El desfase horario

Cada vez que visito las islas Canarias, noto un monón la absurda zona horaria en la que se han colocado las regiones españolas. Las islas Canarias teóricamente están en su zona correcta con la misma hora que el Reino Unido aunque a mí me parece que tendrían que retroceder una hora más. La gente almuerza y cena en las horas equivocadas, se trabaja como mulos intentando emular a Europa y se vive totalmente fuera de la zona en la que se debería. No es normal cenar a las diez de la noche. Por más que os tratéis de convencer de eso, no lo es y la razón la deben tener los casi siete mil millones de personas que no lo hacen. 

Los peores jet-lags que tengo son cuando regreso de las Canarias a Holanda. Es una mísera hora, algo que tendría que recuperar en un instante, pero es una hora, combinada con cenas cuatro horas más tarde de lo que debería, combinadas con una comida principal en medio del día y con un desayuno erróneo. Lo sumas todo y el ajuste a lo que es más lógico y natural es brutal. Estoy una semana o dos en las que no descanso bien, en las que el hambre me viene en los momentos erróneos y en la que cada mañana, cuando voy a trabajar, estoy agotado. La culpa la tiene el desfase horario y la distorsión en los hábitos de vida españoles. 

No entiendo, ni entenderé jamás, cual es el miedo a recuperar la zona horaria adecuada para el país. Inglaterra y Portugal la tienen y el mundo no se les ha acabado, Turquía y otros países del este europeo están una hora por delante y su mundo tampoco se ha acabado. España además, es el país de los estúpidos que sufren los horarios de trabajo (y escuela) partidos. Es absurdo. Yo trabajo ocho horas y un segundo o dos en una sola tacada, como todo el mundo. Los hay que prefieren llegar a la oficina a las nueve e irse a las cinco y los hay como yo que llegamos a las ocho y nos vamos a las cuatro. No hay nada en este mundo más importante que tu calidad de vida. La empresa lo sabe. Yo rindo muchísimo más ahora que cuando tenía que salir del trabajo, conducir hasta la casa de mis padres durante media hora, almorzar, dormir una hora y conducir media hora de vuelta al trabajo. Las tardes eran horas perdidas en las que mayormente nadie hacía nada pero como es algo generalizado, ninguno dice nada. 

Esta noche (esto lo he escrito por la mañana) y las próximas tres noches, cenaré sobre o después de las diez de la noche, algo que va contra la naturaleza misma del ser humano. La semana que viene pagaré el precio por este atentado contra mi salud realizado por gente que parece no saber que lo que están haciendo, no es sano. 

Por sulaco

Maximus Julayus

3 comentarios

  1. En contra de lo que mucha gente piensa, Franco fue el que se sacó de la manga este horario y no la UE para hacerle la pelota a Hitler, Lo sabias, claro, a lo mejor ahora lo siguen para hacerle la pelota a la alemana que sustituye a Hitler… 🙂
    Salud

  2. Y los que vinieron después de él nunca se han molestado en corregir esa anomalía. Cenar a las diez de la noche para irte a la cama dos horas más tarde es brutal.

Los comentarios están cerrados.