Categorías
Reality sucks

La guerrilla

Cuando al final del verano comenzaron las hostilidades, algo que ya mencioné como de pasada en Jardín, comida y movidas en el curro, parece que algunos en mi empresa subestimaron mi mala leche. Entramos en el quinto o sexto mes de esta guerra de guerrillas y los que juraron lealtad al bando contrario se han dado cuenta que habría sido mejor mantener la neutralidad. Yo ni perdono ni olvido y si puedo joderlos, lo hago y ahora reciben palo tras palo, uno a uno, despacito pero sin pausa y me da igual que hagan actos de constricción, si estás en el otro reverso, allí seguirás, para siempre. Todas las herramientas que controlo y que permiten a nuestra empresa funcionar, tienen ahora aquellos que están en gracia y que reciben todo tipo de atenciones para que sus solicitudes se hagan lo antes posible y después están los otros, los que ahora, cuando quieren algo, saben que será un ejercicio de sangre, sudor y lágrimas, en el que yo respeto escrupulosamente las reglas de la empresa y las uso contra ellos. Mi antigua jefa ahora sabe que su traición ha tenido un precio altísimo y todas las cosas que yo le permitía y que ella daba por supuestas ahora que no están, se reflejan en su cara, en donde le están saliendo granos a porrillo de la tensión tan grande a la que está sometida, ya que procuro que la lluvia de misiles sobre ella no se detenga y cuando cree que está al final del túnel, le meto dos kilómetros más de problemas. Aquí los indecisos han de declarar su lealtad y apechugar con las consecuencias.

Uno de los efectos colaterales de esta guerra es el impacto en los flujos de información. La manera de trabajar de algunos jefillos es usando rumores y propuestas que dejan caer en un punto para ver la reacción del populacho antes de decidir si lo harán. Ahora esos rumores y propuestas caen pero nadie los recoge, yo he cambiado la organización de una vertical en la que las cosas se mueven entre plantas a una horizontal en la que nadie sabe nada de lo que sucede en los otros reinos. Eso me permite esperar el momento oportuno para dar el palo adecuado. En estas guerrillas, todos sabemos que habrá una reorganización, está en el código genético de la empresa y yo ya tengo un montón de información sobre la misma pero como no la propago, o mejor dicho, como la altero y distribuyo quizás en una versión no aprobada, el pánico cunde y ya tenemos dos ratas que han saltado del otro barco, que definitivamente se está hundiendo. La pava que pensó que podría atropellarme y pasar por encima mío tan campechana ha descubierto que el valle ese de lágrimas que se menciona en ciertos libros está aquí, en la oficina, exactamente por donde ella camina y con cada paso que da, yo la obligo a retroceder unos cuantos. Ella no lo sabe todavía pero uno de sus aliados en su círculo de confianza no la va a traicionar pero se le va a ir, ya está decidido sacarlo de su entorno y ponerlo en el mío y ese palo, cuando suceda, será doble, porque él ni se lo espera ni lo quiere y la otra se lo tomará como la peor de las afrentas. Yo mientras tanto, a lo mío, a sembrarle de minas su camino. Y todo eso con la gente de la parte comercial peleando con ella en otra guerra en la que la munición con la que disparan se la suministro yo, que en este caso y sin que sirva de precedente, los ayudo.

Por sulaco

Maximus Julayus

2 respuestas a «La guerrilla»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.