Los previos y sus números

Cada vez que me embarco en una aventura asiática, cuando se acercan las fechas de la partida, se me quitan las ganas y me pregunto la razón por la que lo hago pero por suerte, cuando regreso vuelvo lleno de ganas de repetirlo al año siguiente. Este año, el viaje me hace pasar en el intervalo de veintiséis días por por siete países, aunque algunas de esas paradas son de aeropuerto, saltando de un punto a otro. Así, comenzando en los Países Bajos iré hasta los Emiratos Árabes Unidos, solo que en lugar de Dubai iré por Abu Dhabi. Desde allí seguiré tras unas horas hacia Malasia y pasaré noche en Kuala Lumpur y al día siguiente por la tarde saltaré hacia Tailandia, con destino en Phuket. Estaré ocho días en Tailandia y después el tren se volverá a poner en marcha para ir hasta Indonesia pasando por Singapur. En Indonesia iré a Bali y me quedaré en el este de la isla y también en una isla cercana durante casi una semana. Desde allí regresaré a Kuala Lumpur y al día siguiente saltaré a las islas Perhentian y éste destino, en el que también pasaré una semana, es el único en el que las cosas no están atadas. De regreso a Kuala Lumpur, saltaré a Abu Dhabi y después, por motivos de cambios de vuelos de esos que suceden todo el tiempo, iré a Serbia y haré una parada de poco más de cuarenta y cinco minutos camino de Amsterdam. Serán más de veintisiete mil quinientos ochenta y ocho kilómetros repartidos en doce vuelos. Cuando regrese, ya habré hecho la cantidad de kilómetros para dar una vuelta al planeta.

Uno de mis objetivos, como siempre, es minimizar el peso de lo que llevo, algo cada vez más difícil, sobre todo por culpa de la morralla de buceo. Solo mi cámara CANON y sus cosillas son dos mil cuatrocientos treinta gramos, aunque me la colgaré al hombro y la pasaré como el OBJETO PERSONAL y espero evitar así la facturación en la ida. Del resto de cosas que llevo, me llaman la atención los setecientos cincuenta gramos de líquidos, los trescientos sesenta y seis gramos de mi teclado bluetooth para el iPad y en lo relativo a la ropa, quinientos cuarenta y un gramos en cinco camisetas, doscientos doce gramos en gallumbos, un bañador pesadísimo, de ciento sesenta y siete gramos, los trescientos noventa gramos de la toballa y el resto serán las cosas de buceo, el cargador y sus cables, el iPad y poco más, ya que cada vez cargo menos. Si consigo quedarme por debajo de los siete kilos, la bolsa irá conmigo en cabina. La ropa con la que viajaré el primer día es desechable, un polo que vivió sus mejores años hace décadas y unos gallumbos que tienen orificios de ventilación adicionales y al igual que el año pasado, asumo que solo voy a moverme en zonas cercanas al mar y voy directamente en cholas de playa y me ahorro el llevar más zapatos. Como Virtuditas bien sabe y gracias a las propiedades curativas del aire, cinco gallumbos, con dos lados, son veinte días de uso, poco más o menos, ya que mientras rotan, el aire los lava, o eso dice Apestoso, uno que trabaja en mi empresa y al que no te puedes acercar a menos de cinco metros. Creo que pasaré por una lavandería después de una semana y quizás de nuevo antes de abandonar Bali.

Hay dos partes en esta historia, una es la de llevarlo todo y no olvidar nada y la otra es dejar el mejor blog sin premios en castellano en piloto semiautomático:

Anotaciones encoladas por un tuboHay cuarenta y pico yanotaciones encoladas, incluyendo una cantidad dantesca de películas, tantas como diecinueve, fotos de Utrecht por un tubo y fotos de cierto club. Cada semana, tendré cuatro huecos para ir narrando el viaje, como en años anteriores y si hay suerte y conexión a Internet, igual los de siempre reciben correos diarios con alguna foto o vídeo. Para cuando leáis esto yo estaré durmiendo en un hotel en Kuala Lumpur.

Por sulaco

Maximus Julayus

3 comentarios

  1. ¡12 despegues y aterrizajes! ¡Que maravilla!
    Espero que disfrutes uno y parte del otro tus vacaciones!!!
    ¡Muy buena suerte!
    Salud

  2. Mira que eres agarrao, gástate unos euritos y escoge ventanilla coño, acabo de hacerlo yo con Air Europa para Truscoluña, 16€… 🙂
    Salud

Los comentarios están cerrados.