The Chronicles of Narnia: Prince Caspian – Las Crónicas de Narnia: el Príncipe Caspian

Hace más de dos años y medio hablábamos por aquí de Las crónicas de Narnia, la fabulosa serie de historias escrita por C. S. Lewis en la década de los cincuenta y que asumo que ya nos hemos leído todos ya que es un clásico de la literatura de fantasía e infantil y lectura obligatoria para todo el que se precie y que sepa apreciar una buena historia que vaya más allá de una banda de julandrones que caminan sin parar para tirar el anillito de uno de ellos y después de mil páginas y once horas de película casi no lo consiguen. A principios del año 2006 hablamos de The Chronicles of Narnia: The Lion, the Witch and the Wardrobe, la primera película de la serie y hoy le ha llegado el turno a The Chronicles of Narnia: Prince Caspian o Las Crónicas de Narnia: el Príncipe Caspian que es como la conocerán todos aquellos que han de sufrir el doblaje al español.

A un julay metrosexual lo ponen en la puta calle y se junta con orcos y poligoneros para volver a ser okupa

Los Reyes y Reinas de Narnia vuelven a su reino un año después y se encuentran que en Narnia han transcurrido mil años y las cosas han cambiado mucho, con el reino tomado por un malvado rey que ha intentado aniquilar a todas las criaturas mágicas. Los niños ayudarán al Príncipe Caspian y a las criaturas que aún quedan para enfrentarse a los invasores y devolver la paz al Reino.

Esta historia corresponde al segundo libro escrito por C. S. Lewis y en las Crónicas de Narnia es el cuarto en orden cronológico. Los cuatro niños siguen siendo los protagonistas y con ellos redescubriremos una Narnia bastante distinta ya que ahora es mucho más siniestra. Volveremos a ver algunos de los personajes que aparecían en la primera peli incluyendo a Aslan, ese león increíble que es todo un prodigio de la técnica.

Al igual que le sucede a la primera película, mi impresión es que tratan de meter demasiadas cosas del libro y por ello acaban en una película muy larga, sobre todo si tenemos en cuenta que supuestamente es para niños y no hay chiquillo que aguante dos horas y media sentado viendo lo que sea. Este exceso de duración les permite recrear unas batallas impresionantes y trabajar mucho más la historia. Mi único pero está en Ben Barnes, el actor que interpreta al Príncipe Caspian y que por alguna razón desconocida parece que sufrió un congelamiento facial y se pasó toda la película poniendo la misma cara, independientemente de que le estuvieran estrujando los huevos con un cascanueces o le hicieran cosquillas. Por lo demás, seguimos adentrándonos en esta saga y disfrutando enormemente con ella.

Una película perfecta para una calurosa y larga tarde de verano en la que quieras estar al fresco del aire acondicionado del cine acompañado por tus amigotes.
8artuditos

Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus