Mank

Igualito que la peli que comenté esta mañana, esta es otra de la misma plataforma que han puesto en los cines durante unos días y aproveché la oportunidad para ir a verla ya que si solo es en su plataforma, jamás la veré y jamás la comentaré por aquí. Yo diría que junto con la otra, estas dos tienen muchas opciones en los premios de la tele y quizás hasta en los de cine. La de hoy se llama Mank y en España se estrenó en su plataforma con este mismito título y el subtítulo de truscoluña no es nación.

Un julay borrachuzo escribe un guion con mucha inquina

Todos hemos oído hablar de una peliculilla gringa titulada Citizen Kane, salvo por Genín y su íntimisima que esos dos seguro que estuvieron en el estreno. En la película de hoy nos centramos en el guionista y en como Orson Welles lo enclaustró en la campiña para que escribiera el guion de una de las grandes obras maestras del cine y además, cuando ya está escrito, vemos como el chamo es acosado por todo quisqui para que no lo entregue porque todos reconocen que es un clásico pero que hacerlo emputará a cierto julay.

Yo recuerdo haber visto la película mencionada en la tele pero vamos, que fue hace tanto tiempo que ni me acuerdo y a menos que la devuelvan a los cines, tampoco la veré. Lo que sí que no sabía es que hay una historia interesantísima con el guionista, que es lo que vemos aquí y que el chamo, un alcohólico consumado que consiguió pasarse por el forro todas las artimañas de Orson Welles para que no bebiera, tiene una historia casi tan intersante como el guión que escribió. La película es un despliegue interpretativo fantástico de Gary Oldman, que borda al guionista ese alcohólico y que está postrado en una cama y a la vez escribe y recibe gente que trata de disuadirlo, con abundantes flashbacks a su vida hasta ese punto. Está rodada en blanco y negro, con lo que asustará a muchos que igual hasta llaman a sus oculistas para confirmar que no sucede nada malo con sus ojos y en muchísimos momentos nos da la impresión que es una película viejuna, se rodó como se hacía el cine en la edad de oro del Ancestral, no como se hace hoy en día. La historia es absorbente, está muy bien contada, es dinámica, no aburre y tiene un objetivo claro y contundente y además, como todos sabemos que esa película existe, aunque no la nombran explícitamente por su título, todos sabemos como debería acabar. No es un clásico, pero sí que es una buena peli.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos huye de algo así que es demasiado sofisticado para ti. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, esta es una de esas obligatorias.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

3 comentarios

  1. Si claro, es difícil de olvidar el comienzo y el final de la peli con esa bola de cristal resbalando de las manos del prota, quien suelta la famosa palabra…
    Salud

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.