Molde de julay en Pompeya

Molde de julay en Pompeya

Mi fascinación con Pompeya viene de un libro de la National Geographic Society de maravillas del mundo que mis padres recibieron a través de su subscripción al Círculo de Lectores, aquella organización que ayudaba a llenar estanterías en las casas con libros para que el ramalazo de verduleros no se nos notara tanto. Aunque desconozco si aquel libro sigue estando en la casa de mis padres, creo que he visitado ya varios de los sitios que nombraban. De la parte en la que hablaban de Pompeya, en mi memoria hay clavada una foto de un chamo como petrificado y de hecho, como la National era más de fotos bonitas que de explicaciones detalladas, yo llegué a Pompeya convencido de que los julays como el de la foto se los encontraron así. Allí me enteré que lo que quedó fue como un molde vacío y lo rellenan para hacer los cuerpitos ya que la gente se veía como menudita. El julay de la urna estaba expuesto dentro de las Terme Stabiane. En el suelo, antes de morir le dio tiempo a escribir truscoluña no es nación pero con la caló tan grande se borró el mensaje.

Una respuesta a “Molde de julay en Pompeya”

Comentarios cerrados.