Categorías
El turco Reality sucks

Los turcos

El domingo el Turco se deshizo de su novia después de ocho semanas de cinquentena, casi sesentena. Sucedió que en la última semana antes de que nuestras vidas cambiaran, ella viajó a Portugal para trabajar y en lugar de volver a su keli en Alemania, voló a Amsterdam para pasar el fin de semana con su chamo y el domingo cuando se fue todo a tomar por culo, se vio en Holanda y al principio pensaron que sería una semana, quizás dos y acabaron siendo ocho y para volver a Alemania, tendrá que estar quince días de semi-quincentena, en la que no podrá entrar en supermercados o tiendas o en su trabajo, pero sí podrá salir de la casa para pasear, en uno de esos inventos tan curiosos que se han descubierto en los veintiocho países de la Unión Europea, con cada uno poniendo reglas a su manera.

Después de dejarla en el aeropuerto, que ahora es más bien como un laboratorio de alto riesgo en el que no dejan pasar a la gente más allá del vestíbulo de la estación a menos que tengas billete, se vino para mi casa, aprovechando que teníamos un día fabuloso y yo lo había convencido de irnos a dar un paseo en bicicleta, básicamente mi ruta favorita. El chamo, en estas ocho semanas, no ha hecho ejercicio y está como toro sentado y de mi plan original de treinta y siete kilómetros, tuve que modificarlo sobre la marcha y dejarlo en diecinueve kilómetros con trescientos metros. Cruzamos el Amsterdamrijnkanaal un puente antes de lo esperado y no llegamos a ir al río Lek. Sobre el puente, paramos y el Turco, el auténtico, hizo la siguiente foto:

Se ve perfectamente la gloriosa campiña neerlandesa a la vera de todas las ramas del río Rín cuando se desmembra en su delta. El color que predomina es el verde. La foto, como siempre que aparece el Elegido, il Scelto, de Uitverkorene o the Chosen One, sufre una transformación digital sin parangón en la historia de la ciencia y ni siquiera podemos ver el único barquillo que venía por el río, cuando hace unos meses, el tráfico de barcos por el mismo no paraba, iban en fila. La imagen también tiene una paradoja, la del título, ya que muchos pueden pensar que hay dos turcos, pero en realidad solo hay uno y es el que menos lo parece, el rubio y con gafas de sol, que el otro con barba es africano, que no turco. Cuando llegamos a mi casa, el estaba intentando convencerme que hicimos al menos cuarenta kilómetros, quizás más y cuando después de pasar la tarde tomando el sol y después cenar se fue, me metí en el googlevil mapas, tracé la ruta y el resultado fueron los diecinueve kilómetros y trescientos metros y entonces el chamo me dijo que seguramente eran millas, que mira que es tozudo.

Por sulaco

Maximus Julayus

4 respuestas a «Los turcos»

sulaco, majete, has puesto fotos a tutiplén sin emborronar, así que eso de “siempre que aparece el elegidito” va a ser que no.
El brazo que te sale en la foto parece uno de los de los niños africanos con desnutrición, estoy por hacerte una donación de alimentos, majo. La barba, guay.

Virtuditas, tiene los mismos músculos que siempre, es decir, NINGUNO, aunque ahora que estoy haciendo un montón de ejercicio físico por culpa de una mierda de programa y hago flexiones a destajo, yo creo que he perdido la grasa que tenía por ahí y me está saliendo algo que debe ser músculo, pero controlado. Al principio del confinamiento hacía tres flexiones con los pies apoyados en una silla para tener más presión y me agotaba y ahora hago las tres series de medio minuto sin problemas, junto con otros dos grupos de tres series que pueden ser flexiones normales o las del tipo hindú, que bordo o incluso unas haciendo una cuña que te dejan muerto. ASí que no es desnutrición, es lo contrario de la obesidad que tanto os gusta. Y no nos olvidemos de las flexiones pájarraco-perraco que también me salen del quince. Ahora mismo estoy a un nivel tan alto que los joputas, me han reducido a CINCO segundos el tiempo de recuperación entre cada una de las treinta y seis series de ejercicios (repitiendo siempre tres, con lo que son doce ejercicios hechos tres veces) y con esos cinco segundos no me da tiempo ni para tirarme un peote tan a gustito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.