Petates

Ya sé que al leer el título de esta anotación en seguida nos viene a la cabeza la visión de los soldaditos en el cuartel con sus literas y demás pero esta palabra también tiene un significado oculto que hoy vamos a desentrañar. Desconozco si se usa de la misma forma en algún otro lugar que no sea La Isleta, esa pequeña república independiente en la que yo crecí y donde se cultiva un habla propia.

Cualquiera que haya seguido esta serie hasta este momento sabrá que aquí no tratamos de solucionar los grandes problemas del mundo ni nada por el estilo. Somos más simples y simplones y solo queremos recordar algunas palabras y sus significados específicos antes de que desaparezcan de ese precioso instrumento que es nuestra lengua. Como somos de mente sucia y obscena casi todas las palabras de las que hablamos tratan de lo mismo, es una danza en círculo alrededor del único tema que ha estado en boca de los humanos desde la creación.

Hoy le ha llegado el turno a los Petates. Cuando era un infante y vivía en la Isleta recuerdo que oía hablar a mi abuela de los petates y calificaba con esa palabra a algunas vecinas. Conforme fui creciendo y mi comprensión maduró pude comprobar que mi abuela se refería de esa forma siempre a otras vecinas, habitualmente jóvenes y en edad de darle alegrías a su cuerpo mediante la fornicación. De esta forma llegué al conocimiento de los mismos. Un Petate no es más que una joven (o madura) ligera de cascos y de la que se sospecha o se tiene la certeza que es fresca, facilona o simplemente no tenemos otro calificativo para poder criticarla. El mundo está lleno de Petates y este grupo tan grande se pasea con orgullo por la faz del planeta. Gracias a ellas existimos, somos carne y substancia y por ellas haremos las locuras más grandes. Toda mujer que se precie DEBE en algún momento de su vida convertirse en un Petate y usar ese agujerillo con el que fue dotada para algo más que la implantación de compresas y tampones. Mi abuela le daba un tono despectivo y sucio pero yo entiendo que hay que estar agradecidos al buen Dios porque sin los Petates el mundo estaría lleno de beatas, mojigatas y santonas, especies que de todos es bien sabido que son carne de machorra.

Siempre he sospechado que el petate surgió como una pequeña perversión de la palabra puteta, hembras de las que algún día hablaré y que también merecen acabar reseñadas en esta zafia bitácora de lo insubstancial. La palabra petate se está perdiendo y ya no nos referimos a hembras de ningún tipo calificándolas de esta forma. Me temo que era parte del dialecto de barrio que desaparece al mismo tiempo que nuestras ciudades se convierten en templos del aislamiento en donde la gente ya no conoce a sus vecinos y no sale los domingos a la calle a criticar y despellejar al prójimo.

Si te sientes viva, si disfrutas la vida a cada instante y no te importa lo que digan o quien lo haga, seguramente seas un petate y aunque inicialmente creas que hay cierta carga negativa en la palabra, en realidad es un cumplido y una forma de rendirte pleitesía. Pasea con orgullo este título y lo que ello conlleva, dale alegría a tu cuerpo y cosas buenas y no tengas miedo en reconocer aquello que eres.

Me gustaría terminar diciendo que el pertenecer a la categoría de los Petates no excluye de ninguna de las otras que hemos visto hasta ahora e incluso las complementa. ?nicamente aberraciones como las calientapollas quedan excluidas de esta categoría y no pueden pertenecer a la misma hasta que superan esa fase de sus vidas.

Puedes leer más anotaciones relacionadas con este tema en hembrario

Technorati Tags:

6 opiniones en “Petates”

  1. Diseño nuevo!!! cuesta acostumbrarse, pero no está mal. Curioso lo de los petates, no conocía esa definición. Localismos los llamo yo, alé, a enriquecer la lengua.

  2. Este diseño durará lo que la selección holandesa en el mundial de fútbol y se activará y desactivará de cuando en cuando durante estas dos semanas.

  3. Sé exactamente a lo que te refieres, aunque yo no sabía que había un nombre específico para estas tías. Yo las llamaba simplemente “vecinas que están follables”, pero lo tuyo es mucho más corto así que, con tu permiso, me lo voy a apuntar y a divulgar por estas tierras andaluzas…
    En mi barrio hay TRES PETATES, ni más, ni menos. Sobre todo, una de ellas que rondará los 32-34 años y saca a pasear todas las tardes un armatoste de perro que parece un rodillo de esos de los lavacoches automáticos, que está que rompe la condenada.

    P.D.: El nuevo aspecto de la página mola un huevo.

  4. En la Isleta todo tenía un nombre preciso.

    P.D: A mí también me encanta esta explosión naranja. En el monitor monstruosamente grande del trabajo esto da gusto.

  5. Un “Lote” les dicen en mi tierra, pero se refiere más a las que por su físico no se comerían un rosco pero se dejan meter con más facilidad que el sol por el oeste, así que los hombres sin suerte las adoran.
    P.D. : marea un poco tanto circulillo, me gusta, muy pop.

  6. Gracias maestro, por conseguir que no se pierda nuestro habla. Por desgracia, cada vez utilizamos menos las palabras, ¿quizá sea porque cada vez son menos las petates?. Claro, ahora, con esto de la globalización, hay más posibilidades de comunicación y es difícil identificarlas.
    Buen curro la imagen, espero que Holanda dure mucho, no sea que te vayas a tener que meter de lleno para volver a cambiar la imagen demasiado pronto.
    Y ya que estamos en el mundial, aunque con todas las reservas del mundo: “A por ellos, oe; a por ellos, oé; A por ellos, oé; A por ellos, oé, oé.”

Comentarios cerrados.