El descubrimiento de las brujas – A Discovery of Witches

Todos lo sabemos pero lo vuelvo a repetir por si hay alguno muy lento o algún otro al que acaban de descongelar y todavía no está muy lúcido. Ponme un vampiro en una serie de televisión y ya me tienes enganchado como una perra, es que me da igual, yo hasta vería partidos de baloncesto en una liga con vampiros y mira que ese deporte me parece estúpido. ¡Qué coño! Hasta vería partidos de golf de vampiros y de adolescente usaba el golf para quedarme dormido cuando lo daban por la tele porque no hay nada más estúpidamente aburrido que eso. La serie de hoy se titula A Discovery of Witches y en España se estrenó como El descubrimiento de las brujas aunque no tengo ni pajolera idea de en qué cadena la dieron.

Una pava que es bruja y que viene de una familia muy de brujas, va a Oxford a investigar un papelote o algo así y allí conoce a un vampiro, que las brujas y los vampiros y los demonios, conviven pero se llevan todos entre ellos pero que fatal. Pues mira tú por donde, esta bruja se encoña del vampiro que casualmente se encoña de la bruja y los dos se pasarán una primera temporada intentando no ponerse la pierna encima para que el otro no levante cabeza y en la segunda, directamente, revolcándose como pecadores. La bruja no encuentra el papel que buscaba pero como que le vienen unos poderes especiales, como si estuviera comiendo espinacas, que no se me ocurre algo más asqueroso que comer. Por supuesto, entre los demonios, entre otras brujas y entre los vampiros, todo el mundo está inquieto porque estos dos tengan tejemanejes y además de resolver el enigma, tendrán que luchar contra todo y todos.

La serie funciona por la química de la pareja protagonista y quiero recalcar y recalco que aunque hay un vampiro y una bruja, no es de terror, es más bien de fantasía mezclada con calenturas y mucho drama. El arco de la primera temporada fue fabuloso y cuando pensaba que la cagarían con la segunda me sorprendieron y directamente dieron un bandazo espectacular y es que no te la ves venir por ningún lado. La bruja es la guapísima Teresa Palmer, que en muchas películas en las que ha salido le dan el papel de florero pero aquí por fin puede demostrar que si la dejan, sabe actuar. Esto en algunos momentos recuerda a la saga Crepúsculo, pero sin las ñoñerías de la pava, aquí ella tiene unos poderes de abra-cadabra que según va avanzando la temporada van aumentando y en algunos momentos, hasta el vampiro se acojona pensando que la pava, a poco que se la empete por el agujero equivocado, le puede hacer pupita de la peor.

Esto se lo pones a un miembro del Clan de los Orcos y es más que probable que se duerma en los primeros cinco minutos y por eso mismo, es más bien el tipo de producto que en secreto y sin reconocerlo nunca-jamás, verán los sub-intelectuales con GafaPasta.

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.