Las montañas del Culo-Roto en otros multiversos

En la vida pensé que una película diera para tanto tema pero es que me pongo y no paro. Rompo mi promesa y regreso a la montaña del Culo-Roto aunque en esta ocasión es para imaginar lo que podría haber sucedido si la historia hubiera caído en manos de otros directores. Mucho hemos hablado sobre esta gran historia de amor y ya va siendo hora de mirarla con ojos bizcos y ver esas otras montañas del Culo-Roto que sabemos existen en multiversos paralelos al nuestro. Para no complicarlo ni extenderlo mucho me centraré en la escena de la polémica, ese momento en el que Ennis del Mar entra tiritando de frío en la tienda en la que duerme Jack Twist y se desata la pasión. La interpretación es totalmente libre y la mala hostia la habitual en estos casos.

En un universo en el que Jozé Luiz Garsi recibe el encargo y tiene que llevar a la pantalla esta historia habríamos llegado a ese momento de la siguiente forma:

Un rebaño de viejas bigotudas que solo hablan de la guerra civil es guardado por dos gañanes apuestos y con menos luces que el faro de Alejandría. Un queso manchego troceado descansa sobre la hierba mientras un perro con tres patas trata de agarrarlo con el muñón del apéndice inexistente. Ennis se acerca por detrás a un Jack que se está comiendo una natilla desnatada caducada unos años antes y le susurra al oído:
– Quiero que seas mi begin the begin, mi lucero del alba, mi luz de la luna, mi sol de la noche y me cantes al oído los nombres de todos los aguerridos soldados que lucharon en esa gran guerra que fue la Guerra Civil. Quiero que me cojas por la cintura y me alces al cielo, me lleves de la mano mientras juntos contamos estrellas y besamos mariposas que vienen con noticias frescas de aquellos que perdimos en la Gran Guerra y que hasta el fin de los días seamos uno solo. Quiero ….
Jack se ha quedado dormido con tremendo masque y ronca mientras una de las viejas mete la cabeza por la entrada de la tienda y se frota el bigotón Iñigo contra la barriga de Ennis que ni se entera que el otro se ha dormido y continúa durante horas hablando sobre la Guerra

Esa es una de las versiones hispanas. Ahora nos movemos hacia el otro lado de la balanza y es Pietro Almorranar quien dirige la película del año:

Una imagen desenfocada se mueve frenéticamente. Son tonos claros y un sonido también ininteligible no da pistas sobre lo que puede estar sucediendo. Comienza a sonar una cancioncilla de esas de los setenta que hizo famosa alguna folclórica. La imagen se va aclarando lentamente y pronto es posible identificar un par de huevos grandes y peludos golpeando contra un culo blanco como una patena y ahora comprendemos lo que significa ese sonido de plás, plás que de tanto en tanto se ve acompañado por un ¡Ay Jesusito, que gustito!
El plano cambia y ahora podemos ver que Ennis lleva sotana y se está follando con saña a Jack, que casi no puede coger aire del placer tan grande que le está dando y en uno de esos momentos en los que mira hacia la cámara una gota de sudor resbala por su cara y cuando alcanza sus labios dice: ¡Méteme los huevos también porfa plis, los huevos también!

La última versión española es la que proviene del universo personal de Alexander Amorravar:

En la pantalla podemos ver un paisaje idílico de plantas de girasol girando frenéticamente tratando de seguir la estela de una estrella fugaz muy brillante. De repente la imagen se pone en movimiento hacia el cielo y volamos adentrándonos en el espacio, cruzamos junto a estrellas muriendo y cogemos velocidad hasta entrar en un sistema que seguramente es el solar y reducimos velocidad para sobrevolar una montaña llena de ovejas y en la que un pastor se la casca mirando el ojete del culo de otro que caga escondido tras unos matorrales y de fondo suena una música plagiada de la película Yamarradas

Si la película la hubiese rodado Pedro Jackson faiv habríamos tenido unos momentos como los que siguen:

… …. …. ¡Quietos parados ahí! … … …
No puede haber versión de Pedro Jackson faiv porque ya la hizo y trataba de una banda de julandrillos pequeños que corrían por el monte en la aclamada película El señor de los ANILLOS, esa obra interminable en la que para perforar el anillo del protagonista tuvieron que pasar tres años y cientos de minutos de tedio y hastío.

En el universo de Steven ElPibe las cosas habrían transcurrido así:

Un campo lleno de cruces de grandes héroes judíos que murieron para asegurar la gran patria judía es cuidado por dos colegas de esos que van vestidos de negro con ricitos de julandrones sobresaliendo de unos gorros horrorosos. Los colegas miran un libro en el que están escritos los nombres de todos y cada uno de aquellos que trabajaron para hacer grande a su raza y la música de Juan Güiliams nos machaca los oídos. La cámara hace un gran plano de esos inútiles que no sirve para nada y acaba enfocando a nuestros protagonistas. Uno de ellos se da cuenta que tiene la bragueta abierta y cuando la va a cerrar se le sale un huevo y dice:
– ¡Coño! me se ha escapado un cojón – a lo que su amigo responde
– Pues va a ser que sí, por la gran gloria de la patria. Ya puestos, métete en la caseta que te la voy a endiñar
Ambos entran en la caseta adornada con los listados de la compra y al poco los vemos follando como bellacos aunque no se puede ver nada porque una toalla de gimnasio cubre las partes apropiadas para ejecutar la tarea y aquellas otras que pueden resultar inapropiadas para conseguir una clasificación para todos los públicos

Y si el gran Perrentino se acerca al tema probablemente veríamos esto:

