Día de playa en la Estación 3 de la playa blanca de Boracay

El relato comenzó en El comienzo de otro gran viaje

Hoy ha sido un día tranquilo y de esos en los que no hay mucho que contar porque se trataba de desconectarme y adorar al sol y al mar. Por la mañana fui a ver la Roca de Boracay, que está al final de la playa de Bolabog y que por aparecer mencionada en el mapa de mi guía turística, supuse que era gran cosa. En realidad, no valía la pena, aunque en la zona tenían una pequeña zona con un manglar y una pasarela para caminar por el mismo mientras en paneles te explicaban y contaban datos de ese tipo de ecosistema y eso sí que fue interesante. Después, di un rodeo largo, paré en las oficinas de una empresa de transporte para comprar mi billete para que me lleven el sábado al aeropuerto, después me apunté a un paseo en barca alrededor de la isla para mañana, con varias paradas para tirarte al agua y visita a una playa que creo que está en un islote por los alrededores y en la que hay un par de cavernas. Esta será la única excursión que haga estando por aquí. Después regresé a mi habitación, me puse el bañador y me fui a atorrarme a la playa hasta las cuatro y media, momento en el que ya no aguantaba más. Después, ducha y a cenar en el Tilapia ‘N Chips, en donde me comí un filete de pescado empanado que estaba riquísimo. Cuando regresaba hacia la habitación, flipaba con los cantantes malísimos que tienen un montón de restaurantes y bufetes a la orilla de la playa. En los últimos, predominan los chinos y otros asiáticos, que les fascina pagar para comer todo lo que puedan y que se encochinan a conciencia. En uno de esos sitios, que parece ser el más popular en la actualidad, hay unas colas espectaculares para servirse, con una fila de quince metros de gente que espera su turno. En otros no se ve ni a la prima bigotuda de la Pantoja. Un día corto para el relato pero muy bien aprovechado.  

El relato continúa en Buceo y saltando por islotes alrededor de Boracay

Por sulaco

Maximus Julayus

2 comentarios

  1. Este día ya no te lo envidio tanto como el resto, la playa y yo durante tantas horas, seguro que acabaríamos “enemistadas”.

Los comentarios están cerrados.