Limpiando el sensor de la cámara

Cuando tienes una cámara de fotos DSLR y unos cuantos objetivos, lo quieras o no el sensor de la cámara queda expuesto al polvo y todo lo que pueda flotar en el aire y de cuando en cuando hay que limpiarlo. Si eres realmente gandul y miedoso, lo llevas a una tienda o lo mandas al servicio técnico de la marca de tu cámara y te puedes pasar desde un día a unas cuantas semanas sin la cámara. Si tienes una jeta del copón como la mía también puedes abusar de tus amigos y poner ojitos de inocente para que alguno de ellos con el equipo adecuado lo haga.

Un colega de la oficina me comentaba que el limpia el sensor de su cámara con palillos para los oídos y no veas como se asustó cuando vio mi cara de horror absoluto. La lógica del hombre es que tus oídos son tan delicados como el sensor así que esos palillos están recubiertos de material muy suave y que seguro que no daña la superficie del sensor.

Yo uso mi cámara una barbaridad y la saco de casa cada dos por tres y casi siempre llevo más de un objetivo así que intercambiarlos en cualquier lugar es algo que domino y practico con mucha frecuencia. Por eso, el sensor absorbe cantidades dantescas de polvo y ya iba siendo hora de comprar las herramientas y hacerlo en casa. Después de preguntar a los fotógrafos que conozco y de investigar decidí que la empresa que tiene el producto que mejor se adapta a mis necesidades es VisibleDust y encima, fabrican el mejor de los equipos de limpieza de sensores. Como lo único que necesito es quitar el polvo he optado por una solución de limpieza en seco y me he comprado el cepillo Artic Butterfly 724, el cual podéis ver en la foto. Esa maravilla tiene unas cerdas que se cargan electricamente para chupar las partículas de polvo que hay en el sensor. Viene equipada además con dos LED bastante brillantes que te ayudan a ver el polvo en el sensor. Para asegurarme y comprobar que he hecho un buen trabajo me he comprado también el Quasar Sensor Loupe 7x, una lupa equipada también con LEDs que te permite ver el sensor con gran detalle y encontrar cualquier rastro de polvo. Tanto la lupa como el cepillo son dos dispositivos de alta tecnología y como sucede siempre con estas cosas, te pegan una clavada que te deja sudando, sobre todo porque somos capaces de gastarnos un montón de dinero en otras cosas pero no en aquello que realmente vamos a usar pero que consideramos como un lujo.

Ahora será mi amigo el Rubio el que le eche jeta y me pida que le limpie el sensor de su cámara. El de la mía, de ahora en adelante estará impecable.

5 opiniones en “Limpiando el sensor de la cámara”

  1. No creas. Me lo pienso hasta el infinito y más allá y después rastreo todas las tiendas que existen en el universo hasta que lo encuentro al menor precio. Creo que he pagado casi veinte euros menos que mis amigos, lo cual los tiene muy rascados. Como voy a comprarme un filtro ND para mis objetivos, el Moreno me ha pedido que le compre otro a él porque sabe que más barato no lo encuentra nadie.

  2. Algún año debía ir pensando en hacer lo mismo, pero tengo dudas sobre si usar el sistema de los pinceles o el líquido Eclipse que dicen va mejor si no sólo es polvo y ya hay roña pegada. Así que entre dudas va pasando el tiempo y me imagino que seguirá igual hasta que vea perdigones en el cielo de mis fotos. 🙂 Por cierto, como lo de tu colega de oficina son huevos y el resto que se aparte…

  3. Menos mal que explicas rápido la foto, porque a primer golpe de vista pensé que te había dado un embarazo, y la verdad que eso si que me rompería los esquemas!

Comentarios cerrados.