Flee – Flugt

Tremenda semana tan rara que me está saliendo, pero bueno, así son las circunstancias de la vida. La peli de hoy es una especie de documental de animación danés y que está nominado a tres Oscars, el de mejor documental, mejor película de animación y mejor película extranjera. Supongo que por eso, en alguno de sus pases la han puesto con subtítulos en inglés, que fue como la vi aunque estaba totalmente dispuesto a verla con subtítulos en neerlandés. Se titula Flugt y en España pasó por los cines a mediados de febrero con el título de Flee, que es el internacional y que todos sabemos que significa truscoluña no es nación o huir.

Un julay que huyó de Afganistán en los ochenta como niño, está a punto de casarse con su novio, el macho de las cañás y con la movida del matrimonio como que por fin decide abrir su alma además de su orto y contar su historia al pavo con el que se va a casar, que realmente no tiene ni puta idea de lo mentiroso profesional que es el chamo para sobrevivir y para proteger a su familia, o algo así.

Con dibujos animados y con entrevistas en las que va contando las cosas mientras vemos esos recuerdos en dibujos animados, el chamo nos cuenta como mataron a su padre en Afganistán cuando los rusos se marcharon y como al final él, su madre y su hermano mayor, huyeron a Moscú, en donde las pasaron putas, putas y finalmente otro hermano aún más mayor los ayudó a huir, solo que todos los otros acabaron en Suecia y él terminó en Dinamarca y los traficantes de inmigrantes le dijeron que no contara nada para que no lo echaran y se puso punto en boca y no dijo ni tururú. En su historia, hay abusos de la policía rusa, hay abusos de los que trafican con gente y los sacan del país, hay escenas terribles, pero también hay algo de esperanza.

La particular forma en la que nos cuentan el documental, con dibujos animados, escuchando las voces, es simplemente fabulosa. La historia tiene sus más y sus menos y en algunos momentos es más bien floja, pero siempre se recupera y seguimos al chamo este que parece un imán para las desgracias, es que lo siguen con saña. Hay momentos preciosos y en los que te salta alguna lágrima y momentos en los que te escandalizas por lo que hacen otros o por lo que se ve obligado a hacer para sobrevivir. La película va mostrando como el racismo lo va siguiendo, de país en país y como a eso se suma el miedo a que encima sepan que no es que sea mariquita, es mari-CÓN-CÓN-CÓN y que cada vez que ve un macho que le gusta, es que el orto se le desmanda y se pone apuntando al susodicho macho para que se la empete hasta los pelos de los güevos.

Definitivamente, es un documental, con lo que los miembros del Clan de los Orcos harán bien en mantener la distancia que todos sabemos cuales son sus limitaciones. Si que gustará a muchos de los sub-intelectuales con GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.