Doragon boru supa supa hiro – Dragon Ball Super: Super Hero


Que nadie se engañe por aquí, que la peli que voy a comentar solo la fui a ver porque no había más estrenos y porque además, la daban en versión doblada al inglés, que si no me lo habría pensado, aunque reconozco que no tengo ni puta idea de que es el Dragon Ball ese de los cojones y tampoco me interesaba. La fauna de la sala ya lo decía todo, una banda de frikis cejijuntos, mayormente obesos mórbidos, que casi nunca salen de sus kelis y que están detrás de sus ordenadores viendo cosas como esta y pajeándose con hembras amarillas y soñando con ir algún día a Japón y comprar bragas usadas por menores en las veinticinco máquinas que están distribuidas por toda la capital y que te garantizan que la menor las usó al menos veinticuatro horas. Así fue como llegué a Doragon boru supa supa hiro, aunque aquí y en toda Europa se conoce como Dragon Ball Super: Super Hero y es posible que en España hasta la pongan en los cines en septiembre.

Un puñado de julays tienen mucha ira en sus entrañas por no chingar.

Al parecer, un puñado de julays con super-poderes o algo así, aunque nunca me quedó claro, solo que eran frikis, se enfrentan a una corporación podemita y truscolana o así, que hace unos androides malísimos que no veas o así y que inventa un enano podemita como ese que tienen en la sillita de ruedas y que da una grima que no veas cuando sale por la tele y que da hasta rabia porque es un producto defectuoso de importación. Después de dar la vara un rato con polladas y más polladas, los panolis estos se enfrentarán con los androides y con la chusma y gentuza que los creó o algo así y supongo que quieren salvar un mundo, alguno, definitivamente no este.

Para alguien que no tiene ni puta idea de qué es Dragon Ball, esto es una historia sin pies ni cabeza, pero en la que sí que se aprecia que el guion entero no ocupa más tamaño que el de un post-it y que el artisteo que la hizo flipan con colores brillantes alternándose en la pantalla, que escenas de esas pusieron un montón. Puedo confirmar y confirmo que este tipo de animación a mí me da lástima, es peripatética y mejor no decimos nada de los diálogos porque son para clavarte dos bolígrafos bics en los oídos y dejar de sufrir. Los panolis de los héroes tienen como una manía por coleccionar cagarrutas de cabra en forma de bolas y después se las jincan o algo parecido y eso les da infra-poderes peripatéticos y muchos colores brillantes en la pantalla y se ponen a gritar como verduleras de la Isleta y los otros responden gritando aún más y eso provoca más y más cambios de colores en la pantalla y a otra cosa, mariponsón. Me dio la impresión que se repetían todo el tiempo, que al tener tan poco guion, decían lo mismo una y otra vez y bueno, los efectos especiales de este tipo de animación no son malos, son mucho peores, es que ni contratando un equipo de mancos les habría salido tan mal. Lo mejor de la peli fue el aire acondicionado en el cine, que estábamos en ola de calor y no veas como se agradeció. Espero que si algún día ponen otra en un cine, que me pille con mucha variedad para no ir a verla.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos o un sub-intelectual con GafaPasta y te gusta esto, hay algo muy podrido dentro de ti y la eutanasia o el garrote vil son las únicas medicinas que lo pueden curar. Desconfía de cualquier película que use dos veces la palabra super en el título, esa es una buena señal de hecho por un retardado.


Una respuesta a “Doragon boru supa supa hiro – Dragon Ball Super: Super Hero”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.