa di Santa Caterina d’Alessandria

Después de ver la fachada de la Chiesa di Santa Caterina d’Alessandria y como está arrinconada, lo último que te esperas al entrar en toparte con un hangar enorme y vacío. El lugar se ve perfecto para montar un puticlub o al menos para hacer verbenas de instituto con muchas pellejas borrachas meando y durmiéndose mientras lo hacen en los rincones. La cosa tiene que andar muy mal en el negocio de los falsos dioses cuando se han llevado hasta los bancos. El interior se veía sencillo y por no haber, no había ni los tradicionales montones del oro que cagó el moro que se ven en otros templos más grandiosos. Aún así, yo sigo pensando que la nave tiene mucho uso como lugar de esparcimiento lascivo.

Categorías
Italia Pisa

Chiesa di Santa Caterina d’Alessandria

Hoy tenemos una iglesia del siglo XIII (equis-palito-palito-palito) que está frente a la diminuta Piazza Santa Caterina que ahora y gracias a la magia del progreso se ha transformado en un aparcamiento y también en un lateral de la más majestuosa Piazza Martiri della Libertà. La fachada es de mármol, en estilo gótico tardío y muy bonita. Una lástima que el edificio que está al lado está tan pegado a la iglesia que parece querer aplastarla. El interior, que veremos en la última foto de la serie, es enorme. La iglesia pertenecía a un hospital que había en el lugar. La iglesia ha sido restaurada en varias ocasiones y durante la Segunda Guerra Mundial sufrió bastantes daños.

Categorías
Italia Pisa

Interior de la chiesa di Santo Stefano dei Cavalieri

Ayer veíamos la Chiesa di Santo Stefano dei Cavalieri por fuera con su mármol y hoy entramos en la misma y enseguida vemos que las paredes están petadas de pendones y banderas de las campañas militares de la orden que hizo la iglesia. Una de las batallas más importantes en la que estuvieron fue la de Lepanto, en la que la coalición cristiana le dieron candela de la mala a los musulmanes terroristas de mierda del imperio otomano. En esa batalla, como todos sabíamos cuando el sistema educativo servía para algo, participó Miguel de Cervantes el cual no es famoso por haber entrado en la casa del Gran Marrano o haber ganado un concurso de berridos sino que escribió el libro más importante en la literatura castellana.