La bici-ucraniana

Yo tengo cada vez más claro que los puentes que están junto al Spiegelgracht, literalmente el puente truscoluña no es nación o si no eres literal, el canal espejo, son un criadero de bicicletas maravillosas y este año ya me han dado maravillas, así que mi sorpresa fue mayúscula cuando pasando por allí el viernes mientras iba del multicines Pathé City al Pathé de Munt o viceversa, resultó que han puesto una nueva bici en el lugar y esta celebra el valor y la dignidad de UCRANIA y de sus ciudadanos. La bicicleta tiene un toque girasol gigantesco, que todos sabemos que son uno de los principales productores de Europa y del universo y hay algo malvado, podrido, asqueroso y zarrapastroso clavado en ese tulipán con el nombre del segundo ser humano más deleznable y despreciable del siglo XXI (equis-equis-palito), que el primero fue aquel que huyó cobardemente en el portabultos de un coche y además le pidió ayuda a esa escoria para inventarse su país. De la bicicleta podemos decir poco más, salvo que la pintura es muy reciente, definitivamente no es una bici para usar porque lo de pintar la cadena de la bicicleta de amarillo es una idea terrible y que todos le deseamos de corazón a los ucranianos lo mejor y a los asesinos que los han invadido y a los partidos izquierdosos y rastreros pagados con dinero ruso, iraní y venezolano, a esas ratas repugnantes les deseamos todo lo peor, siempre.

Publicada el
Categorizado como bicicletas

Por sulaco

Maximus Julayus

6 comentarios

  1. Has cambiado el avatar! tuve que mirar dos veces en el tuyo y el de Montse, he de acostumbrarme…
    Respecto al tema que tocas…. es que no sé ni que decir… somos una especie ¿inteligente?…

  2. montse, te quedó precioso.

    Virtuditas, está claro que aquí hay gravatares preciosos y las bestezuelas como tú y el Ancestral con esas ordinarieces. Decidí unificar mi imagen y puse la que tengo de fondo de escritorio y en mi güazá, que así todo queda conectado. Esa foto me la hizo una china mientras esperaba en el fondo marino del agua del mar, en el Parque Nacional de Komodo, en Indonesia, a que llegaran las mantas, que al final llegaron y tuvimos una orgía de mantas y un desmelene. Como se trataba de conservar el aire, lo mejor es relajarte y moverte lo menos posible.

    Virtuditas, y gracias a Dios que no se enteran de los cambios de color que le jinco al tema cada semana, que nadie ha dicho nada mientras hemos ido pasando por diferentes etapas hasta llegar al verde de esta semana.

  3. Pues he puesto la roca mas famosa de la playa de Monsul que siempre me ha gustado mucho y que éste año me he quedado sin ver porque cuando nos poníamos en camino, a la salida del pueblo ponía un cartel que decía «playas llenas». Así que tocaba buscar otra playa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.