Bumperkleef

Una especie de película holandesa que parece de terror es un caramelo que no quiero perderme y esa fue la única razón por la que fui a este pre-estreno, ya que el trailer como que ya me provocaba unos picores intensos pero uno se sacrifica las veces que haga falta. Otra de las razones es que uno de los protagonistas es uno de mis actores holandeses favoritos y el hombre, en prácticamente todo lo que he visto suyo, borda sus papeles y en muchas ocasiones mejora las historias. La película se titula Bumperkleef y jamás se estrenará en España, ni siquiera con el fastuoso título de truscoluña no es nación.

Un julay neurótico y su familia emputan a un joputa truscolán de mielda.

Resulta que un pollaboba va a la keli de sus viejos para celebrar el cumpleaños del padre con su hembra y sus dos hijas. El tipo es un gilipollas integral, conduce como un energúmeno y acaba tocándole los güevos a uno que va en la carretera y que a partir de ahí se dedica a seguirlos para matarlos, mientras todo el mundo grita y grita y grita.

Esto es un atraco a mano armada, una copia sin vergüenza alguna de la película Duel de Steven Spielberg, solo que esa era buena y en lugar de un camión hay una furgoneta. Yo lo siento mucho por Jeroen Spitzenberger pero en esta película está fatal, se pasa el tiempo gritando y eligiendo entre doscientas posibilidades reales y una estúpida y absurda, esa última. Todo lo que hacen es sencillamente increíble, las persecuciones son patéticas, la tensión inexistente, te dan ganas de ser tú mismo el que mate a ese gilipollas, a su hembra y a sus hijas, ya que todos los que van en ese coche son bestias deleznables que merecen morir. Dura ochenta y cinco minutos y le sobran tranquilamente ochenta, del cine se marchaba gente y más gente y más gente que salían por patas y con un trauma que les durará muchísimo tiempo. El malo es patético, terrible, malo, malo y malo. El director consiguió que parezca que ninguno de los actores sepa actuar, todo el mundo sobre-actuaba sin vergüenza alguna en algo que sonrojaba por lo mala que es.

Esto jamás saldrá de las fronteras holandesas y no os podéis ni imaginar la suerte que tenéis de que el daño se contenga aquí. Es una puta mierda del copón por mérito propio y puede provocar un infarto cerebral a cualquier sub-intelectual con GafaPasta que intente verla.

La luz de mi vida – Light Of My Life

Una peli de ciencia ficción sin unos cientos de millones de leuros en efectos especiales es una rareza y si además solo la estrenan en la filmoteca, se convierte en algo que debo ver a cualquier precio y así fue como planeé mi excursión a Amsterdam, específicamente para ver la película que voy a comentar y por supuesto rellené el viaje con alguna más. Creo que jamás vi el trailer de esta película hasta que la vi en cartelera y tampoco había leído nada sobre la misma. Se trata de Light of My Life y al parecer se estrenó en España a mediados de octubre con el título de La luz de mi vida.

Un julay transviste a su hija para que parezca un paleto y la lleva de aquí para allá en un mundo cagado y bien cagado.

Después de algún tipo de plaga que se ha cargado a casi todas las hembras, los Estados Unidos de los gringos es una mierda de país en el que perdieron a la mitad de la población y la gente se embruteció notablemente. Un chamo deambula con su hija, a la que viste y hace pasar por niño por su seguridad, ya que como alguien huela el chocho, allí se monta un pitote. En ese deambular, las pasa a veces bien pero mayormente putas hasta que llega a la que en su día fue la casa de sus abuelos y en la que ahora hay okupas y allí tratará de sobrevivir en un duro invierno, o algo así.

