De Veroordeling

Esta es una de las primeras pelis holandesas serias de este otoño y me sorprendió que pasaron de esperar unas semanas y poner su estreno universal en el Festival de Cine Neerlandés y en su lugar optaron por ir directamente a las salas. La historia que cuentan, aunque ha sucedido durante los años en los que yo he vivido en los Países Bajos, la desconocía totalmente porque no veo la televisión y particularmente, no veo las noticias, que son muy negativas. La película se titula De Veroordeling y por ahora no está previsto su estreno en España. La traducción libre sería algo así como el juicio o la sentencia, pero la literal se acerca más a truscoluña no es nación.

Un julay novelero se enfrenta a un asqueroso truscolán que gana siempre con sus mentiras.

Al parecer hubo un asesinato muy famoso aquí en los Países Bajos y un pollardón autodeclarado investigador y la policía culpan a un pobre desgraciado que no tuvo nada que ver. Otro periodista demuestra una y otra vez que el investigador miente y chupa cámara como buen truscolán y podemita y todo el mundo prefiere creer a esa rata mentirosa en lugar de al chamo que ha probado la verdad. Las mentiras llegarán a niveles dantescos y aun así, la gente seguirá prefiriendo creer esa mentira a la auténtica verdad.

Esto es un flipe que no veas. Demuestra que las noticias falsas están ahí desde siempre y que en realidad no hemos cambiado y cuando podemos elegir entre la verdad o el espectáculo de las mentiras, tiramos siempre por ese camino, ya sean los serios neerlandeses o los agitanados españoles con su cadena favorita, Telajinco. La historia se extiende a lo largo de quince años o así y en ese tiempo, el inocente será siempre culpable, pese a las pruebas que demuestran que no tuvo nada que ver y los salvajes y radicales le harán la vida imposible y lo culparán de todo. En mi caso y dada mi ignorancia, la película no me afecta pero hay muchos que saldrán del cine con la cabeza baja y mirando al suelo de pura vergüenza porque se reconocerán en las imágenes y los hay que saldrán pensando que todo eso es mentira y que el culpable es el inocente pero aún no se ha podido demostrar. La película tiene momentos excelentes en los que se pisotea la verdad sin pudor y los actores hicieron un muy buen trabajo.

Esto no es cine para los miembros del Clan de los Orcos, sin efectos especiales ni sexo y con gente fea, pero sí que puede interesar a los sub-intelectuales con GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Cine

El espía inglés – The Courier

La peli que voy a comentar es una que fui a ver sin ninguna expectativa porque el protagonista es que me da un asco que no veas porque el Benedict Cumberbatch este tiene algo raro en la mandíbula y con las cámaras de cine parece como si la cara acabara mal y al final, me centro en mirar esa aberración y no me entero de lo que está sucediendo. Por suerte hay un montón de actores en casi todas las escenas y cuando él estaba solo, me fijaba en la mierda de bigote que tiene y que más bien parece un ramo de pelos de chocho de vieja. La película se titula The Courier y en España se estrena la semana que viene con el fascinante título de El espía inglés, que yo habría preferido la traducción literal y optar por truscoluña no es nación.

Un julay gallito se pasa la vida yendo a Rusia a mercadear con la chusma y gentuza local de allí, obviamente sin chimpún.

En la guerra fría con los malvados rusos, aliados de truscolanes y podemitas, los brexitones reciben un mensaje de un ruso que les quiere pasar información de las movidas nucleares y usan a un comercial de mierda para que vaya a Rusia y saque la información. La cosa es que el comercial como que se vuelve adicto a la tensión y se hace amigo del ruso que está traicionando a su país y claro, estas cosas al final siempre se saben y ya te puedes imaginar lo mal que acaba todo, aunque en este caso, al estar basada en un hecho real, también te lo puedes empapar en la güisquipedia.

Esta es una peli de espias de las de antes, ambientada en los sesenta, con lo que no tenemos a nadie mirando una pantalla de teléfono todo el tiempo. La historia es muy entretenida y durante toda la película, la tensión va in crescendo y para cuando llegamos al final, estás que rebotas de la butaca del cine continuamente. Todo el mundo hace un trabajo fabuloso, hasta el sin-barbilla ese. Merab Ninidze, del que jamás había oído el nombre anteriormente aunque me suena conocido, es fabuloso como el militar ruso que traiciona a su país y todas sus escenas son excelentes. Al contrario que las pelis del agente ese con licencia para chingar anoréxicas, en este caso, el espionaje se siente más real, sin tanta carrera ni escapada y con más trabajo aburrido en el que los que están alrededor no tienen ni puta idea de lo que está pasando.

