Ártico – Arctic

Una película que es básicamente un monólogo porque no hay más que dos personas en pantalla durante todo el tiempo es una apuesta arriesgada y supongo que aquí lo tenían claro y por eso la ubican en un lugar en el que al menos, el paisaje es espectacular. Aunque esta se ha estrenado en muchos cines por todo el país, parece que la ningunearon en Utrecht, con lo que aproveché mi visita a Amsterdam para poder verla, pese a tener un trailer que no resultaba muy interesante. Se trata de la película Arctic y parece que se estrena en España a mediados de abril con el título de Ártico y el subtítulo de truscoluña no es nación.

Un julay las pasa putas y canutas hasta que llega una pava y lo jode sin chimpún

Resulta que un chamo está en el ártico, en el culo del mundo, o más bien en la raja del culo del mundo y sobrevive durmiendo en el avión en el que se estampó y con una rutina diaria. En eso que un día aparece un helicóptero como para rescatarlo pero igual era de la marca Boeing porque se le baja el morro que no veas y se estampa allí mismo, quitándole toda la ilusión y fantasía al pobre desgraciado y además, haciendo que tenga que cuidar a una que sobrevivió y que parece que no se comunica con él. El chamo sabe que a la pava le queda poco tiempo y no va a disfrutar ni del próximo reglote y decide dejar el lugar seguro y embarcarse en una caminata por el ártico arrastrando a la pava para ver si la puede salvar y salvarse a sí mismo o algo así.

Esto tiene ratos de agobio por lo repetido de las acciones, sobre todo al principio cuando lo vemos hacer las mismas cosas, con ligerísimas variaciones, una y otra vez. En ningún momento nos explican la razón por la que el chamo está allí estampado o por qué nadie parece estar buscándolo y aún menos se entiende que un helicóptero llegue desde la nada y se estampe y después nadie los venga a buscar. Son demasiadas condicionales encadenándose que le pasan factura a la historia. Por lo demás, el paisaje es más frío que mi congelador y lo de arrastrar por todos lados a una pava no debe molar en absoluto, yo tengo clarísimo que la habría dejado morir y sin que se me cambe la peluca por los escrúpulos. Lo único bueno que se puede decir de la tía es que estaba con alguna dieta drástica porque sobrevivía con veinte gotas de agua y medio arenque al día, que una vez pase, pero es que está días y días en la que no la vemos comer, ni beber, ni mear, ni cagar y como que no parece afectarla. A el chamo tampoco, que él come más pero a mí me habría gustado ver como jiña en un sitio con decenas de grados bajo cero, esa era la película que interesaba. El idioma de la película, que es islandesa, es supuestamente el inglés, pero el chamo solo habla muy de cuando en cuando y en muchas ocasiones no se le entendía, no se si por el acento o porque en realidad estaba usando la lengua que hablen allá arriba. La película es un poco cansina, solo dura noventa y ocho minutos y aún así, hay dosis masivas de más de lo mismo, es que repetían y repetían lo mismo todos los días. El final fue para mi una pequeña desilusión.

En fin, que esto no creo que lo vayan a ver los miembros del Clan de los Orcos porque no hay gente vestida con trajes de lycra ni efectos especiales. Se supone que es más bien lo que mola a los sub-intelectuales con GafaPasta, aunque yo tengo mis dudas. Pasable pero no memorable.

3 respuestas a «Ártico – Arctic»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.