San Francisco Javier y las ruinas de la iglesia de San Pablo

Detrás del Stadhuys y subiendo una colina nos encontramos con una estatua de San Francisco Javier y lo que queda de la iglesia de San Pablo, la cual fue construida en 1521 por los portugueses y originalmente era la capilla de nuestra señora de la colina. Otro día veremos la parte interior de la iglesia. La razón de la presencia del santo es que visitó esta iglesia con frecuencia e incluso dicen que hizo multiples milagros en la misma, aunque eso no parece que la salvara de la decadencia. Cuando el santo murió en China lo transportaron hasta aquí y estuvo enterrado en la misma durante nueve meses antes de seguir viaje hacia Goa, lugar en donde está enterrado. Los holandeses le cambiaron el nombre y la usaban también para enterrar a sus nobles en el interior y en la época de los británicos le pusieron el pequeño faro que está por la parte delantera y la iglesia acabó como arsenal y finalmente culminó su ciclo en ruinas y así está desde hace ciento cincuenta años. Desde la iglesia hay unas vistas muy impresionantes de la ciudad y sus alrededores.

3 opiniones en “San Francisco Javier y las ruinas de la iglesia de San Pablo”

  1. Sigo vivo y he visto una jarta de templos. De nuevo con un teclado que no puedo configurar. Hasta el miercoles estare en Bagan, que es como la disneylandia de los templos budistas.

Comentarios cerrados.