Gazelle Orange Pure Innergy 2011

Gazelle Orange Pure Innergy 2011

Gazelle Orange Pure Innergy 2011, originally uploaded by sulaco_rm.

Uno de mis objetivos para este año 2010 era comprarme una bicicleta eléctrica. Todos mis amigos se descojonaban de risa cuando se lo comentaba ya que ellos asocian bicicleta eléctrica con ancianos y me llamaban abuelete. Yo me descojonaba porque todos los que se ríen no van ni a mear sin coger el coche y tienen una dependencia enfermiza con ese medio de transporte, teniendo uno o dos en sus casas. Yo no tengo coche ni lo necesito. Me muevo con el transporte público y con cuatro bicicletas, que lo crean o no, uso continuamente.

La idea de la bicicleta eléctrica me vino porque me apetece ir a trabajar en bici durante la primavera y el verano (y parte del otoño) ya que la distancia a la oficina es de veintidós kilómetros y con una bicicleta de este tipo, el tiempo que me tomaría sería similar al que empleo usando la bicicleta plegable para ir a la estación y haciendo parte del trayecto en tren. Justo antes del verano había elegido una pero me desanimé al enterarme que la espera hasta que te la daban era de más de nueve semanas por culpa de la demanda. Desistí y lo dejé pasar. Como en mi empresa tenemos algo llamado fietsplan que es un tipo de beneficio otorgado por el gobierno para la gente que usa este medio de transporte para ir a trabajar, decidí comprármela en esta época del año (a sabiendas que no la usaré demasiado) y aprovechar los cientos de euros que me devolverá el estado. Me acerqué a la tienda que está cerca de mi casa, aún con la idea de comprar un modelo específico y cuando hablaba con el dueño de la tienda me comentó que la marca Gazelle tenía ya el catálogo con la colección 2011 y a él personalmente le gustaba más esta marca que la que yo había elegido. Me llevé todos los catálogos a mi casa, me sumergí en la red para buscar información y de ese pequeño proyecto salió la resolución de comprar la Gazelle Orange Pure Innergy de la colección del 2011 que podéis ver en la foto. El tiempo de espera fue de tres semanas y me la dieron hace cosa de una semana.

Para los que no tengan ni idea de lo que es una bicicleta eléctrica, no es una motocicleta. Tiene un pequeño motor que asiste al ciclista pero no reemplaza el esfuerzo. El motor lo podéis ver en el eje de la rueda delantera. La legislación europea no permite que este motor funcione con velocidades superiores a los veinticinco kilómetros por hora y cuando alcanzas dicha velocidad se desconecta. Mi bicicleta tiene tres modos asistidos: Uno ECOnómico con el que puedes hacer entre 130 y 170 kilómetros con una carga de batería, el modo normal que te permite hacer unos 80 kilómetros y el modo TURBO que da entre 35 y 45 kilómetros. La batería que elegí es el modelo intermedio, hay una más potente pero a mí no me hacía falta ya que mi idea es usarla en distancias inferiores a los 30 kilómetros y en los que me apetece pasear. La batería es extraíble y la podéis ver en la parte posterior. La bicicleta tiene siete velocidades y su peso incluyendo la batería es de unos veinticuatro kilos.

Le he añadido en el manillar el soporte para mi GPS Garmin con los mapas de rutas de bicicletas de los Países Bajos (que no se puede ver en la foto) y el sábado, aprovechando el soleado día (aunque frío) me lancé a explorar la ruta para ir al trabajo. Contando que me equivoqué un par de veces en dos cruces, tardé cincuenta y nueve minutos en llegar desde la puerta de mi casa a la puerta de la oficina en Hilversum. Una vez allí aproveché para ir al mercado en esa ciudad y regresé en unos cincuenta minutos. En realidad, controlando los semáforos que me tropiezo al salir de Utrecht y los que hay a la entrada de Hilversum, es más que probable que se pueda ir de punto a punto en cuarenta y pico minutos, que es más o menos el tiempo que empleo con transporte público. El paseo es por una carretera preciosa, pedaleando en ocasiones junto a un canal lleno de gansos, cisnes y patos y hay multitud de alternativas para desviarte y perderte por los bosques, algo que seguro que haré en verano.

