C’est la vie – Le sens de la fête

De siempre se dijo y es hasta verdad que yo esquivo el cine francés que llega a la cartelera holandesa con una gracia y un poderío que no veas. No se, he llegado a la conclusión que su manera de contar historias no cuadra conmigo y por eso, suelo ningunear a las películas que hay en cartel y que por aquí por Holanda son bastantes y en este caso hice una excepción porque era comedia y el trailer no anticipaba nada terrible. La película es Le sens de la fête y en Holanda se estrenó con el título de C’est la vie que creo que es el que le pondrán en España cuando se estrene a finales de enero.

Un montón de julays trabajan y atienden una boda en un viejo palacio francés pero sin chimpún

En un viejo castillo francés se celebran bodas. La película se centra en el día en el que hay una de ellas, con los trabajadores contratados para el evento y todas sus movidas, el viejo edificio y finalmente la boda, llena de tópicos y de todos esos pequeños detalles que todos odiamos de esas celebraciones.

La película se divide como en dos tiempos. En el primero tenemos la preparación del evento en el castillo con los camareros, los que cocinan, los que tocarán en la banda y todas las tensiones entre ellos ya que parecen tener algo de historia. En la segunda fase llega la celebración de la boda y por supuesto todo se tuerce y tienen que apañar y parchear para que al final la cosa funcione y ese día tan mágico y lleno de emociones sea recordado como tal. De las dos partes, la primera es menos cómica pero está mejor hecha y la celebración, cuando comienza, se alarga demasiado y hay escenas que podrían haber sido abiertamente más cortas. Está bien y te ríes pero le falta algo o quizás sea el humor francés, que no termina de cuajar conmigo. Las movidas con el novio eran las mejores hasta que llegó su discurso y se les fue la mano y lo hicieron muy largo. También la extraña relación entre la coordinadora y el cantante funciona bien al principio pero llega un punto en el que cansa. Son demasiados personajes en una única historia con lo que no nos terminamos de centrar en nadie y pasamos del fotógrafo al novio, al cantante, al gerente, a los invitados, al camarero este y aquel y aunque todos tienen su frase para que nos riamos, me dio la impresión que es algo forzado.

No es el tipo de cine que van a ver los miembros del Clan de los Orcos, que ni se plantearán entrar a un cine en el que la están dando. Probablemente es lo que los sub-intelectuales con GafaPasta consideran cine cómico.

Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

  1. A mi me pasa eso con las alemanas, para que salga una como “El hundimiento” no veas la cantidad de bodrios en serie que hacen, pasa algo así con el cine canadiense. Las francesas y las italianas, me gustan, lo que pasa es que ya no tienen la importancia y calidad que en los buenos tiempos, pasa algo así tambien con su música…
    Salud

Los comentarios están cerrados.