La dama de oro – Woman In Gold

Un dramote en la cartelera en esta época del año es una rareza ya que estamos en plena temporada de películas malas-malísimas o las de abultados presupuestos y excesos en los efectos especiales diseñadas para descerebrados. Obviamente, cuando una cosa así sucede, solo puede ser en la filmoteca y como recién acabo de volver a arrancar mi maquinaria cinematográfica, me monté una sesión doble y fui al cine a ver Woman in Gold, película que en España se estrenó a mediados de abril con el título de La dama de oro y que es poco probable que siga en cartelera.

Una julay se empeña en darle por culo a los austríacos y como que lo consigue

Una chama judía, americana y austríaca y que huyó de este último país durante la Segunda Guerra Mundial y perdió un montón de cosas, regresa al mismo para reclamar unas pinturas que eran propiedad de su familia y que les fueron robadas por los nazis. Ayudada por un abogado que no tiene muy claro lo que quiere hacer en esta vida y que está cubierto de mierda hasta el cuello, la chama derribará todos los obstáculos que le ponen y revolcará en el lodo de la vergüenza y la ignominia a un país que vendió su alma a los nazis y ahora pretenden hacer como que eso no pasó.

Cuando tenemos una historia interesante y un director que la quiere narrar de una manera simple y directa, hay que ser muy lerdo para cagarla y por suerte no fue algo que pasó en esta ocasión. La película nos lleva por el presente de una batalla legal y política por reclamar lo que es suyo de una mujer que tuvo que dejar su país y que está interpretada por la fabulosa Helen Mirren que como casi siempre, nos regala un trabajo inolvidable. La sorpresa de la película es Ryan Reynolds, actor que comenzó bien su carrera, después tuvo una serie de mierdas de papeles y que parece que ahora regresa al buen sendero. En un papel secundario pero significativo está el actor alemán Daniel Brühl que parece que han descubierto en Hollywood y que siempre logra que te creas su interpretación. Con este trío y con un montón de buenos actores secundarios, con una historia interesante y un montaje dinámico, que roza sentimentalismos pero que no se ahoga en ellos y que usa los flashbacks de una manera inteligente, el resultado es un regalo para los espectadores que están buscando algo de buen cine en el páramo en el que andamos en esta época del año. Merece la pena recordar que es un drama, así que nadie se debería esperar cachondeo y cosa buena.

Este es el tipo de cine que puede matar la única neurona de los miembros del Clan de los Orcos y que por tanto no deberían verla. Por otra parte y visto lo poco que hay en cartelera, es perfecta para los sub-intelectuales de GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Los comentarios están cerrados.