Buceando en la baja de Pasito Blanco, segunda parte

La semana pasada vimos la anotación Buceando en la baja de Pasito Blanco, primera parte y hoy tenemos la segunda parte de esa fabulosa inmersión. Comienza exactamente en donde nos quedamos y para esta ocasión, la música es la fabulosa canción Nothing’s Gonna Stop Us Now del legendario grupo Starship, que creo que no hicieron mucho más tras convertirse en leyenda pero bueno, siempre nos quedará esta canción. Comenzamos con el gigante banco de peces roncadores y todos nosotros a su alrededor. Por supuesto hay un momento selfie cuando llevamos unos cuarenta segundos de video. Cuando ya cambiamos de onda nos vamos a visitar una morena negra y después pasamos junto a una estrella de mar. También vemos un par de nudibranquios, que son esas babosas coloridas que apreciaréis de cuando en cuando. Al acabar y cuando hacíamos nuestra parada de tres minutos a cinco metros tenemos a un grupo que acababa de sumergirse y que vemos pasar por debajo de nosotros.

Buceando en la baja de Pasito Blanco, primera parte

Aquellos o más bien aquel que me sigue por los estados de mi güazá, que soy el único ser humano que los mantiene frescos como el pan recién salido del horno y añado varios cambios diarios, saben que llevo unas semanas poniendo los vídeos del buceo en Gran Canaria. Ahora que por fin he acabado de procesar los de la primera inmersión que hice allí, llega la hora de aglutinarlos en un episodio épico y legendario y dejarlo caer por aquí. O no. Lo primero es lo primero, decir que como no quiero recortar nada y son casi diez minutos, hoy tenemos la primera parte de aquella inmersión, que fue en la Baja de Pasito Blanco, al suroeste de Gran Canaria, entre Maspalomas y Arguineguín. La música escogida es la canción Wings del grupo HAERTS.

El vídeo comienza según llegamos al fondo y pasamos al poco por una zona con bastante vegetación marina. Pasado el medio minuto tenemos el primer momento legendario de esa primera inmersión, cuando una raya volaba cerquita de mí, aunque cuando vio mi empecinamiento, salió por patas. Después vemos una buena dosis de morenas, escondidas entre recovecos. Hay alguna Picopato, de cabeza amarilla y en este caso era enorme, perfectamente capaz de comerse un truscolán. También vemos algunos cangrejos araña y llegando al final aparece el banco de roncadores residente en ese lgar y que es espectacular, parecíamos pastores controlando el rebaño. Entre los roncadores se habían colado varios peces trompeta y de vez en cuando vemos alguno en el vídeo.

En el próximo acabaremos esta inmersión.

La segunda parte de mi última inmersión en Kandooma Thila

Todo comienzo tiene un final y éste es el último vídeo de buceo de las Maldivas, lugar al que quiero volver. Este vídeo es el primo hermano de La primera parte de mi última inmersión en Kandooma Thila y de hecho la acción que veremos está empotrada entre los de ayer. Solo podemos acabar con música con sentimiento y con un título bien clarito y por eso he elegido It’s My Life, de Bon Jovi. Comenzamos directamente en el festival de tiburones y con un águila marina moteada que llega y hace una filigrana delante de la cámara con tiburón de espectador y yo llorando de alegría por ver aquello. Después llega otro grupo de águilas marinas y hasta vemos a los colegas agarrados a las rocas porque había corriente. Tremendo flipe cristiano. Tiburones, peces, un fondo marino precioso y águilas marinas moteadas, aquello es el puto paraíso. En algún momento algunos de los tiburones se acercan un montón. Hay un montón de momentos que juro por los lamparones de las bragas de Mafalda que tenía la sensación de estar en un acuario gigante.

La primera parte de mi última inmersión en Kandooma Thila

Cuando estuve en Malasia e Indonesia pensaba que ya no podría superar nunca jamás lo que vi buceando allí y en el mismo año y en una semana y en un solo sitio al que fui prácticamente todos los días en la primera inmersión, encontré maravillas que solo se pueden explicar con imágenes. Como mi vuelo era sobre las diez de la mañana del domingo, podía ir a la primera inmersión del día y aún así, tendría veinticuatro horas antes de volar, que es lo recomendado para sacarte todo el nitrógeno de las entrañas o algo así, que yo soy muy bruto. Esta primera inmersión era mi última y por supuesto, yo no les di opción y todos sabían que sería a Kandooma Thila, el lugar que nos ha dado tantos momentos épicos y legendarios. Creo que esta es la primera vez en la que cambio el orden de los vídeos. La razón es que en el medio de la secuencia, hay uno solo que dura unos cuatro minutos y pico y que será el que veamos en la segunda parte, así que aquí tenemos lo que grabé antes y después de ese vídeo pero como fue en el mismo lugar, ni se nota. Para esta secuencia increíble he elegido la canción Being Boring de los Pet Shop Boys.

Este empieza directamente con águilas marinas moteadas, un montón de ellas, volando en el agua, preciosas mientras nosotros bajábamos y tiburones enormes. La secuencia acercándome es ESPECTACULAR, al comienzo, con tres águilas marinas y un tiburón grandíaimo en el mismo plano. Esos animales son bellísimos. Después vemos una cantidad dantesca de peces disfrutando de la corriente y allí hay más águilas, más tiburones, aquello era una despedida de todos los bichos que se acercaron para decirme adiós. Precioso el ver esos tiburones pasando junto a los peces sin que les pase nada y con águilas marinas en el fondo. Esto es lo contrario de aburrirse, esto es V-I-D-A. En toda esa inmersión los tiburones no dejaron de venir, cuando acabó estuve por quedarme allí de por vida. Más tarde pasa otro grupo de águilas marinas, más tiburones, es que aquello no tenía final y cuando nos estamos marchando y vamos pegados al fondo, dos tiburones enormes delante de nosotros y para acabar, mirando hacia el fondo, como diez tiburones en formación diciéndome adiós. Épico y Legendario: