Ay coño

Como el poco buen tiempo que nos puede quedar ya se está agotando y el otoño en Holanda parece venir cargado de las mismas dosis masivas de lluvia que hemos tenido en el verano, aprovecho cada día sin una previsión de lluvia clara por la tarde para caminar una hora en los parques que rodean mi casa y así relajarme mientras escucho algún audiolibro y disfruto del frío sol del atardecer en esta época del año, por no mencionar que esto es preferible a hacerte un Leididí a la hora de mantener el peso perfecto.

Hoy andaba por el Koppelpark cuando de repente, una luz grandiosa aparece delante de mí, se va transformando rápidamente y pronto adopta la forma de una puerta mágica e irrepetible. Yo quiero de pensar que me van a querer de abducir y me van a hacer pupita de la mala con unos extraterrestres de esos malvados que siempre hemos visto en las películas y me paro en seco. Una música como de cantos gregorianos empieza a sonar sin saberse muy bien de donde viene, se forma una puerta por lo menos de formica, quizás hasta de madera de la buena y con un chirrido estruendoso, se abre y del otro lado asoma un chamo más viejo y arrugado que la duquesa de las latas de atún alba y como con un aura en la cabeza. Me mira y me sonríe tiernamente mientras empieza a avanzar hacia mí lentamente y yo retrocedo poco a poco. Me dice:

? Hijo mío, soy San Pedro ??

Yo me doy la vuelta y trato de escapar pero hace una cosa con las manos como si fuera Carlos Jesús y acabara de regresar con la conexión de Alta Velocidad de Raticulín y me deja como congelado en el espacio-tiempo. Le respondo:

? Cristiano, cristiano, a mí no me haga nada, que yo ya soy muy mayor y tengo hasta los pelos en el culo. Si quiere tocar niños vaya más allá que hay una guardería y allí seguro que consigue mercancía pero a mí no, que soy como gallina vieja que solo sirve para caldo ?? un poquito de por favor ??

? S I L E N C I O ? me dice y aunque voy a seguir con las protestas, el cabrón del San Pedro me deja la garganta como atorada y no puedo decir ni pío pío.

? He venido aquí porque el Señor todopoderoso, ese mismo que no se conformó con una mujer soltera para tener su hijo en la Tierra sino que prefirió convertir a una casada en adúltera porque molaba más convirtiendo así al carpintero José en el primer Vitorino de la Biblia, me ha mandado a hacerle un recado.

Aprovechando que aflojó la presión, le vuelvo a decir:
? ¡Ay payo que te equivocas, que caldo de gallina vieja no sabe igual, que tantos años en las puertas del cielo te han avejentado mucho y tu vista ya no es lo que era aunque quizás puedas conseguir una ayudita del gobierno o un trabajillo en la Orce de España!

? ¡Silencio he dicho! ? y otra vez se me quiso de cerrar la garganta y como no me podía mover, no podía poner las manos tapando el ojete pa’ que el puto viejo no me la endiñe hasta los güevos y más allá que esta chusma y gentuza son de lo peor, siempre ??

? Hemos visto lo que has hecho y aquel que Fue, Es y Será está sorprendido y quiere que le reveles tu secreto ??

? !Ay payo! Que secreto ni que milonjas que yo no he hecho nada y estoy ya muy mayor y estropeado payo, tú sigue más arriba que hay un colegio y seguro que allí encontráis niños para vuestras cosillas, que yo no me meto ni contigo ni sin ti y en tan alta estima espero que me sueno porque me sueno o algo parecido ??

? ¡Silencio! ? y se me quiso de acabar y se me acabó el aire alrededor y aunque no podía respirar ni aún queriendo y pensé que acabaría como aquellos astronautas de la película Aliens que les hacen el vacío y se inflan todos antes de diñarla, la verdad es que por algún milagro o ciencia desconocida por unos y practicada por otros, podía seguir con vida sin notar la falta de aire y solo con la molestia de sentir que con los pulmones parados y sin líquido etéreo, no voy a poder ni de pedir ni de rogar ??

? El Señor quiere que respondas a esta pregunta ?? y en ese instante suenan como unos sones divinos, con percusión y todo y que acaban transformándose en Guarretón como el que cantan y cantaban las KaKaNarias, esas dos pellejas que graznan más que cantan ??

? ¿Qué magia has empleado para conseguir que los dos caraqueños hayan hecho una donación para tu bitácora? En los cienes y cienes de millones y de trillones de años del universo e incluso de los mundos conocidos y desconocidos, nunca antes se vio algo así y a Dios Nuestro Señor Cuasi-Verdadero no le gusta que alguien monte el chiringuito y le haga la competencia ??

? ¡Ay payo! Y yo que sé ?? les habrá dado un mal aire ?? pregúntale a ellos ?? y según le dije esto, se rompió la parálisis que me quería de envolver y me envolvía y aprovechando las circunstancias coyunturales, me eché a correr y no paré hasta que llegué a mi casa y cerré la puerta ?? y ya lo tengo claro que para dentro de dos años, pa’ poder donar van a tener que pedir autorización, que a mí no me vuelven a acosar así por el parque y ya mismo quito el botón para que no me caiga otra maldición de estas ??

4 opiniones en “Ay coño”

  1. Sí señor, “otra vuelta de tuerca” o cómo tú bien dices, un gran desvarío jajaja. Te has superado, si es que eso era posible…

Comentarios cerrados.