León en la Pagoda Perfumada

León en la Pagoda Perfumada

Junto a algunos de los templos que conforman la Pagoda Perfumada hay unos leones dorados muy vistosos y que a mí me recuerdan al Leoncio, aquel que estaba clarísimo que perdía más aceite que el Titanic en los títulos de crédito finales de la película. Probablemente el guía nos explicó lo que significaba que tuviesen las estatuas allí ya que si hay algo que he aprendido en Asia es que cada bicho que ponen a la puerta de un templo tiene una razón para estar allí, aunque como mi interés por esas movidas pseudo-místicas es muy limitada, es más que probable que explicara el tema cuando yo revoloteaba alrededor de la estatua haciéndole fotos y así ahorrándome la multitud que vendría unos instantes más tarde.

El perfume de la Pagoda Perfumada

El perfume de la Pagoda Perfumada

En la Pagoda Perfumada tenían varios estanques con agua, unas flores muy bonitas y peces. En la foto podemos ver algunas de esas flores que desprenden un profundo olor y que igual son la causa del nombre, aunque yo soy de natural malvado y pienso que la llaman así porque allí había un julay que se encochinaba a base de bien con castañas, judías, garbanzos y lentejas y el colega regalaba a los otros monjes esos perfumes increíbles que maceramos en las zonas más recónditas de nuestro organismo.

Pagoda Thien Tru

Pagoda Thien Tru

Dentro del conjunto de templos que conocemos como la Pagoda Perfumada tenemos la Thien Tru, que obviamente todos sabemos que se traduce como la cocina del cielo o la Pagoda exterior y hasta se la ha llegado a llamar truscoluña no es nación en algunos lares. En esta pagoda hay un chamo enterrado que al parecer tuvo que ver con la reconstrucción del siglo XVIII (equis-uve-palito-palito-palito). La falta de gente en la imagen no quiere decir que allí no hubiera nadie sino que el sol y el calor eran tan intensos que la basca se refugiaba en las sombras.

Uno de los edificios en la Pagoda Perfumada

Uno de los edificios en la Pagoda Perfumada

Según avanzas por el conjunto de templos de la Pagoda Perfumada te topas con algunos como el de la foto de hoy en el que los vietnamitas rezan y los turistas hacemos fotos sin que nos importe un carajo lo que ellos hacen, más o menos igual que cuando los asiáticos entran en iglesias europeas y se ponen a dar saltos para hacer sus fotos fastuosas sin respeto alguno. Este pequeño templo estaba decorado con muchas banderitas de colores y parece ser que era uno de los más importantes.