Joker

Hasta que Scorsese lo dijo, yo me sentía como el único ser humano que quedaba en el universo conocido y por conocer que se lamentaba por la usurpación del espacio cinematográfico por parte de los super-héroes. Todos esos pollabobas, siempre con lycras, siempre salvando el mundo y siempre con las mismas polladas y con una película y otra y cien más que no añaden nada, salvo por contadas excepciones. Por eso, cuando vi el logo de la DC y el trailer la primera vez, quedé francamente desconcertado, allí faltaba mucha lycra marcando paquete, si hasta en el trailer se veía al chamo en calzoncillos y se echaba de menos que le hubieran metido unos calcetines de lana ahí debajo para impactar. Con curiosidad y con esperanza porque ganó un festival de cine de sub-intelectuales con GafaPasta, fui a ver Joker, la cual se ha estrenado en todo el universo con el mismo título y esto incluye España y hasta las provincias truscolanas, que no son nación.

Un julay rarito está como una jaira.

En la ciudad de Gotham, un friki que trabaja de payaso y comediante y que tiene más que probados problemas mentales recibe una serie sucesiva de palos de parte de sus conciudadanos y eso lo va transformando en un ser malvado y cínico que busca el mal como parte de su gozo más interno, vamos, como cualquier hijo de perra sucia y rastrera truscolana. Viviremos esa transformación y la de una ciudad que se identifica con él por un exceso de chusma y gentuza de la peor.

No diría que es una obra maestra pero se queda muy cerca. Les sobraron quizás un cuarto de hora una vez alcanzamos la mitad de la película que no aportan nada salvo estirar el concepto pero por lo demás, el guion es muy sólido, la dirección es soberbia y Joaquin Phoenix está sublime, no solo por la espectacular pérdida de peso, que el pobre se quedó en los huesitos, casi como si quisiera rodar a continuación un biopic de la Angelina Jolie y él ya tiene el cuerpito famélico, no es que en su cara se reflejan una cantidad dantesca de emociones, en sus actos, en la manera en la que responde ante situaciones en las que la mayoría haríamos lo contrario y también con su risa, que te pone los pelos de punta. La película tiene abundantes escenas que te hacen sentir mal por como se están desarrollando y funciona maravillosamente cuando Joaquin Phoenix está en pantalla. Igual que en el medio pienso que aflojó algo, en la traca final, cuando hay más gente en las escenas y en muchas de ellas él no aparece, ahí se les va el control y la cosa deriva hacia una película normalucha de acción y violencia, pero por suerte esas escenas son un par de minutos y afectan mínimamente al resto de la historia. Es una historia fabulosa contada muy bien.

Supongo que la violencia atraerá a los miembros del Clan de los Orcos pero no estoy seguro que los diálogos los consigan mantener entretenidos. Sí que es una joya para todos y cada uno de los sub-intelectuales con GafaPasta.

2 respuestas a «Joker»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.