Esa playa

Creo que ya lo comenté en verano o en navidades el año pasado. La playa de las Canteras, en la ciudad de las Palmas de Gran Canaria, es un organismo vivo y cambiante que he visto y al que he acudido durante toda mi vida. Cuando era pequeño la playa Chica y todo lo que viene después hasta la Cícer era una buena playa, con cantidades apreciables de arena. Con la subida del nivel del mar, toda esa parte está desapareciendo y ahora es muy normal el ver el mar golpear la avenida de la playa durante la marea alta (o llena). Está claro que en unos pocos años tendrán que hacer algo para proteger las casas y los edificios porque el agua acabará invadiendo la ciudad. Recuerdo que los “expertos” afirmaban que las Canteras se llenaría de tal cantidad de arena que movería la línea de la playa hasta la barra, esa protección natural que hace esta playa un sitio tan fabuloso. No solo es que no vaya a suceder, es que ahora, cada vez hay menos arena porque el mar se la está llevando a algún otro lugar del fondo marino del agua del mar. Es un cambio brutal y que está a la vista de todos y ahora, cuando voy a la playa, tengo que usar un programa en mi telefonino para controlar las mareas ya que con marea alta, ni me molesto en ir a la zona De la Peña de la Vieja, zona en la que está cierta y fabulosa heladería canaria que tiene el mismo nombre y me voy directamente a la parte de la playa en la que hay arena.

Eso es lo negativo, en el lado positivo, cuando yo era pequeño había un montón de pescadores que se ganaban la vida pescando y que lo hacían también en la zona que está entre la playa y la barra y era muy pero que muy pero que muy raro ver algún pescado. Ahora que la pesca ahí está prohibida, los peces han vuelto, en masa, pero no pececillos minúsculos, sino peces grandes, hay viejas a porrillo, tanto de las que vienen del norte, de Europa y de la península y que parecen lagartos con esas pieles plegadas y abrasadas por el sol como peces de esos conocidos como viejas, entre otros, que hay una abundante vida en la playa e incluso es posible ver chuchos, no los que algunos se imaginan sino rayas marinas, que así es como se las conoce por aquí. En el fondo marino, además, hay unas poblaciones de plantas increíbles, lo que los canarios conocen como SEBA, hay praderas gigantescas totalmente cubiertas de plantas en el fondo de la playa y cuando esas plantas se mueren, se sueltan, cambian del color verde al marrón y el agua las arrastra a la orilla y el mar las acaba expulsando del mismo, solo que ahora parece que lo hace siempre en la zona De la Peña de la Vieja y la semana pasada echó tal cantidad de seba que llevan casi siete días recogiendo al menos tres camiones diarios usando un tractor, dependiendo de las horas que pueden trabajar por la mañana antes de que lleguen los usuarios de la playa y por lo que parece y a menos que pongan más tractores, les queda seba para una o dos semanas más.

En la zona de la Cícer, en donde antes de yo emigrar se podía ver algún pavo surfeando, ahora hay una industria gigantesca dedicada al tema, con cientos de julays que se apuntan a cursos para surfear en esa ola fabulosa que está siempre allí y algunas mañanas o tardes, cuando paso caminando, se pueden ver cientos de personas con sus tablas en el agua. Es increíble.

Me pregunto qué le sucederá a la playa cuando el mar suba otros veinte o treinta centímetros …

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

  1. Si, con esto del cambio climático vamos a ver muchas cosas que no van a ser nada agradables, pero las habrá tambien positivas, como alguna de las que cuentas…
    Salud

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.