Categorías
apple Software

El fiasco del Evernote

Evernote

Evernote, originally uploaded by sulaco_rm.

Cuando preparaba mis vacaciones en Praga estuve mirando para llevarme toda la información en el iPhone y así no andar cargando con papeles. Buscaba una forma sencilla de almacenar todo tipo de documentos y poder acceder a ellos fácilmente tanto desde un ordenador como desde el iPhone. Hasta ahora lo que hago es crearme listas usando una combinación formada por la aplicación Todo junto con mi cuenta en Toodledo. Con ellos preparo la lista de la compra, los platos que quiero cocinar, las ideas que se me ocurren para escribir en mi bitácora y todo aquello que puedo ordenar en una lista. Por ejemplo, estás en la cocina y te das cuenta que no te queda café. Cojo el teléfono y añado en la lista de la compra el café y así la próxima vez que pase por el supermercado lo tendré apuntado. No os podéis ni imaginar lo útil que es el poder almacenar la información de esta manera y lo eficiente que me he vuelto. Con el Evernote y su promesa de acceso sin conexión a la información me las prometía felices. Puse en mi cuenta los documentos PDF con la reserva de hotel, los billetes de avión, el coche de alquiler, la cartelera de los cines de Praga y algunos con información turística de restaurantes y lugares que visitar. Sincronicé el iPhone y todo estaba en su interior.

Según decía el programa, para tener acceso a la información sin conexión tenías que marcar los documentos deseados como favoritos así que fui uno a uno añadiéndoles la estrella y volviéndolos favoritos. Por si acaso me llevé una copia en papel de todo y salí tan contento para Praga.

No os podéis ni imaginar el disgusto cuando se me ocurre mirar en el hotel y veo que en realidad, el Evernote guarda el título de la nota que has almacenado como favorita pero no te permite ver su contenido, así que la promesa de poder acceder a tus cosas sin conexión es una rotunda mentira. La aplicación se volvió totalmente inútil ya que solo te vale si tienes acceso Wifi o a través de tu operador telefónico a tu cuenta. Me pasé por los foros de la compañía y descubrí con horror que en realidad es un problema conocido por muchos usuarios y pese a que ellos se jactan de que puedes usar las notas que has marcado como favoritas sin conexión, en realidad mienten.

Me pregunto si todos esos que la han laureado tanto han salido alguna vez del poblacho en el que residen y han saltado por el mundo ya que no entiendo qué le pueden ver a una aplicación supuestamente creada para mejorar mi productividad cuando no la puedo usar para aquello que según ellos ha sido ideada.

Para mí el famoso Evernote acabó desapareciendo de mi teléfono por ser algo inútil.

Categorías
apple Tecnología

El iPhone sigue siendo el mejor

Han pasado casi ocho meses desde que cogí en mis manos por primera vez mi Jesus iPhone y la experiencia sigue siendo increíble. Juntos hemos descubierto que tenemos un montón de cosas en común, que llevar un teléfono al bolsillo vale para algo más que hacer llamadas y he logrado la convergencia entre la multitud de dispositivos que arrastraba hace menos de un año. Continuamente leemos anotaciones de gente que lo critica y casi siempre me da la impresión que lo hacen sin siquiera haberlo usado. Uno de los puntos que siempre señalan es que su sistema operativo es CERRADO y te casas con Apple al comprarlo. Debo ser tonto del culo porque jamás he logrado poner nada en mi Sony Ericsson k800i, o en mi antiguo Samsung o incluso en el supuestamente más abierto HTC Wizard (también conocido como MDA Vario). Todos ellos eran cacharros creados por una compañía y en los que no dejaban ningún resquicio para nada. ¿Quiero que apple me de la libertad de instalar otros sistemas operativos en mi iPhone? ¡Joder, NO! Quiero que siga funcionando tal cual lo ha estado haciendo y no deseo tener un trasto que peta cada momento y que para cuando quiero hacer algo, me veo abocado a resetearlo.

Otra de esas grandes carencias es la falta de teclado. Envío alrededor de diez SMS diarios y jamás he tenido problema alguno con el teclado en la pantalla. Escribo rapidísimo y con la ayuda del corrector incorporado, lanzo mensaje tras mensaje en holandés, inglés y español sin que añore el tener el teclado del HTC Wizard, una coña deslizante que me obligaba a poner el teléfono en modo apaisado y que ni siquiera me daba más velocidad a la hora de escribir.

