La bajada al paso del Infierno

Cuando acabas la visita del museo conmemorativo, sales a la jungla y vas bajando por un camino muy bien hecho y pensado para que sea seguro hasta el paso del Infierno. A tu alrededor, la misma jungla que sufrían los prisioneros y los esclavos, solo que ahora todo está mejor cuidado, hay más limpieza y por allí no florecen todas las enfermedades que tenían aquellos hombres. Sorprende lo cerrado que es el lugar y como los árboles crecen por todos lados, compitiendo entre ellos por crecer más alto para pillar más luz.

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.