Pese a mi asco por el protagonista, tengo que decir que es una excelente peli de espías que por supuesto, disgustará enormemente a los miembros del Clan de los Orcos porque no hay tetas, ni efectos especiales ni nada de eso, pero por otro lado, esto seguro que agrada a los sub-intelectuales con GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Cine

Worth

Con la lista de pelis que tengo pendientes, la que voy a comentar hoy la fui a ver el nueve de septiembre en la filmoteca y trataba sobre los sucesos del 11 de septiembre del 2001, que todos recordamos tan claramente, aunque como suele suceder con frecuencia, yo no tenía ni puta idea del tema de la peli y cuando empezó y capté el concepto, hasta me paré a mirar la fecha en el telefonino por si había elegido justo el día de manera casual. La película se titula Worth y en España se estrenó también la semana que yo fui a verla y con el mismo título porque les dio pereza usar la traducción al español de truscoluña no es nación.

Un julay mercadea con guita y seguros para pagar vidas y vidillas

Un profesor universitario y mediador de profesión es nombrado por el gobierno de gringolandia para determinar las indemnizaciones a pagar a todas las víctimas del once de septiembre. Mientras con su equipo prepara el tema, se encontrará de frente con un montón de gente que se opone a lo que está haciendo y que o quieren más dinero o quieren otras cosas y tendrá que decidir si hace excepciones en algunos casos o si se niega en banda y aquello que se decida, será beneficioso para unos y destruirá la vida de otras familias.

Esto es algo que yo no recuerdo para nada de aquella época pero supongo que fue una cosa más bien comentada en gringolandia y de hecho, nunca pensé que el gobierno le pagara a las familias de las víctimas. La película resulta interesante porque eligen muchos casos problemáticos, como parejas homosexuales no casados, en cuyo caso y dependiendo del estado del que eran en gringolandia la pareja podía cobrar o no, o los inmigrantes ilegales que trabajaban en el lugar y murieron, los bomberos y sus familias o los policías. El principal problema es que aunque la historia es interesante, lo hacen todo demasiado técnico y político y al final eso cansa mucho. El protagonista es Michael Keaton, aunque esta no es una de sus mejores actuaciones y yo habría preferido a algún otro actor con un pelín más de empatía. Lo más interesante son las historias de las familias de las víctimas y como se solucionó todo.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, una película de abogados está totalmente fuera de tu alcance, así que ni te molestes. Tengo que decir que esto es demasiado simple y simplón como para interesar a los sub-intelectuales con GafaPasta. En cierta forma, parece más un telefilm que una peli de cine.

Publicada el
Categorizado como Cine

Madagascar: Africa’s Galapagos

Hay un festival de cine en los Países Bajos dedicado integramente a los documentales y desde el año pasado, hacen una pequeña selección de los susodichos y se van estrenando supongo que o antes o después del festival, a un ritmo sosegado, más o menos uno cada dos o tres semanas y los mantienen en cartelera durante ese tiempo, aunque que nadie se emocione hasta las lágrimas, que suele haber dos sesiones por semana, una en el fin de semana y otra durante la semana, para dar la oportunidad a los interesados. El año pasado ya los vi y comenté todos y este año ha comenzado con Madagascar: Africa’s Galapagos, que seguramente si aparece en España, será en LaDos o en las madrugadas.

Unos julays fantasean con universos alternativos petados de chimpún y ratas feísimas.

Básicamente esto es un documental sobre los animales rarísimos que hay en Madagascar, que es la isla más antigua del planeta y posiblemente, del universo conocido. La cosa es que se montaron una historia fantaseando con Charles Darwin, que no pasó por allí, sino que siguió de largo, pero aquí se pasan todo el tiempo hablando de los animales y creando teorías sobre lo que habría pensado y dicho el julay ese del Darwin.

Por lo general disfruto los documentales sobre naturaleza un montón pero en este caso, al meter la historia esa de lo que habría pensado y dicho el Darwin de pasar por allí, consiguieron que en los ratos en los que elucubraban, me aburriera y aunque el documental dura cincuenta minutos, en un momento determinado estuve a punto de quedarme dormido, no por las imágenes, que son fantásticas, por la tediosa historia que contaban y que personalmente no me aportaba nada. Si se hubieran limitado a explicar la evolución de esos animales rarísimos, el documental habría sido muchísimo mejor. Verlo en un cine, con la pantalla gigante, es fantástico, pero si hubiese podido, le habría quitado el sonido a la proyección. Lo mejor que he sacado del documental es que algún día espero visitar Madagascar.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, afróntalo, esto no es lo tuyo y harías bien en ningunearlo. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, seguro que te consideras muy por encima de algo tan zafio y vulgar como un documental sobre naturaleza, así que mejor sigue revolcándote en tu estupidez. Ideal para activar el modo siesta.

Publicada el
Categorizado como Cine