Recargo mi teléfono cada dos días, usándolo a diario para navegar un montón por internet, hacer fotos, para enviar y recibir correos y mensajes, jugar, escuchar audiolibros, podcasts y música, sincronizarlo con mis calendarios, contactos, actualizar mi lista de tareas (que almaceno en toodledo.com), mirar la previsión del tiempo o el mapa de nubes holandés (y evitar así los chaparrones cuando voy a usar la bicicleta) y pese a tenerlo en mis manos gran parte del día, la batería está a la par de la del Sony Ericsson k800i y este no lo usaba para nada más que llamar, enviar mensajes y navegar por internet.

Alguien me comentó un día lo mierdosa que es la cámara así que le enseñé alguna de las fotos que había hecho con la misma y se quedó callado. Tiene más calidad que la cybershot de 3 megas de mi anterior teléfono, el cual, pese a chulear de la buena cámara que lleva incorporada, consigue joder un setenta por ciento de los momentos fotográficos que quiero inmortalizar. Ese mismo teléfono me ponía de los nervios al navegar por Internet, la experiencia era siempre muy negativa, con una pantalla minúscula y con frecuentes errores a la hora de interpretar el código de las páginas. Aún peor era el no poder visitar mi propia bitácora porque se negaba a cargarla pese a funcionar sobre wordpress. Terminé poniendo todo tipo de plugins especiales para que al detectar aquel trasto, cargara una versión reducida y mierdosa con el contenido básico. Y mira que probé otros navegadores. Instalé uno de Opera que tuve que dejar de usar después de unos días porque no era gratis y me negaba a pagar por algo que no me dejaba satisfecho. Después instalé uno de código abierto, en versión muy primigenia y fue más de lo mismo, básicamente una mierda y así, me veía abocado a usar el RSS como forma de navegación. Ahora veo las páginas tal cual las hacen sus autores, cargan muy rápido y tengo la experiencia completa de la web y no echo en falta el famoso contenido flash porque ni en el firefox que tengo en el trabajo o en mi casa veo ese contenido ya que ahí también lo bloqueo.

Finalmente, un colega me dijo que no podía copiar y pegar. Sonaba como si se fuera a caer la luna del mismo cielo y llegaría el fin del mundo. Después me paré a pensar y jamás he copiado y pegado en ninguno de mis teléfonos anteriores, es una función que no me sirve de nada, de la misma forma que no necesito mensajes MMS porque en toda mi vida solo he recibido uno, en la época de mi teléfono Samsung que supuestamente los podía manejar y sin embargo el teléfono no fue capaz de abrir aquello y nunca llegué a saber cuál era el contenido de dicho MMS.

Así que en estos ocho meses, mi iPhone ha viajado conmigo por medio mundo, hemos patinado sobre un canal en Kinderdijk junto a los molinos de viento (el lugar en el que le hice la foto), ha estado en las playas de Gran Canaria, subiendo a la torre Eiffel, de caminata por montañas, corriendo detrás de ciervos en el bosque y en todos esos lugares siempre se ha portado como un compañero leal y una herramienta muy útil que me ayuda siempre que lo necesito. Sin lugar a dudas, el mejor teléfono que he tenido en toda mi vida.

Categorías
apple Tecnología

Mis programas favoritos para el iPhone

Ya casi llevo medio año usando Mi Jesus iPhone y sigo tan fascinado con el artilugio como el primer día. Después de tres años como usuario de teléfonos con Internet y un uso más o menos intensivo, por fin he descubierto el placer a la red a través de un artilugio que va conmigo a todos lados y complementa o ejecuta muchas de las cosas que hago. Ya hablé hace un par de meses de las Aplicaciones en mi iPhone y veo con horror como pisoteo nuestro idioma ya que debería haber usado el término programas …. o quizás no, acabo de alucinar cuando he visto en el RAE que aceptan aplicación como Programa preparado para una utilización específica, como el pago de nóminas, formación de un banco de términos léxicos, etc.

Mis programas favoritos en el iPhone son a día de hoy los que se pueden ver en el pantallazo que viene a continuación:

Mis programas favoritos

De Aurora Feint: The Beginning, Buienradar y WordPress ya hablé en Aplicaciones en mi iPhone así que nos centraremos en los otros programas que uso con mucha frecuencia.

