Categorías
Reality sucks

El primero y espero que el último del 2020

Después de regresar de Gran Canaria, justo el día de mi cumpleaños o quizás al día siguiente, agarré un catarro tremendo. Estuve tres días completamente fuera de servicio, muriendo sin morir en mí. El mismo día que yo pedí que me apuntaran en la lista de los moribundos, el chamo que se sienta enfrente de mí también lo hizo, pero él estuvo malo con gripe, con varios días de fiebre y lo mío fue resfriado, dado que no tuve fiebre en ningún momento. Eso sí, ambos estábamos cansados como truscolanes después de la centésima manifestación. En mi caso, mi cuerpo eligió que dormitara de día e hiciera vigilias de noche. Por suerte, en mi caso, tras tres días regresé a la oficina, bien entrado en la fase del pollo verde-fluorescente y por si aquí hay algún inculto, un pollo en este caso se refiere a la octava definición de la RAE, esa que lo concreta como escupitajo o esputo, que una vez empecé a limpiar los pulmones, los lapos eran épicos.

Una diferencia significativa entre el sistema holandés y el español es que si te pones malo en Holanda, llamas a la oficina (o mandas un correo) e informas que estás malo y te añaden a una lista que se le pasa al seguro para que tras tres días se haga cargo de la parte de tu nómina de esos días, algo que se apaña entre la empresa y el seguro. En ningún momento, al menos en las tres primeras semanas, hay ningún médico involucrado y para indicar que estás enfermo no tienes que presentar ninguna baja médica. Cuando la enfermedad se alarga, entonces la empresa suele enviar un médico que comprueba que estás malo. El día que te incorporas al trabajo, avisas al mismo al que le pediste que te pusiera en la lista de moribundos y le pides que te saque de la misma y ya está. Hay un montón de confianza entre empresa y empleados de que nadie abusará del sistema y en el noventa y pico por ciento de los casos, funciona, la gente no se pone enferma por gandulismo ni con falsas enfermedades.

Espero que este haya sido mi primer y mi último resfriado del año, que yo prefiero ir a la oficina y disfrutar de la calefacción gratuita y de los cafelitos de calidad con granos de café recién molidos.

Por sulaco

Maximus Julayus

Una respuesta a «El primero y espero que el último del 2020»

¿Estás seguro de que en tu árbol genealógico no ha habido algún truscolán?
Porque coño, mira que gustarte ir al curro por la calefacción gratuita y el buen café, eso es de truscolanes puros y duros…
¡Manda cojones!
Salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.