Comienzo del viaje

Arabian Tour 2005

Como ya avisé, comencé mi viaje de evangelización por tierras herejes. El comienzo fue tan problemático como era de esperar. A las nueve y media de la mañana me subo al tren para ir al aeropuerto. Quince minutos más tarde tengo que conmutar a otro tren en una estación llamada Weesp. Cuando llegamos, el otro tren era pequeñito y estaba hasta la bandera. ¿Nos detuvo eso a los pasajeros que queríamos subir? PozNo. Empujando y presionando logramos entrar. Mencionar que el revisor tuvo que cerrar la puerta del vagón en el que me encontraba a base de comprimirnos estilo japonés. Entre los más de veinte que llenábamos aquel pequeño recinto a uno le olían los pinreles. Nunca supimos quien fue, pero ahí queda para la posteridad. Era un olor a queso curado que daba fatiga y más con aquel aire tan viciado. En cada una de las estaciones que siguieron continuó subiendo gente. Lo mejor fue cuando en la última estación antes del aeropuerto se subió una banda de adolescentes judíos, todos con su gorrito en la cabeza. En esos momentos ya éramos más de cuarenta y muchos con equipaje. Llegamos a Schiphol sudados y sobados. En la estación del aeropuerto se produjo la desbandada máxima. Dejamos el tren vacío.

Por motivos desconocidos nos obligan a facturar tres horas antes para los vuelos a países herejes y terroristas. Ya me tocaban los huevos las más de dos horas que hay que pasarse en el aeropuerto para ir a los Estados Unidos, pero esto es lo más. Como KLM ha optado por la auto-facturación, me tuve que pelear con una de esas máquinas. Conseguí ventana, aunque al final del avión y cuando casi he terminado y estoy a un paso de sujetar la tarjeta de embarque en mis manos, la máquina me pregunta si tengo visado para entrar en Qatar. Por supuesto que no, pero como no quiero cagarla, llamo a la tía que anda por allí ayudando a los pasajeros. Ella tiene menos idea que yo, pero me dice que tengo que ir a un mostrador determinado y empieza a pulsar botones aleatoriamente en la pantalla. Resultado: obtuve mi tarjeta de embarque y otro pequeño detalle que ya mencionaré.

Me acerco a donde me indicó y les tengo que explicar la historia completa, culpando a su compañera y señalándola continuamente para que viera que hablamos de ella y no del tiempo. Las dos nuevas consultan el ordenador, consultan compañeras, llaman por teléfono y llegan a la conclusión de que podré comprar un visado en el aeropuerto al llegar. Como los de la agencia de viajes me habían dicho que en facturación de KLM me darían un visado de un día, les doy la nueva información. Nueva batida de gestiones telefónicas e informáticas aunque sin éxito.

Paso el control de seguridad y me dirijo a la puerta de embarque, aunque faltan más de dos horas para que despeguemos. Me siento a leer y de repente anuncian un cambio de puerta. Como todos estábamos ya allí, nos vamos en manada a la nueva puerta. Esto en un aeropuerto de provincias es simplemente correr el culo cien metros, pero en ese universo que es Schiphol nos supuso andar veinte minutos, porque nos enviaron al extremo opuesto. Nos instalamos en la nueva sala y cuando queda poco más de una hora vuelven a anunciar un cambio de puerta, que casualmente vuelve a ser la original. Otros veinte minutos de paseo. La gente ya empieza a estar un poco cansada de tanto meneo. Me imagino que lo harán para que compremos algo en las cien mil tiendas libres-de-impuestos que tienen allí y que venden un veinte por ciento más caro que las tiendas en las que se pagan impuestos.

Pasamos el control de pasaporte y pa? dentro. Me fijé que viajaban conmigo otros españoles: una mujer con pasaporte diplomático que iba leyendo el Quijote y un par de adolescentes que supongo iban a pasar la semana santa con papuchi. Es lo bueno lo que tienen los núcleos familiares disgregados, que los niños conocen mundo. Así sin más comenzó la aventura.


El relato de este viaje continúa en Arabia Saudita

Una respuesta a “Comienzo del viaje”

  1. hola amiga un gusto poder mandare un mensaje sabes 4esta muy linda tu historia ya quisiera poder tu para podder conocer la india no sabes cuanto deseo conocer ese pais por favor en cuanto leas mi mensaje no te olvides de mandarme un mensaje por favor y grasias pore scribir tu linda historia bye me mandas un mensaje

Comentarios cerrados.