Los frescos de la cúpula del Duomo di Firenze

Para mí, lo mejor del interior de la catedral de Florencia es la cúpula construida por Brunelleschi y los fantásticos frescos de Giorgio Vasari que vemos en la foto de hoy. Por supuesto, pintó el juicio final y como se expulsa de todos y cada uno de los cielos a los truscolanes y gentuza similar. El interior gótico de la catedral produce una sensación de vacío que al parecer la buscaban a propósito, al contrario que otras catedrales que están petadas de arte y metales preciosos, además de huesos y otra parafernalia macabra. Cuando visité la catedral esta última vez, solo permitían andar por una especie de corredor creado con barreras y toda la zona central de la nave estaba completamente vacía.

Por sulaco

Maximus Julayus

2 comentarios

Los comentarios están cerrados.