Todo

Todo

No sé como he podido vivir tantos años sin Todo, un programa para hacer tus listas de tareas pendientes. En combinación con mi cuenta en Toodledo por fin he logrado no olvidar las cosas. Desde mi ordenador en el trabajo, en casa o desde el iPhone añado las cosas que tengo que comprar o las ideas para las boberías que siempre se me ocurren en los momentos más inadecuados y que quiero desarrollar más tarde y de alguna forma mágica quedan sincronizadas entre mi teléfono y mi cuenta en Internet. Ahora me paseo por el supermercado comprando exactamente las cosas que necesito, sin dejarme olvidado el dichoso papel como me sucedía todos los sábados.

Super Monkey Ball

Super Monkey Ball

Este es EL JUEGO por excelencia. Los viajes en tren entre Utrecht y Hilversum los aprovecho para echarme una partidilla, contrarestando el movimiento del tren mientras inclino mi teléfono para que mi jugador corra hacia la meta llevándose por delante tantos plátanos como pueda. Estoy atascado en el nivel 9 desde hace un par de semanas y me entreno todos los días para ver si consigo superar ese nivel y desbloqueo los próximos diez niveles.

Super Monkey Ball nivel 9

Bejeweled 2

Bejeweled 2

Debo llevar años enganchado a este juego, tanto en el PC como en Mac. En el iPhone tiene la misma carga adictiva y a poco que tenga un rato me pongo en faena, a juntar tríos de diamantes del mismo tipo para superar el nivel. Le han añadido un par de toques nuevos que lo hacen aún más excitante.

Del resto de programas comentaré un poco para que esto no se haga infinitamente largo:

  • fring. Además de todo tipo de protocolos de mensajería, tener acceso a mi cuenta de voipcheap y poder hacer llamadas de VoIP usando el WiFi no tiene precio.
  • Pathé. La cartelera de la cadena de multicines de la que tengo un abono ilimitado en la palma de mi mano, con horarios, trailers de películas y toda la información que pueda necesitar.
  • Toy Bot. Un juego muy cachondo y ruidoso en el que tienes que llevar a este pequeño robot recogiendo objetos a través de un montón de niveles. Se juega usando los sensores de posición del teléfono y de cuando en cuando con algún dedillo.
  • Shazam. Ves un anuncio en la tele o escuchas algo por la radio y tienes curiosidad por saber el nombre de la canción y su autor. Shazam está ahí para evitar que se te recaliente el cerebro con la angustia de la incertidumbre.
  • WiFinder. Redes protegidas, desprotegidas, ocultas, lo que se tercie. El programa que lo encuentra todo.
  • Cube Runner. Otro juego que aprovecha el giróscopo del teléfono. Si no quiero complicarme mucho y solo voy a pasar un par de minutos jugando, esta es siempre mi primera opción.
  • Belstatus. Programa de T-Mobile para comprobar los minutos y mensajes gratuitos que me quedan durante el mes. Nunca he llegado al límite de 150 mensajes pero con los minutos de voz me acerco en ocasiones peligrosamente.

Resumiendo. Sigo encantado de la vida con Mi Jesus iPhone, lo exprimo al máximo, la batería me dura igual que con el sony ericsson que usaba antes solo para Internet y ahora llevo conmigo un iPod, una consola portátil de juego, un organizador personal y vete tú a saber que montón de cosas más.

Categorías
apple El Club de las 500

Mi iPhone blanco en el Club de las 500

Mi iPhone blanco

Mi iPhone blanco, originally uploaded by sulaco_rm.

Cuando el 22 de Julio pasado dije que ya tenía en mis manos Mi Jesus iPhone usé tres imágenes para ilustrar aquella anotación. La última de ellas, una en la que se ve mi teléfono por detrás ha sido la más popular de mis fotos en la que no se ve algo de chicha en conseguir su invitación para entrar en El Club de las 500. Lo logró en poco más de mes y medio. Hoy se cumplen tres meses desde que tengo el teléfono y aún sigo sorprendiéndome con todo lo que puedes hacer con el. Estos días le he sacado partido por toda Europa, consultando mapas, leyendo el correo, visitando bitácoras o averiguando la previsión del tiempo. Es definitivamente el mejor artilugio tecnológico que he comprado en mi vida.