Un día a la vez – One Day at a Time


Al hilo del estreno en los cines de la versión de Steven Spielberg del musical West Side Story, en el que vuelve a aparecer la divina Rita Moreno, aprovecho para comentar una de mis telecomedias favoritas y que vi durante la pandemia, que además la mató, ya que se estaba rodando su cuarta temporada cuando sucedió y la tuvieron que acortar. Se trata de la serie One Day at a Time, que además está disponible en la plataforma esa con la letra que va después de la eMe y en español se llama Un día a la vez.

Tenemos a una hembra militar divorciada que vive en una keli con sus dos hijos y su madre y el dueño del edificio y encargado del mantenimiento del susodicho, también pasa mucho tiempo por la keli de estas hembras. En la serie la familia es de origen cubano, con la abuela nacida en Cuba y el resto en gringolandia. En las cuatro temporadas nos descojonaremos viendo crecer a los niños y las movidas de la abuela, que se echa novio, de la madre, que está en muchas ocasiones desbordada, de la hija, que le gustan los bollos y del hijo, que también es un regalito y del encargado del edificio, que es canadiense pero se siente cubano y parte de la familia en su corazón.

Seguro que hay una versión doblada al español pero como se goza muchísimo mejor es viéndola en spanglish, que ahí todos saltan del español al inglés continuamente y desde la música del comienzo, cantada por Gloria Estefan, el español abunda en todos y cada uno de los episodios. Durante las cuatro temporadas, que no son muy largas, vemos crecer a los chiquillos, que en la primera eran literalmente niños y para la cuarta ya es imposible colárnosla y convencernos que son niños, que no lo hacen. En sus casi cincuenta episodios tocan un montón de temas sociales y aunque siempre hay risas, en muchas ocasiones los tratan de manera muy directa.

Es una telecomedia que funciona y lo hace muy bien. Por descontado, no gustará a los miembros del Clan de los Orcos pero sí que agradará y convencerá a los sub-intelectuales con GafaPasta y al resto. Está basada en una telecomedia anterior que al parecer encantaba mucho al Ancestral y a Virtuditas y que se emitió desde el año 1975, aunque en aquella la familia era gringa pero no de origen cubano y lo que tenía en común con la actual es que la mujer era una madre divorciada, que es algo que en aquella época era mucho más impactante que ahora. Si estás buscando algo con lo que echarte unas risas, esta serie merece un pase.


2 respuestas a “Un día a la vez – One Day at a Time”

  1. Yo no había nacido siquiera, pero se agradece la recomendación, que estoy de vacaciones y tengo tiempo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.