El otro Yaksha


La parejita de la Yaksha que vimos ayer es la de hoy y esta es que está verde de tanta rabia que le tiene a los truscolanes y podemitas. Dicen que estas estatuas también protegen contra los malos espíritus y debe ser cierto porque Carlos Jesús y sus intimísimos de Raticulín nunca han ido a visitar el lugar. Cada una de estas figuras debe tener unos cuatro o cinco metros de alto.


Una respuesta a “El otro Yaksha”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.