La historia es a priori muy interesante y parece sacada de alguno de los libros que devoro, con un padre en un mundo distópico en el que hará lo imposible para asegurarse que su hija sobreviva. Lo interpreta Casey Affleck, que además se dirige y hasta escribió el guión y la verdad que tiene momentos buenos pero le falló el encadenarlos de una manera interesante. La película dura dos horas y le sobra tranquilamente media hora, de planos repetidos y de movimientos lentos de la cámara que no aportaban nada. Al final tanta escena aburrida terminó ajustando mi puntuación de la película, ya que lo que podía haber sido un peliculón terminó siendo una historia entretenida pero que te deja suspirando porque pudo haber sido muchísimo mejor. Te deja también la sensación de que todo ya lo has visto anteriormente, como que copiaron demasiado.

En fin, que fue un experimento que no terminó de cuajar, pero tiene un pase. No creo que mole para nada a los miembros del Clan de los Orcos y tampoco estoy seguro que enganche a los sub-intelectuales con GafaPasta.

Secretos de Estado – Official Secrets

Hoy en día, de prácticamente cada noticia que leemos o que vemos por la tele se hace una película. Ahora, lo único mejor que las noticias son las novelizaciones de las mismas, mucho más dramáticas y fascinantes que la aburrida realidad. Todos sabemos que la guerra para tumbar al dictador de Irak fue un invento gringo y que un primer ministro brexitiano mintió y engañó y falseó la realidad para darle apoyo. De aquellas diarreas mentales llega la película Official Secrets, que al parecer se estrenó en España hace un par de semanas como Secretos de Estado.

Una julay novelera mete la gamba que no veas cuando se le va la lengua en su CaraCuloLibro

Resulta que una pava que trabaja para los servicios secretos traduciendo coñas que espían cuando no escuchan nuestras conversaciones, que cuando se trata del gobierno todas las frases hay que escribirlas en negativo, pues la pava recibe un correo corporativo en el que un gringo ordena a los brexitianos que tienen que mentir más y mejor para conseguir que las Naciones Unidas apruebe una resolución y atacar Irak, sí o sí. La pava no se lo toma muy bien y filtra la noticia a una amiga marrullera que tiene, esto sale a la prensa y cuando consiguen que la chama asuma su culpabilidad, le montan un juicio por traidora, aunque finalmente el gobierno se retira del mismo porque tienen miedo que toda la mierda que saldrá durante el juicio a la superficie acabe por pringarlos, como al final sucedió. A todas estas, la pava chinga con un moro al que el gobierno brexitiano, en un alarde de sus respetos por los derechos y por la democracia, amenaza con expulsarlo del país para presionar a la chama.

La película cuenta algo que todos sabemos, solo que lo vemos desde el punto de vista de la tipa que sopló a la prensa las noticias falsas y que lo hizo porque tenía una gran conciencia o algo así y le daba igual lo que le podía pasar. El guión entretiene pero le falta la chispa que convierte estas historias en un clásico, todo está como demasiado calculado o teatral o quizás fue el director que lo hizo a propósito, con el resultado que logra una buena película pero sin más. El personaje del marido me pareció demasiado forzado y lo de las movidas del gobierno jodiéndole la vida se veía como muy extremo. El que mejor lo hace es Ralph Fiennes, que roba todas las escenas cuando finalmente aparece, que es el último en llegar a la coña y además el que menos minutos tenía. Su escena final es épica

Esto no es el tipo de cine que van a ver los miembros del Clan de los Orcos porque aquí la gente se pasa la peli hablando y hablando sin efectos especiales o tetones con los que alegrar la vista. Tampoco estoy muy seguro que guste a los sub-intelectuales con GafaPasta, me quedó la impresión de que es demasiado comercial para ellos.

Mirando Oporto desde afuera de la catedral

Hemos llegado a la catedral de Oporto pero antes de verla, aprovechamos que está en alto y con unas vistas espectaculares para ver sus alrededores y la ciudad, que queda a sus pies. En esta foto vemos a lo lejos la Igreja dos Congregados, que ya vimos y a su derecha está la estación de tren de la ciudad. La torre que se ve por detrás es de la Câmara Municipal do Porto.