2 Ajax – 1 Heracles

Ser el autor sin consagrar de la mejor bitácora sin premios en castellano no es fácil y requiere muchos sacrificios, los cuales yo hago con gusto y sin dusgusto cuando se precia la ocasión. Que más quisiera yo que haber nacido equipado con el gen-tolete ese que hace que te sientes en tu casa a mirar las polladas que moten lerdos como tú en su CaraCuloLibro o emocionarme hasta las lágrimas de lagartija quemando el tuiterota con otro montón de sub-humanos como tu que sienten la necesidad de ver programas de televisión y comentarlos en paralelo. Por suerte no pago por ningún canal de televisión y no me interesa en absoluto la vida de los demás ya que la mía es como una tómbola, tom, tom, tómbola …

Este sábado se cumplía la profecía y la unidad pequeña número 2, también conocida como el primer hijo varón de mi más-mejor-amigo el Rubio recibía el regalo de cumpleaños que le di en forma de papelucho la semana anterior cuando fue su cumpleaños. En lugar de hacerle caso a la madre y comprarle ropa para ver su cara de disgusto al recibirla o de hacerle caso al padre y comprarle un libro que para el chiquillo parece más bien un ladrillo, opté por seguir mi instinto y llevarlo a ver un partido de fútbol a la catedral holandesa. Como el chaval está obsesionado con ese deporte, juega en un equipo y no hay colección de cromos que no haga, resultaba mucho más interesante el compartir esta experiencia juntos y así, compré las entradas para el siguiente partido en casa del Ajax, el cual era contra el Heracles de Almelo, un villorrio del este de Holanda. Además y para tocarle los mondongos, le regalé una entrada al padre.

El sábado por la mañana después de encochinarme con el tradicional chocolate con churros preparaba un Brownie ya que todos sabemos que no hay nada peor que llegar a una casa de visita con las manos vacías. Después preparaba la mochila y aprovechaba para regalarle al Rubio cuatro cervezas mexicanas que me dieron y que son lo peor que he bebido en esta vida, en vidas pasadas y en cualquier vida futura. Los mexicanos deberían tener prohibida la fabricación de cerveza porque no tienen ni puta idea de como hacerla. Por la tarde salí temprano y me fui a garbear por el centro de Utrecht y después me acerqué a Woerden, lugar en el que la Primera Esposa me entregaba a su hombre y a su hijo para que me los llevara. Éste era también el primer viaje gratuito del hijo, ya que desde el once de septiembre y durante un año, los he adoptado ferroviariamente y las tres unidades pequeñas del Rubio están incluidas en mi abono y pueden viajar por toda Holanda gratuitamente en tren. El transporte llegó exactamente a su hora y ya llevaba muchos seguidores del Ajax que como nosotros iban a ver el partido. En un ratillo llegamos a la estación Amsterdam Bijlmer ArenA y nos bajamos del tren para unirnos a la tromba humana que accedía al estadio. Compré las entradas para una de las zonas recomendadas para gente que lleva niños, en el segundo anillo y cerca de una de las esquinas del campo.

Amsterdam ArenA

Amsterdam ArenA, originally uploaded by sulaco_rm.

La cara del niño cuando entró y vio el campo no tenía precio. Flipó en todas las dimensiones habidas y por haber. Para inmortalizar ese momento tenemos un documento único y espeluznante, una de esas imágenes que van directas al archivo de una o varias vidas y que por descontado, estará en nuestras memorias por siempre y para siempre:

Amigos en el furbol

Amigos en el furbol, originally uploaded by sulaco_rm.

Bueno, después viene Fefa la jedionda y me dice que nunca pongo fotos mías en mi bitácora personal. Como decían en las pantallas, wijzijnajax, lo cual se puede traducir libremente por truscoluña no es nación.

Arrancó el partido (si no podéis ver el vídeo anterior, está AQUÍ) y grabé un poquito, justo la primera jugada. Fue parar de grabar y los del Ajax se echaron a correr en nuestra dirección y en la primera vez que llegaron a la portería contraria, marcaron. Mira tu que si llego a hacer un vídeo de cincuenta segundos, pillo el gol …

Tuvimos muchísimas más oportunidades (el vídeo anterior está AQUÍ) y justo en el minuto de descuento de la primera parte llegó el segundo gol. Durante la segunda parte y con el portero del Ajax en nuestro lado, los traidores y malévolos enemigos, prácticamente truscolanes confesos marcaron un gol. Cuando acabó el partido, nos compramos unas cervezas en la zona mientras esperábamos por el tren, aunque esta vez optamos por uno hacia Breukelen y la Primera Esposa nos recogió allí. El chiquillo todavía seguía alucinando y en su escala de valores, en estos momentos yo estoy a unos niveles con los que no puede competir nadie. Esa noche me quedé en casa del Rubio y por la mañana preparé una tremenda cantidad de Poffertjes para desayunar, ya que entre las cosas que llevé a su casa estaba mi plancha super-especial para hacerlos, de hierro macizo y que queríamos probar porque desde que se compró la mierda de cocina eléctrica de inducción, no tiene casi calderos y la sartén que me han asignado para hacer Pannenkoeken no me gusta nada de nada.

Después de desayunar me piré a mi casa ya que quería aprovechar un poco el día y por la tarde ir al cine en Amsterdam. Esta semana se presenta igual de complicada que la anterior y el fin de semana visitaré el Photokina y creo que está será mi cuarta vez en la mayor feria fotográfica del universo conocido y que se celebra en Colonia.

Por sulaco

Maximus Julayus

2 comentarios

  1. Que pinta tan genial tiene el césped… 🙂
    No me extraña que seas el héroe del niño, entre el fútbol y los dulces casi ni su padre puede competir contigo 🙂
    Salud

Los comentarios están cerrados.