Buceando en el puerto de Sardina del Norte 2

No hace falta indicar, porque eres un profesional de las internetes, que te has visto Buceando en el puerto de Sardina del Norte 1, en donde está la primera parte de esta inmersión.

El otro día comenzamos la primera inmersión en Sardina del Norte, en Gáldar y vimos la primera parte de la susodicha y hoy tenemos en primicia universal la continuación de esa inmersión, en otro dramático vídeo para el que he elegido la fabulosa y fantástica versión de un clásico realizada por Sebastian Böhm y que se titula Sweet Dreams (Are Made of This). Si eres un cinéfilo de verdad y te mamaste trailers antes de los encierros de la pandemia truscolana y podemita seguro que recuerdas la música porque era lo mejor de un trailer que repetían hasta la extenuación en los cines.

Comenzamos siguiendo a la Dive Master por una escollera y pasamos junto a una anémona, que estaba allí tan tranquilita y recordar para los más acarajotados que no son plantas, son animales y que por la noche se van de belingo para cazar y matar. También recordar, que la estupidez es muy inmensa, que si tocas un bicho de esos, el veneno que te inoculará te hará cagar en todos tus muertos por lo menos de mil generaciones, así que esto es mejor mirar y no tocar. Después seguimos con unas anguilas escondidas en la arena. Probé a dejar la cámara para que salgan pero no funcionó muy bien, aunque un par de ellas asomaron y a la derecha y encima del logo del mejor blog sin premios en castellano hay otro bicho indeterminado en el que me he fijado al preparar el vídeo. Tras esto vemos un precioso milpiés o quizás cienmilpiés bajo el agua y la siguiente parada nos lleva a un grupo de peces que tienen barbas y con ellas remueven la arena y buscan su papeo, a mí me recuerda a los truscolanes cuando van a hacer la compra en los contenedores de basura, que ellos son así de fabulosos. Tras esto seguimos la ruta, vemos alguna fula y acabamos con un pulpo escondido entre las rocas y al que le tocamos los mondongos.

Seguro que te mueres de ganas de ver el siguiente vídeo, así que vuela a Buceando en el puerto de Sardina del Norte 3

Buceando en el puerto de Sardina del Norte 1

Hoy me he dado cuenta que he hecho un craso error, indisculpable y que me ha permitido usar esa palabra tan ninguneada en nuestro idioma. Seguramente porque me difumino y me distraigo, por aquí no hemos visto los vídeos de las inmersiones que hice en navidades en Gran Canaria, con lo que tendremos que viajar atrás en el tiempo para ver esas tres inmersiones pero por ahora, saltamos al mes de julio para disfrutar con lo que vi en la costa norte de Gran Canaria, en el puerto de Sardina del Norte, en Gáldar, que ha estado casi un año o quizás más de un año fuera de nuestro alcance por la reforma del mismo que han hecho y que aunque lo ha transformado en un lugar más bonito y fastuoso, hizo muy difícil el acceso al lugar a los clubes de buceo. Como de la primera inmersión de ese día tengo más de doce minutos, he optado por dividirla en dos vídeos y hoy tenemos el primero de los susodichos. Este regreso a la categoría más amada del mejor blog sin premios en castellano llega con una canción fabulosa y que pronto podremos disfrutar en los cines, ya que forma parte de la banda sonoral del musical basado en el musical de Broadway «Dear Evan Hansen», del que me han dicho que Virtuditas cuenta hasta los segundos del día hasta que se estrene. La canción se titula You Will Be Found, que aunque los puristas la traducen al español como truscoluña no es nación, yo prefiero la menos objetiva traducción de te encontrarán.

Comenzamos con un tapaculos huyendo de mí por la arena mientras yo lo sigo implacablemente. Después tenemos un pescado camuflado y sobre el primer minuto hasta podemos ver a the Chosen One y luego seguimos hasta que llegamos al lugar que eligió una sepia para camuflarse y nos hace un espectáculo de cambios de colores para camuflarse. Cuando le da la luz de mi linterna se oscurece y cuando va pasando sobre la arena toma los colores de la misma. A mí estos avistamientos me dan hambruna de calamares y sepia o pulpo. Pasados los dos minutos y medio tenemos a un pescado entretenidísimo escarbando buscando algo de papeo. Alrededor del tercer minuto nos unimos a la banda y trato que no noten que yo no tengo el mismo aspecto que ellos pero sin mucho éxito. Más tarde vamos entre las escolleras del muelle y vemos un mero escondido y tras esto, en el quinto minuto, una espectacular morena que además tiene un anzuelo con su sedal en su boca. Acabamos mirando en un hueco entre las rocas y si paráis la imagen y lo miráis detenidamente, hay una langosta canaria escondida allí dentro.

