Legend

Gracias a Dios llegó el mes de enero y han comenzado a aparecer en los cines películas interesantes que después de la sequía de noviembre y diciembre es algo que yo echaba en falta. Esta semana me estoy dando un bien merecido empacho con películas de las que en muchas ocasiones no tenía ni idea de que existían y entro al cine sin ni siquiera saber lo que voy a ver, como es el caso de hoy, película de la que jamás vi un trailer, ni leí nada y que me pilló totalmente por sorpresa. Se trata de Legend y al parecer también se estrenó en España la semana pasada con el mismo título.

Dos julays kinkis mangonean por doquier y buscan asociarse con el Guaca

Dos gemélos cuasi-idénticos controlan una zona de la ciudad de Londres con su banda allá por los sesenta. Trapichean, amenazan y mangonean a destajo rodeados de la élite londinense, que ya se sabe que entre los ricos y los poderosos abundan los delincuentes. Uno de ellos es más bien raritos y le gusta empetarla en culo de macho y el otro se enchocha de una pava a la que hará infeliz. Su vida transcurrirá entre problemas hasta que todo se desbocará y acabarán jodidos y mal pagados.

Básicamente esta es una película construida alrededor de Tom Hardy, que tiene que interpretar a los dos gemelos y lo hace muy bien. Resulta convincente tanto como el psicópata julandrón como el hetero amancebado y pachanguero. En ambos casos logra bordar los personajes y en ningún momento tienes la sensación de que sea el mismo actor. Ambos personajes son tan dispares que en las escenas en las que sale uno no te hace falta más de medio segundo para saber a cuál estás viendo. El resto de la gente en la película son los que flojean o quizás el guión se centró demasiado en los gemelos y se olvidó del resto. Están todos muy mal definidos, no hay nada en sus vidas o en sus relaciones con los chamos. Particularmente patética es la madre de los gemelos, que siempre que apareció en pantalla me dio la impresión que sobraba. Emily Browning hace de la chocha del martes pero como que no tenía el alma puesta en el papel e igual podrían haber usado un cromo suyo. La película entretiene y no se hace pesada pero le falta un toque para convertirse en algo realmente espectacular. La secuencia que nos lleva al punto y final se le fue de las manos al director y acabó desmejorando un poco la historia.

Aunque hay tiros y acción, no es cine para los miembros del Clan de los Orcos. Esto sí que puede gustar a algunos de los sub-intelectuales de GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Los comentarios están cerrados.