Una cama se mueve haciendo ruido dentro de una caseta. La cama es de esas de las de antes, grande y pesada y traquetea con golpes secos Pom, Pom, Pom. Una pistola descansa junto a la cama y una catana aparece escondida bajo el colchón. La cámara acierta a enfocar a los dos galanes que follan mirándose de frente, con uno totalmente despatarrado y el culo en pompa para que el otro se la endiñe y besándose continuamente. No se hablan pero tampoco hace falta porque todos somos lo suficientemente inteligentes para saber lo que están haciendo y qué pecado están cometiendo. El que está debajo desliza la mano y agarra la catana, extrayéndola con cuidado del lugar donde se encuentra y con un giro de muñeca absolutamente preciso le corta la cabeza al otro y esta cae en la cama y se queda mirando como su cuerpo folla. En su cara se puede ver la sorpresa y al mismo tiempo el gustito que está sintiendo. El asesino empuja el cuerpo descabezado y lo aparta de sí, se enciende un cigarrillo y mientras se lo fuma llama a Telepicha y se pide una de mermelada con sobrasada.

Terminamos con los hermanos Pachasky que inicialmente querían hacer una trilogía pero por problemas de espacio los obligamos a que nos hagan únicamente esta escena:

En el medio del campo una tienda se agita y se oyen unos aullidos que provienen de su interior. la cámara se acerca y se asoma permitiéndonos ver a dos hombres que copulan. Uno de ellos está a cuatro patas y el otro desde atrás lo monta con saña. Fuera un rebaño de mil ovejas pasta. Se produce una vibración de la imagen, un minúsculo corte que ambos notan, pero como se han quedado pegados no se pueden separar. Las ovejas se acercan a la tienda y se metamorfosean en vendedores del frac con pistola en una mano y sombrilla de playa en la otra. La escena cambia a cámara lenta y vemos como los dos machos fornicadores se defienden del ataque mientras permanecen pegados y todos los vendedores del frac los atacan simultáneamente. Imaginamos que después de unas horas el suelo estará regado de cadáveres y estos tíos habrán terminado de follar ….

Technorati Tags: , ,

10 opiniones en “Las montañas del Culo-Roto en otros multiversos”

  1. nunca será demasiado sol. Mírate a tí en casa escondido hasta que se pone el sol en lugar de permitir que la energía del astro rey te tonifique.

  2. Interesantes versiones.
    Sobre todo me gusta la de Guarrantino, el rollo de la catana me recuerda evidentemente a kill bill y a un juego hecho en flash que me envició un tiempo.

  3. Todas están inspiradas en los directores a los que mento de alguna manera. Si lo leíste por la mañana mírate la última que la añadí al mediodía que hoy tenemos un día nublado de playa y me quedé en mi casa pajariando.

  4. Muy bien Sulaco. Ya sé que esta bitácora es tuya, para que escribas tú, pero me he tomado la libertad de añadir otra versión.

    AQUÍ VA LA VERSI?N DE DEVID PINSCHER (David Fincher)

    En una oscura habitación, llena de mierda y suciedad, retumba la puerta que da al exterior. Tras unos frenéticos cambios de plano, acompañados por unos inquietantes infrasonidos, Jack Twist enciende la luz de una bombilla Osram de 20w, se acerca sigilosamente a la puerta, y abre. Ennis aparece sangrando, mira a los ojos de Jack, se baja los pantalones y enseñando el culo le dice:

    -dame por el culo tan fuerte como puedas.

    Jack incrédulo vomita, y cede a la petición de su amigo ‘Pennis’ lo penetra violentamente, mientras, el suelo se desploma ante sus pies, hay una explosión y acaba la peli.

  5. Vi la última version por la noche. Creo que la mejor, aparte de la de Cesar que también está muy bien.
    Me ha gustado este experimento.

  6. Si más gente pusiera sus versiones al final me ahorraban el trabajo de la anotación de un día ya que los recopilaba y ponía por aquí, pero para eso necesito unos cuantos más. Mi favoritas son la de Pietro Almorranar y Jozé Luiz Garsi

  7. voy a aportar mi granito de arena:

    Versión de Teta-kubrick

    La pelicula se inicia con una opera de fondo mientras la camara recorre el universo hasta llegar al prado de ovejas, una de ellas levanta el hueso y ven el enorme monolito que es el Rabo de Jack. Tras cuarenta minutos de metraje se oira la primera frase:

    -¡Que rabo tienes cabron!

    El resto de la pelicula será un viaje interior por los prados, mientra Enis reza en el monolito de Jack dandonos a entender a todos las profundas implicaciones filosoficas de cada plano de hierba mohosa.

    Y es imposible seguir sin la versión De georgito Romero

    “El antiguo apacible campo de ovejas se convierte en un mundo post-apocaliptico donde dos aguerridos vaqueros tratan de escapar de la invasion de las Ovejas Zombis; usando toda clase de armas para reventar sus craneos y esparcir sus visceras por la pantalla. Mientras luchan por sobrevivir se creara un intenso amor entre los dos, pero todos sabemos que no hay tiempo para el amor y seguiran luchando sin descanso hasta el apoteosis final donde sobreviran tras el ataque de millones de ovejas zombi con solo dos cerillas, tres pistolas y cuatro balas”

    Versión de Tini Burton

    “Ennis y Jack son dos personajes de plastinilina en un mundo alternativo que tratan de salvar la fiesta del orgullo gay mientras se detienen cada dos segundos para cantar ritmicas tonadas sin dejar de ser siniestramente goticos”

    Versión de Walti Disney

    “¿Comprar un guion? ¿cuando podemos vivir de plagiar cuentos tradicionales y destrozarlos a gusto?… ”

    Ce ya

Comentarios cerrados.