La semana pasada en Distorsiones

La semana pasada, con la entrada en un nuevo mes, tuvimos un nuevo episodio de La guerra del Tongo y por fin acabamos con los vídeos de aviones Aterrizando de nuevo en Lisboa yendo hacia el norte. En Lo que escucho tenemos un repaso a los podcasts que escucho en el 2022.

En Koh Samui comenzamos con La vista desde el mirador de Pha Chan Charat y hay una ración de más de lo mismo en la Panorámica desde el mirador de Pha Chan Charat y tripitimos en el tema con Es un mar de islotes y cerramos la semana con Islas en verde.

Tenemos una nueva Bicicleta, una RadRunner que ya he añadido al Álbum de fotos de bicicletas. Aunque no lo dije en la anotación, me he cruzado con varias y estas bicis en realidad son motocicletas camufladas, tienen un modo en el que la batería lo hace todo y el ciclista no pedalea, con lo que eso deja de ser una bici y se convierte en una motocicleta.

Fui a ver OCHO películas al Cine, de las que dos fueron repeticiones, aunque de ninguna de ellas había hablado, ya que una fue Dog. Un viaje salvaje – Dog, que incluso mejoró su puntuación la segunda vez que la vi y la otra fue la repetición de la fabulosa y maravillosa The Batman, que vi dos días seguidos y no será la última vez. Por aquí me tocó comentar la mierda de comedia holandesa Ik wist het y acabamos igual de mal con el masque infumable de Gekijôban Sword Art Online Progressive Hoshi naki yoru no Aria (es más fácil pronunciarlo como esa puta mielda del copón). Hace eones que no lo hago por las circunstancias de la vida, que son así, pero decir que acabé el mes de febrero habiendo visto VEINTIUNA películas en el cine y claro, no lo podemos comparar con el 2021 porque ahí estaban los cines cerrados y nos tenemos que ir hasta aquellos maravillosos años del pasado, en febrero del 2020, que a pesar de tener un día más, solo vi diecinueve pelis. El acumulado del 2022 está en treinta y tres películas y eso nos pone a la altura del final de julio del año pasado, cuando fui a ver Jungle Cruise o al inicio de la cuarta semana de febrero del 2020, cuando vi Parásitos – Gisaengchung, más o menos a la misma altura que en el 2019 con Van Gogh, a las puertas de la eternidad – At Eternity’s Gate, aunque en el 2018 llegué a esa cantidad a mediados de febrero con Gek van Oranje y en el 2017 fue incluso unos días antes con Harry Potter y la piedra filosofal – Harry Potter and the Philosopher’s Stone y en el 2016 fue exactamente a mediados de febrero con Deadpool y en el 2015 fue al final de la tercera semana de febrero con Kingsman: Servicio secreto – Kingsman: The Secret Service y en el 2014 fue aproximadamente en el mismo momento con La Lego película – The Lego Movie y mira tú que en el 2013 fue en la segunda semana de marzo con Hansel y Gretel: Cazadores de brujas – Hansel & Gretel: Witch Hunters y en el 2012 fue a mediados de marzo con la basura de La montaña rusa y en el 2011 fue también a mediados de marzo con Torrente 4 – Lethal Crisis y en el 2010 fue a finales de marzo con La carretera – The Road y en el 2009 fue de nuevo en la tercera semana de marzo con Che: Part One – Che, el argentino y en el 2008 fue a mediados de marzo con la basura de 10,000 B.C. – 10.000 y en el 2007 fui a ver en mayo una peli llamada Orquídea negra, que fue en un festival de cine latinoamericano y al parecer, jamás la comenté y buscándola en Internet, no existe para googlEvil,así que resultó que me equivoqué al escribir el nombre y la película se llama Mariposa negra y aquí lo dejamos.

La comida que salió de la cocina de mi keli fue:

Y así transcurrió la semana.

Por sulaco

Maximus Julayus

3 comentarios

  1. Esto me ha recordado que aunque parezca difícil de creer, aún no he visto Deadpool… Lo sé, no tengo perdón.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.