El canal helado en el bosque de nieve

El canal helado en el bosque de nieve

Si llego a tener esta foto un par de meses antes, esta habría sido la imagen de mi postal navideña. Para acabar con esta pequeña serie extraordinaria de imágenes dedicadas a la nieve y al invierno en los Países Bajos, tenemos esta combinación de canal helado, árboles de cuento de hadas y un camino que se pierde en el bosque (y todos sabemos la fascinación que tengo por los caminos). De todas las fotos que he hecho durante el último temporal, esta es mi favorita.

Entre árboles

Entre árboles

Otro de esos caminos que en verano son preciosos con toda la vegetación a tu alrededor pero que cuando los cubres de nieve adquieren un aspecto algo tenebroso. Por aquí suelo caminar mucho en verano, escuchando algún audiobook y disfrutando con toda a vida que pulula alrededor. Cuando hice la foto sólo había dos personas en este lugar, las cuales podéis ver al fondo.

El fantasma en el banco

El fantasma en el banco

Como imagino que nadie con un dedo de frente o más se sentaría por gusto en un banco cubierto de nieve, tenemos que asumir que las posaderas que han quedado marcadas en el banco de la foto de hoy son de un fantasma, alguno que quizás murió en ese lugar o al que está estrechamente vinculado. Da frío con solo verlo.

Puente sobre el canal helado

Puente sobre el canal helado

El año pasado veíamos este mismo puente en la anotación El puente blanco y en esta ocasión bajamos el punto de vista y miramos hacia el otro lado. El canal sobre el que cruza está helado y conecta el parque de Koppel con la zona residencial. En verano este es uno de los rincones preferidos por los que aún no tienen casa propia y se tienen que dar el lote en público.