El interior del tren a Kanchanaburi

Seguro que más de tres y de dos y hasta quizás cuatro cuando ven las fotos del tren por fuera, se piensan que su interior es similar al de los europedos, pero no, chica, no, si alguna vez te has preguntado como puede ser que en un lugar del mundo hay un accidente y muere un puñado de julays y en otro lugar del mundo, posiblemente del tercer o cuarto mundo, hay otro accidente y mueren cienes y cienes de millones de personas, es porque las apariencias engañan. El tren está preparado para llevar a la población completa de presuntos tocadores de niños del Vaticano incluyendo al jefe de todos vestido con su camisita, con su canesú y con sus zapatos rojos. Por suerte, en la zona no hay una cantidad de turistas que haga que se pete hasta esos niveles pero de suceder y haber un accidente, esto seguro que está en la primera página de todos los medios de comunicación internacionales al menos tres días o hasta que alguna famosa diga una cagada y todo el mundo cambie de tema. El aire acondicionado con el sudor ajeno del tren es espectacular y te sirve para afinar tu sentido del olfato hasta niveles que no creías posibles. Las dos pavas que se ven en el pasillo hablando con gente son guías turísticos que algunos contratan para ir a ver las cosas por su cuenta.

Por sulaco

Maximus Julayus

2 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.