Somebody Somewhere


Tengo que reconocer y reconozco que cuando salió la serie de la que voy a hablar, pasé totalmente de ella, como que esto es más bien materia para el Ancestral o Virtuditas y nosotros los seres inferiores somos más de ciencia ficción y terror y no de cosas tan sofisticadas. No fue hasta dos semanas más tarde cuando en todos los podcasts que hablan de cine y televisión que sigo, todos estaban de acuerdo en que era una joya y además, lo que contaban sonaba interesante, así que decidí darle una oportunidad y me puse a ver Somebody Somewhere, que en España se puede ver por la plataforma que aparece mentada en el póster y que es esa que tiene el lema de truscoluña no es nación.

Una julay que ha llegado a la mitad de su vida o así, vuelve a Manhattan, Kansas, después de la muerte de su hermana y bueno, allí tratará de reconectar con su pasado. Tiene un trabajo que odia y en el mismo está la única persona con la que más o menos habla, un antiguo compañero de instituto, que es cristiano y julandrón-drón-drón. El chamo la lleva a su grupo de coro, en donde conocerá a un montón de gente, recuperará la ilusión por vivir y bueno, mucho más.

Esta no es la serie convencional, es exactamente lo opuesto. No hay gente guapa, todos son feos, obesos, extremadamente feos, horrendos, básicos, repugnantes, asquerosos, patéticos, andrajosos y todo lo demás y a pesar de ello, son seres humanos. Entramos en un mundo de gente mediocre, o normal, que viven sus vidas, que tratan de sobrevivir y disfrutar de la vida y ese mundo resulta ser fascinante y maravilloso. Seguramente gran parte de la culpa la tiene Bridget Everett, la protagonista, que es maravillosa y que para cuando llega al tercer capítulo ya estás enganchadísimo. Su amigo es Jeff Hiller, que me sonaba un montón de verlo en pequeños papeles en otras series y en alguna película y que es otro descubrimiento. La serie tiene una primera temporada de siete episodios de treinta minutos, con lo que se puede ver entera en tres horas y media y seguramente serán los doscientos diez minutos de más calidad que habrás visto este año.

Esto es tierno, es dramático, es divertidísimo, es descojonante y tiene todos, todos los atributos que hacen que sea imposible para un miembro del Clan de los Orcos el verla. Eso sí, si eres un sub-intelectual con GafaPasta, esto es como caviar para ti.


3 respuestas a “Somebody Somewhere”

  1. Ahora mismo estoy enganchada a unos libros (en papel), pero en cuanto acabe, si no me engancho a otros, y me queda algo de vida libre, lo valoraré.

  2. A mi no me queda tiempo para agregar al dia para ver vainas nuevas, ando mal para cubrir todo lo que hago actualmente, no me llega el tiempo…
    Salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.