Érase una vez… – Come Away

Entre las cosas horrendas que han sucedido en los últimos años, lo de cancelar la cultura que todos teníamos y hacerla más adecuada para truscolanes, furcias y podemitas es algo que la historia y un servidor jamás perdonará a la izquierdosa que lo ha hecho. Hoy tenemos un buen ejemplo de ello con algo que no necesitábamos ni queríamos llamado Come Away y que en España, en un despliegue de tradución impresionante, llegó a los cines en noviembre como Érase una vez…

Una familia de julays están como jairas

Resulta que Peter Pan y Alicia la de aquel país maravilloso son hermanos y negros y se despiporran y entran en sus mundos respectivos después de que su hermano negrísimo se muere y su madre bulímico-noréxica pa’l coño les amarga la vida con una tía aún peor y un padre borrachuzo, enganchado al bingo que no veas y que nos recuerda que los negros quizás siempre son delincuentes, ya que la madre blanca va de buena persona pero el chamo como que busca que la pasma lo tirotee, o algo así.

Esto es una aberración que prostituye dos clásicos de la literatura infantil y pretende crear un engendro que no venía a cuento de nada y que encima la directora debía estar emboliada de lefa de la peor o comió algún coño ya semipodrido porque en ningún momento consiguió transmitir una historia interesante a los espectadores. No ayuda para nada que cada vez que Angelina Jolie sale en pantalla te dan ganas de tirarle un puñado de manices a ver si come algo y que he visto momias con más chicha en los brazos que ella, que es hueso y pellejo y da un asco que no veas, que puedo entender y entiendo al chamo que se ha divorciado de esta pava, tenía que ser terrorífico abrir los ojos por la mañana al lado de semejante engendro. Los chiquillos no lo hicieron peor porque aún no hemos visto la versión con dos horas más de la directora pero en esta de hora y media, sobran precisamente la hora y veinticinco minutos. Esto es un desastre y algo que ofende y cabrea y que puede provocar una reacción vomitiva a los niños a los que obliguen a padecer algo así. No se lo deseo ni a mis enemigos. En cinco palabras: UNA PUTA MIELDA DEL COPÓN.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, no caigas en la tentación de ver esta basura con tus bestezuelas. Tampoco para los otros, deberían pisotearle las gafas a cualquier sub-intelectual con GafaPasta que reconozca que la ha visto.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

3 comentarios

  1. Hay que entenderla, tienes que perder mucho atractivo cuando dejas de estar al lado de Brad Pitt …. mamasitaquerida…. o quizá ya lleve tiempo así y es que al menos yo ni la miraba…

  2. Hay que entenderla, tienes que perder mucho atractivo cuando dejas de estar al lado de Brad Pitt …. mamasitaquerida…. o quizá ya lleve tiempo así y es que al menos yo ni la miraba…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.