Canción de Nueva York – The Only Living Boy In New York

Con todo el cine a mi alrededor ya visto, el fin de semana pasado tuve que acercarme a la filmoteca en Amsterdam para ver las dos únicas películas que se escapaban a mi garra. Cada vez voy con menos ganas a Amsterdam por la invasión de los turistas que han arrasado y destrozado la ciudad. Ahora es un parque temático de orcos que se mueven en bicicletas alquiladas y se toman sus cafés en el Estarfak mientras y van a fumar marihuana y ver escaparates de putas. Todo sea por el Dios dinero. Volviendo al tema, la primera de las dos películas que vi aquel día fue The Only Living Boy in New York, la cual al parecer llega a España a mediados de octubre con un título que es traducción aberrante del inglés, Canción de Nueva York y espero que no le hayan pagado al joputa que tradujo eso así, ya que el título en español no tiene ABSOLUTAMENTE nada que ver con la película.

Un julay con calenturas se la quiere empatar a la putita de papá

Un chaval acarajotado e hijo de ricachones de Nueva York está medio encoñado de una pava que trabaja en una librería pero que tiene novio y no gana para tanta paja que se hace. La cosa es que un día descubre que su padre tiene una querida y se encoña de la querida y no parará hasta que se la empeta por los mismos agujeros que papuchi. Después todo se lía con el chico que quiere proteger a su madre o algo así y con un tipo que aparece en escena ayudándole o dándole consejo o simplemente tocándole los güevos.

Esta es una de esas películas que supuestamente es un drama pero en un montón de momentos te descojonas. Tiene una historia complicada e interesante y todo se va liando más y más. Ayuda muchísimo que los tres personajes que rodean al chaval sean fantásticos, con una Kate Beckinsale que se sale en su papel de devorahombres y un fantástico Jeff Bridges en el papel del escritor rarito que se mete de vecino en su keli y Pierce Brosnan haciendo del padre del niño que además tiene querida. Todos ellos consiguen ensombrecer a Callum Turner, que será el protagonista pero que no puede competir con los demás. La historia está muy bien llevada y aunque en cierta manera es previsible, te diviertes con los giros que va tomando. Hay muchas escenas que nos dan que pensar, algo rarísimo en el cine actual.

Esto ni de coña es algo que pueden ver o tolerar los miembros del Clan de los Orcos ya que sus deformados cerebros no podrían absorber la información. Sí que es una de esas películas que los sub-intelectuales con GafaPasta deberían molestarse en ver.

Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Los comentarios están cerrados.