Llegando a la Torre Blanca


Frente al mar tenemos la Torre Blanca de Tesalónica, seguramente el edificio más conocido de la ciudad. Ésta que vemos no es la original, pero en el lugar ha habido una torre durante muchos siglos y solía formar parte de las murallas de la ciudad. La versión actual la hicieron los otomanos. El nombre le viene porque cuando los griegos reconquistaron la ciudad echando a la miasma, chusma y gentuza turca, para purificarla la pintaron todita de blanco, pero está clarísimo que esa mano de pintura se cayó hace muchos años, que la ciudad la recuperaron en 1912. En la época turca, la usaron para matar prisioneros y la llamaban la torre Roja o Sangrienta, en su interior hay un museo, que miras con el rabillo de los ojos mientras corres a la parte superior para hacer fotos.


Una respuesta a “Llegando a la Torre Blanca”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.