El vacío

Con la angustia tan grande que da saber que los hospitalizados por el virus truscolán y podemita siguen subiendo, el lunes, a falta de nuevas películas en la ciudad de Utrecht, escapé a Ámsterdam para saquear la filmoteca y también uno de los multicines de allí en el que están poniendo una comedia romántica que parece que jamás llegará a Utrecht. El día era un tanto raro porque estábamos en alerta amarilla por vientos truscolanes fortísimos y por lluvia, con lo que pese a ser día de salir a correr por la mañana, lo tuve que postergar porque habría sido una locura salir a la calle a recibir baldes de agua helada y luchar contra el viento. Como el viento iba hacia el norte, cuando salí de mi casa en bici para ir a la estación, mayormente no tuve problemas porque me empujaba por detrás y no fue hasta llegar a Ámsterdam cuando por fin lo pude sentir en toda su gloria.

En las más de dos décadas que llevo viviendo en los Países Bajos, no recuerdo haber visto la ciudad de Ámsterdam tan vacía (sin contar el 2020 cuando las tiendas estaban cerradas). Creo que en ningún momento me crucé con un turista, que aunque un lunes es un día malo para verlos, en el pasado siempre estaban ahí, los siete días de la semana. También encontré un montón de las tiendas que vivían de los turistas cerradas, han desaparecido y en su lugar han quedado locales vacíos. Recuerdo que en la zona en la que está el Hard Rock Café había una tira entera de esas tiendas y no ha quedado una abierta y en otros lugares, otros negocios, sobre todos los que pertenecen a multinacionales, están temporalmente cerrados y te dan las indicaciones para ir al que ha quedado «de guardia«, el que sigue abierto. Lo que sigo sin comprender es como el turismo ha caído estrepitosamente y sin embargo, la burbuja inmobiliaria está más inflada que nunca, con un incremento del precio de la vivienda el año pasado de cerca del treinta por ciento, no solo en Ámsterdam, también en Utrecht y prácticamente en todo el país. En mi barrio, que es el que está más al sur de la ciudad y que muchos de mis amigos decían que aquello no era ni Utrecht, ahora las casas están a precios prohibitivos y como son más grandes y más nuevas que en los barrios más cercanos al centro, ahora resulta que es más caro porque más gente se quiere mudar allí y tener una casa en la que no escuchas los peos del vecino ni puedes seguir sus paseos sonámbulos porque cuando tienen los suelos de madera, esas casas lo transmiten todo, estás conectado a dos de las tres autopistas que rodean la ciudad y tienes una cantidad ingente de parques a tiro de piedra para ir a caminar, correr o pasear en bici. Gracias a la página de venta de casas holandesas he descubierto que mi barriada periférica tiene once mil julays y el reparto estadístico de esa población está muy equilibrado.

Por sulaco

Maximus Julayus

6 comentarios

  1. Es escandaloso, en estos momentos seguramente vale más del doble de lo que yo pagué en el 2005. Ahora en Holanda están descubriendo el concepto de los hijos viviendo con los padres hasta los sesenta. Con estos precios, los jóvenes no se pueden ir de casa y se les pegan a sus viejos como ladillas a güevos.

  2. 1- Aquí increíblemente lleva sin llover casi todo enero y lo que llevamos de febrero… esto en mi tierra es un extraño, he tenido que regar las plantas de fuera porque se me morían secas en pleno invierno. O viene una primavera más normal o en verano las vamos a pasar canutas.
    2- Creo que el tema de la vivienda es generalizado. Donde yo vivo sacaron un piso a la venta y pedían EL DOBLE de lo que yo pagué por el mío (más grande) hace tres años.
    3- Al final no cayó en Madrid el bocata de calamares.

  3. Virtuditas
    3 – menudo drama
    1 – ayer cayeron como 6 centímetros de agua, eran baldes y baldes de agua con viento de 100 km/h. Desde que volví de Gran Canaria ha llovido tanto que me he tenido que comprar un nuevo par de zapatillas de correr, unas que tienen más suela y protegen del agua porque las dos primeras semanas al volver, cuando llegaba a mi casa después de correr tenía los calcetines totalmente enchumbados y chorreando.

  4. Está claro que os estais quedando con toda el agua por tu tierra, porque aquí ni gota, y sinceramente, ya la echo de menos, hasta las plantas están como tristes, aunque sigan verdes por ahora. A ver cuanto duran.
    Solo tenías un par de zapatillas para correr, so rata??

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.