The Summer I Turned Pretty


Esta es una serie que está prácticamente recién salida del horno y que me empapé en un fin de semana, tremendamente adictiva, tremendamente insubstancial y normal, no hay superhéroes, no hay vampiros, no hay zombies, ni podemitas, truscolanes o cosas más raras. Supuestamente está basada en un libro que no he leído, así que por suerte no podrán destruir el libro y si algún día lo leo, en mi imaginación estarán los protagonistas de la serie. Se titula The Summer I Turned Pretty y se puede ver en la plataforma digital y tal y tal esa de la empresa con nombre de río que cruza Brasil.

Todos los veranos, dos super-hiper-mega amigas los pasan juntos en el kasoplón en la playa de una de ellas, que la otra se quedó en clase media total. Los pobres son un hermano mayor y una hermana pequeña y los otros dos son dos hermanos. Todos han pasado los veranos juntos y han ido creciente y de repente, en el último verano, cuando llegan los pobres, la hembra es la chocha del martes y a los dos hermanos se la pone morcillona que no veas. A partir de ahí, ella, que lleva encoñada de toda la vida con el mayor, irá desplegando sus encantos aunque los vientos soplan a ratos para uno, a ratos para el otro y a ratos para un tercero y pasaremos el verano descubriendo lo que ellos llaman amor, que es básicamente encoñamiento.

Juro por los lamparones de las bragas más sucias de Mafalda que después de que una amiga me dijo que tenía que verla sí o sí, asumí que llegaría a los quince minutos del primer episodio, ahí la abandonaba y me quedaba tan ancho pero habiendo cumplido el mandato de la amiga. No veas lo equivocado que estaba y no veas lo necesitado que estaba de un producto simple y directo, con una trama sencillita. Esto es una montaña rusa, no solo con la historia de la chama, también con las historias de los secundarios, que su hermano tiene movidas con una niña pija, los otros dos pavos también tienen sus movidas y hasta las madres están desarretadas, que una se encoña de un escritor maduro al que se empeta y la otra está con movidas médicas super chungas. La serie es fabulosa, con siete episodios de unos cuarenta minutos en los que vivimos todo el verano en el poblacho ese que se llama la playa de los Primos. Sirve para recordarnos que a veces, no hay que reinventar la rueda, que la razón del éxito de las telenovelas de aquí, de Sudamérica o de Turquía está en la manera en la que la gente se puede identificar con el tema. Obviamente, yo al tener el síndrome de Peter Pan Pam Pam me identifico más con las series de gente joven.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, esto no es lo tuyo, que hablan y no hay efectos especiales, aunque también te diré que esta gente está todo el puto día con el bañador puesto. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, sé a ciencia cierta que la estás viendo a rescondidas.


Una respuesta a “The Summer I Turned Pretty”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.