Hillbilly, una elegía rural – Hillbilly Elegy

Una modilla pandémica que está muy extendida en los Países Bajos es que las plataformas esas que tanto abundan ahora, estrenan sus películas durante diez días o un par de semanas, antes de que lleguen a la plataforma, en los cines y así consiguen que los críticos cinematográficos las vean y hablen de ellas y ganan más visibilidad para cuando ponen otra película en los océanos en los que se están convirtiendo, que en algunas de ellas es imposible encontrar algo nuevo de calidad porque no existen críticas externas ni promoción alguna. La de hoy es una de ellas, se trata de Hillbilly Elegy y en España ya está en su plataforma como Hillbilly, una elegía rural.

Una familia de julays de Vecindario capital de Mordor las pasan putas y canutas.

Un pavo de una familia pobre y problemática, pero blancos de los que votan a cierta alimaña a la que ahora hay otros tratando de botar de la keli en blanco, recibe una llamada de su hermana diciéndole que su madre está jodida y mal pagada y tiene que volver a casa arriesgándose a perder una beca que necesita para poder continuar en la universidad. Al llegar, recuerda cosas de su vida con su madre, su abuela y de él y vamos viendo que esta gente que vemos como simples y simplones, pues lo son, pero también son algo más. O una cosa parecida.

Puedo comenzar y comienzo diciendo que no he leído el libro en el que se basa la película ni pienso hacerlo porque no es una de las temáticas que me atraen como lector. Dicho esto, tengo que reconocer que yo no caigo en el grupo de los que odian la película y más bien estoy en el grupo contrario, para mí es una obra excelente que tendrá o no tendrá sus tópicos pero que retrata con una precisión fabulosa los problemas de una familia en la que el abuelo es maltratador, la madre es jacosa, la abuela trata de sacar adelante a los nietos y estos han conseguido sobrevivir a esta mierda de familia y sacar sus vidas adelante. Yo disfruté enormemente todos y cada uno de los minutos de la película y aluciné en al menos seis dimensiones con la actuación de Glenn Close, que para mi borda la perfección. También me gustó un montón Amy Adams, como madre jacosa y mal jodida y pagada que hace daño a sus hijos y a su madre y es consciente de ellos pero no lo puede evitar. Esta es una de las historias más interesantes que me han contado en un cine durante el 2020 y viene de la mano de Ron Howard, uno de los grandes directores norteamericanos.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, seguramente te aburra porque esto es como tu autobiografía pero con gente gringa así que mejor la dejas pasar. Debería ser obligatoria para los sub-intelectuales con GafaPasta y después que la despellejen y eso.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.