Salvajes – Savages

Hay ocasiones en las que voy al cine sin tener ni la más remota idea de lo que voy a ver. Aunque procuro buscar un poco de información los días previos, no siempre lo logro y sobre todo cuando preparando mi programación encajo las películas porque me cuadraban mejor en base a su duración y el momento en el que comenzaban sin ni siquiera mirar quienes salían en ella o su temática. Precisamente esto me sucedió con Savages, película que vi esta mañana y que me sorprendió bastante, aunque si no te gustan las películas con violencia a destajo y sin reparos, seguramente no sea lo tuyo. En España también se ha estrenado este fin de semana con el título de Salvajes.

Un par de julays se enfrentan a la banda de la hermana del Güaca para rescatar a la chama a la que empalan

Dos chavales tienen un negocio de cultivar y vender porrillos que les va muy bien. Son felices, son muy amigos y ambos están enamorados de la misma chama y por algún misterio extra-terrestre, la comparten en un trío algo extraño pero que parece funcionar. Cuando una banda de mejicanos llega a California y pretende hacerse con una parte de su negocio, las cosas irán de mal en peor y ambos tendrán que luchar e ingeniárselas para rescatar a la chica después de que sea secuestrada por los malandros del sur.

Cuando comenzó la película, lo primero que vi y que me asustó un montón es que está dirigida por Oliver Stone, un hombre que de un tiempo a esta parte parece no tener la brújula muy afinada. Por suerte me equivoqué y ha conseguido una potente obra que elogia la violencia y que tiene muchísimo de la misma. La historia cuenta una relación entre dos chicos y una chica un tanto extraña pero creíble y como los chamos harán lo imposible por recuperarla. De los tres, me quedo sin lugar a dudas con Taylor Kitsch, un actor que hasta ahora me gusta en todos los papeles que hace y que en este caso es el más retorcido y a la vez cándido del trío. La chica es la preciosa Blake Lively, que aunque no sabe actuar, lo suple con su cara bonita y unos ojos preciosos y además, tiene un par de escenas de revolcón que aupan al altar sin dudarlo un solo instante. La película está llena de gente interesante y explica de manera convincente el mundillo de la droga y el crimen que la rodea y la violencia extrema de todos los que están en ese entorno. Salma Hayek está soberbia como la Reina, una mujer obligada a hacer algo que no quiere y que encima se le da muy bien.

La historia habría sido perfecta si acaba en el primer final pero por alguna razón decidieron retroceder en el tiempo unos minutos y contarnos otro final y este segundo fue una cagada épica y legendaria. Toda una pena ya que habríamos salido todos del cine con mucho mejor sabor de boca. Pese a todo, es una excelente película de acción, con dosis considerables de violencia, con buenos actores y una historia entretenida.

Probablemente funcione muy bien entre los miembros del clan de los Orcos, aunque quizás les parezca que hay demasiados diálogos y pocos tiros y su limitada capacidad de atención se resienta. Si eres de los de Gafapasta, igual deberías pasar, ya que tu listón está demasiado alto.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

  1. La verdad es que no me esperaba esa calificación, pero me alegro, las tetas de la Salma son preferidas para este julay…jajaja
    Salud

Los comentarios están cerrados.