Las donaciones a los monjes budistas


En uno de los accesos del templo y monasterio budista tenían la zona en la que recogían las donaciones de papeo para los monjes, que la gente venía con comida para darles y si no había suficiente, los monjes salen por la mañana a hacer las redadas puerta a puerta y como si no les das, te envían a truscoluña, que no es nación, en el portabultos de un coche, todos les donan. Los monjes se pegan unas sentadas de comer que no están ni escritas y la obesidad entre ellos era habitual, igual que los teléfonos más caros del mercado, que al parecer Buda dejó escrito que el voto de pobreza no se aplicaba a los dispositivos electrónicos. Mi primera experiencia con un panoli haciendo turismo y fotos con un aipá fue con un monje budista y aquel era de los caros, de los que tenían tarjeta de telefonino dentro.


Una respuesta a “Las donaciones a los monjes budistas”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.