La sala de las pinturas espeluznantes


Está clarito como la luz de un eclipse total que lo de la pintura fue algo que se desarrolló hasta convertirlo en obra maestra en Europa y que en los otros continentes, por razones que seguramente no podemos discutir porque nos cancelan inmediatamente, no se les dio pero que nada bien y en la keli de Jim Thompson tenemos este cuartito con unos cuadros con unas especie de pinturas terroríficas y que me recordaban a las cagadas que yo hacía en el colegio y con las que todavía tengo pesadillas. Lo más interesante de la sala está en las paredes, que se puede ver que esta parte de la keli es otro tipo de casa de las seis que fusionaron y la rueca esa que hay en el suelo, que por los cuentos occidentales, donde hay rueca, hay chocha del martes esperando macho que se la empete hasta los pelos de los güevos o en su defecto, hay bruja truscolana y podemita con dos barbas creciéndole desde cada uno de sus sobacos.


3 respuestas a “La sala de las pinturas espeluznantes”

  1. La chocha del martes está perfectamente documentada desde hace décadas en el mejor blog sin premios en castellano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.