El vídeo de la inmersión continúa en Buceando en el puerto de Sardina del Norte 2

Publicada el
Categorizado como buceo

Una visita final al Ifafa

Que emoción tan grande que tenemos todos esperando el cuarto y último vídeo de mis cuatro inmersiones prácticas para conseguir le especialidad de buceo profundo de PADI. Llegamos a este momento después de estar Regresando al pecio del Ifafa, seguimos Visitando el pecio del Ain Jemaa y esta misma semana nos vimos Regresando al Pecio Ain Jemaa y en esta cuarta y última inmersión, cerramos el cuadrado con un nuevo paseo por el pecio del Ifafa. En esta ocasión y antes de que se me olvide, la música es la canción La fuerza del destino de Mecano, que nos recuerda que el destino de ese pecio igual fue siempre el acabar hundido por fuera del puerto de la Luz y de las Palmas y más adelante, acabar dentro del puerto porque quieren hacer un nuevo dique aún más grande que lo pondrá dentro del puerto. El barco está junto a la escollera del dique y de costado, con lo que vemos un montón de rocas. Aquí si tenemos tiempo para pasearnos por su cubierta ladeada golizneando en su interior. Hasta nos asomamos en algunos rincones buscando los espíritus que habitan en el pecio. El vídeo es espectacular y mismamente parece sacado de la película aquella del barcucho aquel brexitiano que se les escoñó en el viaje inaugural y después una pava feminista se agarró al tablón con saña y dejó morir al pobre Leonardo DiCaprio solo por ser hombre, que hay mucho feminismo dañino por ahí suelto. Al final, cuando subíamos, vemos en la escollera del puerto una anémona que está viviendo por allí.

Regresando al Pecio Ain Jemaa

La semana pasada en el mejor blog sin premios en castellano veíamos las anotaciones Regresando al pecio del Ifafa y Visitando el pecio del Ain Jemaa, dos vídeos que ya son clásicos, obviamente y en los que descendíamos hasta la frontera del buceo deportivo. Todos sabemos que yo no quiero ser obeso y culocochista como algunos otros que no vamos a mentar, así que el buceo sirve para recomprimir mis veintiún gramos de alma y asegurarnos que su volumen sea el menor posible, que a algunos se os está yendo la mano con el volumen de chicha en el que envolvéis los veintiún gramos de alma (y este es un momento tan bueno como otro cualquiera para recordar al populacho la película 21 gramos – 21 grams que ya deberíais haber visto todo ya que hablé de la susodicha en el año 2004, hace prácticamente DIECISIETE años). La razón de los buceos en los conocidos como los pecios del Narcóticos era sacarme la especialidad de buceo profundo tirando a profundísimo, que es el segmento que está entre los treinta y los cuarenta metros y en donde si gritas, es más que probable que nadie pueda oír tus gritos pero más bien porque se te llenará la boca de agua, totorota. La especialidad se consigue tras un examen teórico y cuatro inmersiones y hoy tenemos la tercera de las susodichas, que originalmente estaba planeada en otro pecio, el Arona, pero el capitán de la nave que nos llevaba modificó el plan porque las olas eran de las de toma-pan-y-moja y de hecho, hubo un pavo en la expedición que solo hizo la primera inmersión porque se mareó pa’l coño. Así, terminamos regresando al Ifafa, para hacer las dos inmersiones en el mismo lugar que la vez anterior, solo que con el orden trocado, así que esta vez comenzamos con el Pecio Ain Jemaa, que es el más profundo. Antes de que se me olvide, la música es la canción Leaving So Soon? del fabuloso grupo Keane y está escogida a propósito porque si hay algo que tienen estas inmersiones tan profundas es que se acaban en un pis pás, que en este caso duró veintisiete minutos. Comenzamos viendo el pecio al llegar y después bajamos al fondo marino del agua del mar y que por culpa de la marea altísima, estaba a cuarenta metros. Después pasamos por debajo del pecio y esta vez, en un momento determinado y terrorífico, apunto con la cámara hacia la parte de dentro del barco en la que se dice que hay cienes y cienes de ánimas. Bajo el barco hay un montón de vida. Esto es casi igualito que la película Titanic pero sin la pelandusca aquella agarrada a un trozo de madera y dejando morir al macho por no tener hachazo. Después vemos unos agujeros en el barco y miramos hacia dentro pero sin entrar, que sin la especialidad de pecios está prohibidísimo. Casi al final vemos el pecio del Ifafa, que es en donde está amarrado el cabo de la boya por la que se baja y sube. Decir que el vídeo está hospedado en el llutuve para que hasta esa que siempre se queja lo pueda ver.