Al hacer la ruta descubrí que más de la mitad del camino mi velocidad era superior a los veinticinco kilómetros y el motor estaba desconectado, aunque en un par de colinas me echó una mano que se agradece. La bici es muy cómoda y agradecida de manejar. El control del motor está en el lado izquierdo del volante y ahí también se pueden encender o apagar las luces. La batería está protegida con un sistema que usa la misma llave del que protege la bicicleta, el cual lleva un chip que está registrado con mi nombre y si la roban, teóricamente, podrían devolvérmela. Por si las moscas, tengo un seguro antirrobo por tres años que puedo desgravar en los impuestos de esos tres años al completo. El precio de la bici es de unos mil setecientos euros.

El sábado ya me enralé y terminé haciendo unos setenta kilómetros en total y solo he consumido el cuarenta por ciento de la batería. Todavía no he elegido un nombre para la bicicleta, algo fundamental. La pequeña plegable es la Dolorsi y anteriormente tuve la Chochona, la Machtige y las Mili y Vanili. Para esta seguro que se me termina ocurriendo un nombre bonito. Por ahora, el que más resuena en mi cabeza es la traducción al holandés de ese dicho español de mecagoendios pero no sé si a ella le gustará que la llamen así.

Ahí la tenemos, la más importante de mis cuatro bicicletas y aquella con la que en el 2011 es más que probable que haga cerca de diez mil kilómetros.

7 opiniones en “Gazelle Orange Pure Innergy 2011”

  1. Solo vi una andando y me pareció un invento bastante bueno. Es cierto que la llevaba un tío bastante mayor, pero iba a una mecha que no veas con cara de no hacer el mínimo esfuerzo. ¿Se recarga enchufándola o va recargándose según andas? ¿Y es seguro ahí salir a carretera en bici? Porque aquí no sé si durarías mucho…

  2. En los 22 kilómetros de mi casa a Hilversum todo el recorrido es por carril bici. Lo mismo sucede si voy a casa del Rubio o de la Chinita o del Moreno, gente que esta en mi radio de acción. También podría ir a Amsterdam o al Keukenhof sin dejar nunca los carriles bici o bajar a la ciudad de Brujas.

    Se recarga enchufandola y hay miles de bares, restaurantes y hoteles repartidos por el país en los que puedes recargar mientras comes, bebes o te hospedas.

    La edición de mapas de bicicletas de Garmin para Holanda tiene cuarenta y un mil kilómetros de carriles bici que te permiten ir de cualquier lugar a cualquier otro.

  3. ¡Que chulada de bici!
    Y no me parece cara.
    Yo vi una que anunciaban aquí, parecida, pero si cargaba también cuando se pedaleaba.
    De todas maneras Holanda tiene un terreno llano genial para las bicis.
    Salud

  4. En Holanda tienen el motor en la parte delantera y hasta donde yo sé, no las hay de las que cargan. Las baterías son muy potentes y no creo que se consiga recuperar mucha energía. En estas la idea es que siempre pedaleas y la bici te ayuda un poco, por ejemplo si hay viento, le metes el turbo y te ríes de todos los payos a los que adelantas silbando alegremente.

  5. Es preciosa! eso si, con 24 k de peso, como algún día tengas que coger un tren vas a flipar para subirla, pero me encantan las bicis eléctricas, y viviendo donde vives (paraíso de los ciclistas) creo que has hecho genial comprándotela. Ahora suerte con ella 😉 .

  6. siempre me he hecho una pregunta: ¿no llegarás sudado a trabajar en verano, en un dia de mucho calor? ¿la gente como soluciona eso, hay duchas en las oficinas?
    la pregunta va en serio…
    saludos

  7. Si es un día de mucho calor, los trenes no tienen aire acondicionado (al menos los que hay entre Hilversum y Utrecht) y dentro la temperatura es +5 grados la de afuera. Normalmente por la mañana no haría tanto calor y no habría problemas y de haberlos, sí, en mi oficina hay duchas.

Comentarios cerrados.